El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative

El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative
No consumiré ningún producto de empresas que patrocinen el Mundial de Qatar 2022.

domingo, 29 de mayo de 2022

Por amor, no por pasión


 Anuncio Canal+ - Me gusta el futbol

No me gusta el fútbol: ni como práctica deportiva, ni como espectáculo de masas. Pese a ello, me ha emocionado la victoria del Real Madrid en la final de ayer de la Liga de Campeones UEFA.

Me emocioné al pensar en mi padre. Él era un gran aficionado al fútbol y un hincha del Real Madrid. Cuando mi padre era niño, jugaba al fútbol para darle patadas al hambre; de adolescente, formó parte del equipo cadete de su villa. Como buen padre, intentó contagiarme esa pasión futbolística que a él tanto lo había ayudado a disfrutar la vida: varias veces me llevó al campo de nuestro principal equipo local y fueron innumerables las tardes de domingo en que me sentaba a su lado en su bar favorito para ver el partido que retrasmitían en color (en casa la tele era en blanco y negro)… Pero en el campo me distraía con cualquier cosa menos con el juego; y en el bar, me sumergía en los tebeos que papá me había comprado ese domingo e ignoraba la retrasmisión deportiva.

El fútbol lo ayudó en la etapa final de su vida: la escucha radiofónica de carruseles deportivos y tiempos de juego amenizó su aislamiento. Mi padre vivió su vida con pasión. Y el fútbol –en concreto su Real Madrid– no fue una excepción a ese apasionamiento hasta el fin de sus días.

Ayer sentí que mi padre celebraba desde el Cielo, junto a mi madre, esta nueva victoria de su equipo. Victoria que me ha hecho sentir muy alegre por él. Es por amor a mi padre que ahora escribo lo que ayer le dije:

¡Esta copa va por ti, papá! ¡Hala, Madrid!

 

Nino (el hijo de Marcelino –gran padre y gran madridista–). Gijón. 2022.

viernes, 27 de mayo de 2022

Sobre Harry Styles y su «Harry's House»

 

Late Night Talking

Llevo unos días escuchando el último CD del cantante británico Harry Styles: «Harry's House».

Lo descubrí por casualidad: mientras viajaba en coche junto a mi hermana sonó la canción «As It Was». Me llamó la atención su adherente sonoridad. A los pocos días me acordé del tema, conseguí el álbum y desde entonces es el disco que escucho mientras mantengo encendido el ordenador –como ahora– ; sustituyó en esa función de “banda sonora accidental” al imprescindible «The Tipping Point» de la banda Tears for Fears –un álbum tan suave como áspero, una auténtica joya de disco el de los Tears–.

Pero bueno, os estaba hablando de Harry Styles y su «Harry's House». Es una joyita llena de canciones tan fáciles de escuchar como difícil es despegarte de ellas. Pop electrónico, Rhythm and Blues, Ballroom Swing, balada adolescente… son muchos los estilos que conviven en cada uno de los 13 temas breves que conforman este disco que te suena a familiar desde su arranque.

Escuchar «Harry's House» tiene en mí un efecto revitalizador. Mientras lo escucho me hace sentir que vivo en un musical. Quizá en ti también haya empezado a tener ese efecto si le has dado al “play” en el video de «Late Night Talking» que encabeza esta recomendación.

¿Bailamos?

ŋinO. Gijón. 2022.


sábado, 21 de mayo de 2022

Lo de Segismundo no es de este mundo

Mañanitas para mi suegra | Los Tres Tristes Tigres

contacto@lostrestristestigres.com


Acto profano con ínfulas de sacramental. A representar por tres actores que no respeten el libreto.

Profanidad escrita como variación “soñolienta” de un reto onírico propuesto por El Demiurgo: “Un personaje tiene un problema con su televisor”

http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com/2022/05/este-jueves-un-relato-13-retos-oniricos.html


Lo de Segismundo no es de este mundo

–“¡Venga, atontado, no te quedes hay pasmado!

¡¡Pobre de ella que pudiendo casarse con un potentado

eligió malvivir con un arruinado!!”.

 

Segismundo vuelve a mirar el televisor aterrado,

aunque esta vez lo hace de lado

por si en la anterior se hubiese equivocado.

Pero no, la razón lo acompaña

dado que esa visión ciclópea cual montaña

no es la del intrépido hombre-araña

sino que la de su suegra, doña Maricastaña.

 

–“¡¡Ay mísero de mí, y ay, infelice! –exclama Segismundo.

¿Qué delito cometí contra vos, suegra mía, naciendo?

¿Qué ni en paz me dejáis cuando estoy durmiendo?”

 

Su madre política lo mira cual hijo descarriado

desde el fondo del televisor descuajeringado

y le saca la lengua cual si fuera un lenguado.

 

Segismundo, sintiéndose inmundo, suelta un grito tremebundo.

Y preso del ardor, apaga el televisor, por no tirarlo al contenedor pues de su precio es aún pagador.

 

Cuando el silencio en el cuarto se instaura,

la que irrumpe no es una centaura

sino que la bramante Rosaura.

 

–“Pero bueno, Segis, ¿ya estás otra vez chillando a la tele?

Es que cada vez que tu equipo pierde te da un telele

y te quedas hasta las tantas gritándole al aparato como un pelele”.

 

Sabiendo que su esposa de él se descasaría

si le contestara que él no gritaría

si su suegra no lo incordiaría

se va a la cama, que mañana será otro día.

 

Un rato después

de la pantalla del televisor salen dos pies.

Y una mujer, con cara de carta de ajuste,

al sillón donde se sentaba Segismundo se acerca con fuste

para esconder unas chinchetas y un afuste

confiando en que al sentarse su yerno se las incruste.

Doña Maricastaña desde que está muerta se muere de risa

viendo cómo a su yerno al cuello no le llega la camisa

cada vez que ella hasta su salón se televisa.


 ŋinO. Gijón. 2022.

A propuesta de El Demiurgo



El Demiurgo de Hurlingham es quizá el blogero con más rasgos de escritor que conozco. Es persistente en sus temáticas argumentales, constante en su esfuerzo creativo y apasionado con sus creaciones. Pero, ante todo, El demiurgo de Hurlingham es una de las mejores personas que he conocido en la Blogosfera: es generoso, respetuoso y amistoso con los demás.

Siento un gran respeto por él en lo literario y le guardo gran aprecio en lo personal.

Esta semana El Demiurgo es el anfitrión de un intercambio creativo: “Este jueves, un relato: 13 retos oníricos”. Ha compartido una serie de líneas argumentales para articular relatos. Mi intención era la de participar en su convocatoria, pero no me ha salido ningún relato aceptable. Al final, he pergeñado esta silva –muda, más que asonante– que no respeta ninguna de las pautas creativas quedelimitan las convocatorias de los jueves. Este “acto profano” no es ajeno al sacramento del afecto que siento por el señor de Hurlingham. Y lo comparto como variación “soñolienta” de su reto onírico número 2:

2) Un personaje tiene un problema con su televisor. En algunos momentos, capta visiones inquietantes. Que el personaje que no puede dejar de ver.

Para más y mejor, os animo a que visitéis el blog de El Demiurgo:

http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com/2022/05/este-jueves-un-relato-13-retos-oniricos.html

ŋinO. Gijón. 2022.


domingo, 15 de mayo de 2022

Prometo estaros “alegrado”


 Rosendo – Agradecido

Canción: Agradecido (Versión 2004)

Artista: Rosendo Álbum: Agradecido

Con licencia cedida a YouTube por WMG, SME (en nombre de WM Spain


Hola a todos:

Ésta ha sido una buena semana. Gracias a todos los que me estáis ayudando a empezar a salir del pozo. Gracias a todos esos amigos y conocidos que me habéis recordado el gozo. Gracias a todos esos desconocidos que compráis lo que malvendo trozo a trozo.

Si a quienes nos gusta lo dulce no nos llaman *dulzosos*, sino “golosos”, ¿cómo podemos llamar a quien agradece que le den las gracias?

Lo de “gracioso” suena a chiste o a majestuoso. No me gusta contar chistes ni chismes; y no soy regio, soy republicano (me gusta gustar, no dar disgustos). Así que esta palabra no me vale.

Definirme como “agraciado” no me pilla ni de medio lado. Aunque bueno, si reparo en cualquiera de las tres gracias a las que pintó Rubens, sí que me pillaría de lleno la categoría de “entretenimiento para un momento tonto”.

Señalarme como “agradecido”, sería llamarme feo. ¿O acaso creéis que no me reconozco en los clásicos? Ahí está el gran Rosendo Mercado y su tema rocanrolenate «Agradecido». Podéis llamarme muchas cosas, pero no feo, pues me estropeo. Además, “agradecido” define a quien agradece, no al que *reagradece*.

Así que a esta altura de mi escritura, no me queda otra tesitura que la de *ninear* una palabra que defina cómo me siento mientras tecleo este encomio. De aquí hasta el adiós me defino como “alegrado” por teneros a mi lado.

Sinceramente: os agradezco el que me agradezcáis que haga lo que me agrada: convivir. Así que el saber que, más allá de mi *egoninismo*, hay personas que estáis a gusto con el regusto de mis ocurrencias y vivencias, es algo que me alegra desde aquí hasta mi adiós.

Hasta luego, amigos o desconocidos –pero siempre amables– leyentes. 😉

ŋinO. 2022. Gijón.

martes, 10 de mayo de 2022

Si duele un recuerdo, te cura el olvido


 Videoclip: Estopa – Hemicraneal

Music video by Estopa performing Hemicraneal. (C) 2007 Sony Music Entertainment España

Hay días en los que recuerdo mi sueño de ser escritor. De ahí que haya noches en las que me acuesto con el mismo aborrecimiento con el que un faquir, alérgico al acero, se recuesta sobre su colchón de clavos. Y en mi caso me acurruco sobre una sensación acerada de fracaso.

Mis recuerdos se repiten, quizá sean mi única obra artística. El Arte tiene mucho de repetición personalizada de sueños humanos. Siento fascinación por esos directores que, en el fondo, siempre ruedan la misma película. O por los novelistas que revisitan constantemente sus textos. John Fowles es un escritor al que admiro con ojos de niño aninado. En estos días en los que recuerdo mis sueños, temo convertirme en John Fowles. No quiero pasarme este día reescribiendo «El Mago» –llegué a completar una continuación apócrifa y antropófoga ambientada en mi ciudad, Gijón–. Me conformo con reabrir el archivo donde guardo mis proyectos de continuación para mi novela «Donde vive el recuerdo». Me conformo con el autoengaño de que algún día daré vida a esos proyectos.

Hay días en los que recuerdo con dolor mi sueño de ser escritor. Confío en que algún día me cure el olvido.

ŋinO. Gijón. 2022.


Entradas populares