Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

sábado, 24 de enero de 2015

RECOMENZAR: DIALOGO ENTRE DOS MUJERES....


Hola:
Os invito a
que visitéis el blog
RECOMENZAR, un espacio de libertad donde las
palabras se convierten en estímulos.





Éste es un
vínculo con la entrada más reciente, un soliloquio entre dos mujeres que
conversan enlazadas a una misma persona.






RECOMENZAR: DIALOGO ENTRE DOS MUJERES....

18 comentarios:

  1. es excelente el blog, soy fan de ella.. osada, bella, con buen gusto, argentina... que más? ja...

    hacés bien en recomendarlo... salu2 master...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, JLO:
      Pues sí, sé que los dos tenéis buen gusto y el regusto de leeros. De hecho creo que Mucha llegó a este blog a través del tuyo, me parece que a resultas del “Cuestionario Proust”.
      En su blog “Recomenzar” me gusta la intensidad que alcanza en unos textos tan breves. Lo contrario a mí que me extiendo y recreo en lo que escribo.
      Un abrazo, JLO.

      Eliminar
    2. toda la razón en lo que decís... y me alegra haber contribuido a que se conozcan.... salu2!!!!!!!

      Eliminar
    3. Buenos días, JLO:
      Una vez más: GRACIAS.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Alexander:

    Pero que buenoooo jaja la verdad es que estamos irreconocibles, enmi caso mis cerecitas maduraron y he aqui el resultado jjaja ya me contaras tu caso jaja de todas formas viene bien cambiar de vestuario

    Te dire que el blog de Mucha es muy familiar para mi yo que llevo tanto tiempo en ls blogosfera lo conozco desde mis comienzos de eso ya ocho anos y eso casi no es nada verdad?

    Y es que Mucha es mucho Mucha.

    Un besazo para ella y otro besazo para ti, amigo mio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, María:
      Me temo que no resulto irreconocible a voluntad, hay algo, confío en que no sea un amaneramiento, que me impide vivir, pensar o escribir de manera muy sorprendente.
      Fuera de Internet, suelo hacer los mínimos cambios de aspecto que me permiten mis limitaciones físicas: me he dejado crecer un poco la barba y ganado peso (tal vez un mucho) Respecto a ti, siempre me ha gustado el color verde, aunque creo que no es fácil vestir bien de ese tono.
      Ocho años no son nada, y menos compartidos con personas tan estimulantes como Mucha.
      Un abrazo, María.

      Eliminar
  3. Gracias por la recomendación, hace poco que la sigo y tiene un blog interesante.

    una caja de cosquillas con sabor a anís y unos cuantos besos, Dr. Alexander.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Maduixeta:
      Gracias a ti por estas cosquillas de anís y esos besos de esperanza. Voy a prepararme un café fuerte y aromático para ver si freno el dolor de cabeza y luego saldré a callejear a ver si el frío me despeja, me vendrán muy bien tanto las cosquillas como los besos.
      Me alegra que leas a Recomenzar, aunque no me sorprende ya que ambas compartís esa capacidad para reflejar la intensidad de los sentimientos.
      Feliz tarde, Maduixeta.

      Eliminar
    2. Buenas tardes Dr. Zorba,
      Me alegro de la buena acogida que han tenido mis cosquillas de anís y los besos.
      Espero que el café haya frenado el dolor de cabeza y puedas disfrutar de callejear a pesar del frío.

      una lluvia de besos para endulzar esta tarde de domingo.

      Eliminar
    3. Buenos días, milady Maduixeta:
      Las muestras de aprecio y las palabras de estima son siempre bien recibidas, mi ánimo las necesita para mantener su brío.
      Gracias por interesarte por mi migraña, es curioso pero muchas veces el mejor analgésico es caminar rápido y dejar que mi pensamiento divague con los estímulos que me encuentro al pasear. Cuando la molestia se convierte en dolor, ahí la cosa se complica y los analgésicos no hacen efecto. Por suerte, ayer aireé la cabeza y ventilé el pensamiento.
      Un abrazo, Maduixeta.

      Eliminar
    4. Buenos días Dr. Zorba.
      Me alegro que mis muestras de aprecio y estima sean bien recibidas y tu ánimo se anime :)
      Yo también mantengo una estrecha relación con la migraña, hace años compartimos días de intensa relación.
      En el inicio puede ir bien el aire fresco, pero, como bien dices, una vez se pone en marcha el engranaje del dolor los analgésicos solo ayudan a paliar un poco dolor. Estar a oscuras también ayuda, pero lo mejor es que pase el tiempo.

      Me alegro de que el paseo la despistase y no desencadenase un episodio doloroso.

      una lluvia fresca de besos

      Eliminar
    5. Buenos días, milady Maduixeta:
      Me alegra tu alegría. Más allá de mi regusto escritor por el ripio fácil, mis palabras son sinceras: me alegra leerte.

      Hace un par de años descubrí que, según el señor neurólogo, tengo diagnosticada neuralgia crónica desde mediados de la década de los 80. Por un lado le expresé mi extrañeza dado que no recordaba que se me hubiera dicho esa información con anterioridad, ni constaba en el expediente de mi médico de cabecera. El neurólogo me prescribió unas pastillas que cuestan mucho y me arreglaban poco. Al ser enfermo crónico, en la consulta siguiente le pregunté si podía prescribirme una solución más eficaz o, al menos, más económica. Su solución fue recetarme la ingesta diaria de una pastilla de aquí hasta la eternidad, acompañada con un protector de estómago. Tras pensármelo le dije que dado que tengo otros problemas orgánicos, quizá ingerir ad eternun una medicación no fuera la mejor solución. Su docta opinión fue que hiciera lo que quisiera; y eso hago. Evito en lo que puedo tomar analgésicos y recurro a medidas que me aconseja la experiencia. Cuando la molestia se convierte en dolor, me fastidio y espero a que la migraña pase. La única ventaja que tiene mi condición de desempleado sin casi obligaciones sociales es que puedo pasarme un día entero inactivo.

      Como ves, ha vuelto Nino y con él sus respuestas enrolladas.
      Un abrazo, Maduixeta.

      Eliminar
    6. Buenos días, Sir Nino,

      A mi también me alegra sobremanera tus palabras.

      Entiendo tu negativa a medicarte de por vida e intentar buscar soluciones menos agresivas. Un paseo al aire libre, poner la cabeza bajo agua fría (a mi me ha funcionado algunas veces), encerrarte a oscuras en una habitación silenciosa....... y si no el consabido paso del tiempo que siempre termina por llevarse el impertinente e inoportuno dolor de cabeza.

      Espero que los episodios de migraña sean espaciados en el tiempo y sean llevaderos.

      con una lluvia de besos recibo a Sir Nino y sus encantadoras respuestas.

      Eliminar
    7. Buenos días, milady Maduixeta:
      Alegría compartida es una alegría bien vivida, que ya sabemos que hay mucho amigo de eso de alegrarse del mal ajeno.

      Encuentro decepcionante el que un profesional médico me recalque que lleve una “vida normal” cuando sabe que no me es posible. De no sufrir condicionamientos no iríamos a su consulta y menos a la de los listos especialistas. Si al consejo anterior añadimos el de “el organismo te dirá lo que toleras o no” uno se pregunta si en lugar de ante un médico no se habrá sentado ante un paciente que fue y enloqueció previamente en la consulta de un facultativo ahora ausente por moscosos,-

      Por suerte, cuando uno recibe un diagnóstico concreto se tranquiliza el ánimo; ya que afronta sus miasmas con la confianza de que si no sana hoy sanará mañana, y sin necesidad de besar un culito de rana o medicarse a lo loco.

      Encantado de bañarme en tu encanto, Maduixeta.
      Feliz jueves.

      Eliminar
    8. Buenos días Sir Nino,
      Dicen que las alegrías compartidas se multiplican y las penas compartidas se dividen. Así que en cualquier caso es bueno compartir.
      El mundo de la medicina es difícil, puedes dar con un profesional maravilloso que te ayuda y en quien puedes confiar o puedes dar con un mastuerzo para el que solo eres un expediente y cinco minutos de visita.
      Tener un diagnóstico tranquiliza aunque no cure, al menos sabes a lo que te enfrentas y puedes buscar paliativos que te ayuden a convivir con el problema sin medicarse sin ton ni son.

      Un placer compartir encanto contigo.
      Feliz viernes

      Eliminar
    9. ¡Buenos días, de nuevo, milady!
      Un placer acercarme al calor de sus palabras y no al frío del granizo.
      Me rocarolea ver que ciertas personas me tratáis con confianza para contarme vuestras cosas, al igual que yo cuento las mías. Fuera de las máscaras y debajo de nuestros personajes creativos estamos nosotros, las personas, y es estimulante notar que tenemos cosas que contar y a quien contárselas.
      Sin querer reincidir en el tema de •los cercanos y los lejanos”, más de un allegado me comentó que una de las razones por las que no me leía era porque 2hablaba mucho de mí”… Increíbile, ma vero; cara Maduixeta.
      El tema de (parte de) los médicos del servicio Público de Salud, al igual que del de (parte de) la totalidad del funcionariado público, requiere claramente una nueva estructuración y legislación. Es un tema que en me enciende y altera. Pero lo resumiría en que hay mucho corsario que se vende como pirata libertario.
      Sí, saber la dolencia que te afecta, aunque el diagnóstico sea fastidiado, nos ayuda a conocer nuestras limitaciones y cómo afrontarlas. Eso de vivir con el lastre de la ignorancia, no es que gravite sobre el deseo, es que agrava la realidad.
      Pero bueno, con granizo o lluvia, con problemas o incertidumbres, no podemos quedarnos encogidos sin salir. ¡al mal tiempo, buena cara!

      Un abrazo, Maduixeta.

      Eliminar
  4. Casualmente, lo había leído en ese blog, en el que a veces comento, pareciendome interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Demiurgo:
      Pues el tema va de casualidades, ya que me pareció una coincidencia sincrónica el que, en un momento en que la cordura intenta apoderarse de Loquilandia, encontrarme con un texto donde también afloran varias voces de una misma persona. Me gustó la forma sintética en que lo aborda Mucha alejada de mi regusto gigantista.
      Un abrazo, Demiurgo.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.