Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

jueves, 9 de junio de 2016

Compartiendo “eL café de Ls 3:…”



La escritora AtHeNeA ha tenido el detallazo de hacerme una entrevista que está publicando de manera serializada en su blog “Isla de luz” dentro de una sucesión de entradas (hasta el momento diarias) que comparten como título una variación del epígrafe “eL café de Ls 3:..”

Aquí os dejo un enlace con la primera entrada por si queréis leer las partes que ya ha publicado de nuestra charla





Bajo otro título y formato, fue esta novela la que me permitió conocer a AtHeNeA; desde entonces sólo he recibido muestras de aprecio por su parte. La publicación de esta entrevista es sólo una más de ellas.

Gracias, AtHeNeA.

8 comentarios:

  1. Que lindo
    la amistad de a dos o tres
    de las almas que se comunican en meditación de texto
    Te mando luz para tu mente
    sabiendo que pronto lo lograras
    Un brindis muchacho
    Para vos y tu libto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mucha:
      En lo personal, si intento silenciar a mi heterónimo “Nino Ortea” y permito hablar a Nino (a mi “yo” que no tiene cuenta de Facebook ni de Twitter o de Blogger) te digo que lo que ha significado para mí Internet es un paseo marítimo, refrescante y vigorizante, en el que me encuentro con desconocidos que os acabáis mostrando como iguales. Con personas que me hacéis sentir apreciado.
      En eso sentido, sólo puedo hablar bien de mis compañeros internautas, por suerte no he dado con ningún kraken o demonia que me haya endiablado.
      Sin vosotros, Mucha, yo me sentiría menos yo y “Nino Ortea· se había ido a “Nunca jamás”.
      Un abrazo, Mucha.

      Eliminar
  2. Ay, amigo mío, vengo por el aroma a café aunque no sean las tres.
    Pasé a leer la entrevista y deseo que esos dolores de cabeza hayan pasado.

    Así es, forzado a vivir es para mí el sinónimo de forzado a convivir, uno de los procesos más duros de la vida; siempre rodeados de "alguienes" por la fuerza, difícil estar solo, hay sonidos poco agradables que siempre nos recuerdan que alguien hay cerca, en el tabique de al lado, por ejemplo. Y si por un instante conseguimos estar con nosotros mismos, sabemos que habrá que volver a esa forzada convivencia.
    Y aquél que intenta vivir a la suya, como digo en Athenea, es catalogado de forma nada bonita por la sociedad que le rodea.

    Un abrazo, compi.

    Finalicé la lectura que me mandaste. Algún día compartiremos un café...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Verónica:
      Gracias por tu compañía en esta tarde caliente incluso en el fresco Gijón, no puedo imaginarme el calor que tendréis/sufriréis por VeroLandia.
      Si, la vida en sociedad tiene un componente de cotidianidad forzada, incluso para alguien tan libre de obligaciones como yo. No sé, quizá tengan razón quienes aseguran que “La vida es esto”; pero creo que tú, yo y una legión de personas con alma opinamos que la vida puede ser dura o arrebatadora, rápida o pasmosa... pero no esta vulgaridad en la que intentan encajarnos desde que vamos al jardín de infancia.
      Aquí me quedo a la espera de compartir ese café sin censuras y contigo, Verónica.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Athenea es un sol de mujer, generosa y con un gran corazón, y ya vi que publicó tu entrevista y allá te dejé mus huellas y también un beso para ti.

    Enhorabuena!!

    Un beso Nino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, María:
      Supongo que en esos momentos en que los soles os reunís y nos dejáis a la espera de vuestro amanecer, tendrás oportunidad de charlar con Athenea de vuestras cosas y las nuestras, María.
      Gracias a tu/vuestra compañía, los míos no son días sin huella ni noches eterna.
      Un abrazo, María.

      Eliminar
  4. Interesante entrevista. Y buena definición del título. Y es algo que suele pasar lo de tener convivir con alguien o algo no deseado, por las circunstancias.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      Sí, una vez más comparto las reflexiones que compartes en tus comentarios: la convivencia forzada es algo (demasiado) común. Lo pero/triste/decepcionante son las actitudes de esas personas que se abandonan a lo forzado confiando en que un dios omnipotente proveerá su destino.
      Gracias por considerar acertada mi definición, Demiurgo.
      Un abrazo.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.