Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Foto y video de nuestro grupo de relatos jueveros



La compañera juevera Mónica ha tenido el detallazo de confeccionar un collage fotográfico, donde aparecemos un gran número de aquellos que, con mayor o menor frecuencia, colaboramos en las convocatorias de relatos jueveros.







Y nuestra compañera Cass ha elaborado un video que puedes disfrutar en su blog:

http://elbalcondecas.blogspot.com.es/2015/12/feliz-navidad-feliz-2016-y-felices.html


Entre mis buenos propósitos para las próximas fechas está el de retomar la buena costumbre de participar en convocatorias jueveras.

¡Gracias por el detallazo, Mónica y Cass!

16 comentarios:

  1. Retoma, retoma, que te anime el regalo de Mónica, es una artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Tracy:
      Gracias por tus renovadas muestras de aprecio.
      Sí, Mónica es sumamente generosa con el Arte que acumula; y, por lo poco que he curioseado en su blog, son muchas sus inquietudes y habilidades.
      Un abrazo, Tracy.

      Eliminar
  2. Será un gusto volver a leerte.
    ¿Habrá nuevas historias de Pandora?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      El gusto se convierte en placer al disfrutar de tu compañía. Ahora y siempre te agradezco tus muestras de afecto.
      Sí, cuenta con que buscaré la forma de que Pandora aparezca en nuevos relatos jueveros; ya en su momento me animaste a que retomara el personaje, ahora lo haré.
      Un fuerte abrazo, Demiurgo.

      Eliminar
  3. ¡¡¡Bieeeeeeen!!!! ¡¡¡¡Bravoooooo!!!!
    Pondré una tacita más en la mesa camilla de los jueves, amigo.

    Me alegro mucho. Con ganas. Que no decaiga. Ánimo. Así me gusta :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi brava amiga:
      Siempre es un banquete de complicidad compartir un rato en tu mesa camilla.
      La Realidad sigue llenando de brea las alas de mi Deseo, pero confío en que muy pronto retomaré el vuelo creativo en éstos cielos de éter.
      Un abrazo, Verónica.

      Eliminar
  4. Pues sí, a ver si me uno a tu propósito y retomamos los dos nuestras participaciones jueveras.
    Y volvamos al edén que nunca ha sido a celebrar con las copas, mejor llenas, el gusto de habernos conocido...aunque sea virtualmente.
    Muchos besos Mr. Ortea!!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Sra. Oteo:
      Aunque soy ajeno a toda virtud que no resulte de mis defectos, debo reconocer que lo de compartir con usted el disfrute de la virtualidad es tan tentador como para un hombre de barro lo fue el mordisquear la manzana más prohibida en el jardín de un dios vengativo cual esposo burlado.
      Y sí, puestos a celebrar hagámoslo rayando en el exceso, con buen vino y en mejor compañía.
      Besos y muchos, de esos que en la Ficción crean afición, Sra. Oteo.

      Eliminar
    2. Ya sabe, lo bueno de los años es que curan heridas, lo malo de los besos es que crean afición y adicción, Mr. Ortea :)

      Eliminar
    3. Buenos días, Teresa:
      Sí, pero el empirismo me confirma a diario que los años también curan las carnes, las vuelven secas y embotadas. ¡Lo que daría por aflorar acné juvenil!
      Leerte y venirme a la mente el hedonista "Addicted to love" de Robert Palmer.

      Cosquillas de martes, Teresa.

      Eliminar
    4. Así que te ha gustado mi koala eh?? ya lo sabía yo jajaja
      De lo de los años mejor no hablamos que yo lo llevo muy mal pese a mi pacto con el diablo como mi adorado Dorian Gray y de Fito y su "no digo diferente digo raro..." tampoco.
      Nos quedamos con Robert Palmer entonces.
      Y no me hagas más cosquillas que tengo muchas jajaja

      Eliminar
    5. Buenas tardes, Teresa:
      Sí. Me sorprendió mucho la mención koálica, además de parecerme una muestra clara de lo febril de tu imaginación.
      A mí me gusta hablar de mi edad, nunca creí que llegaría a vivir 50 años. Mis tiempos viejos lo fueron también salvajes y, ante todo, temía que optaría por bajarme en marcha antes de que el tren se detuviera en la estación “Bostezo”. Pero, por suerte, mi vida no me aburre y sigo con el viaje.
      ¡¡Me encanta Robert Palmer!! Su voz, sus canciones, su estilo, sus videos… era todo un dandi decadentista. Es una pena que haya borrado mi blog “Ven y enloquece: ¡Pop!”, tenía enlaces y comentarios sobre la mayoría de sus clips.
      ¡Esto no puede seguir así, ahora mismo me po0ngo a escribir!
      Buen finde, Teresa. Gracias por tu compañía.

      Eliminar
  5. Me encantaría volver a leer tus relatos Nino, por lo que espero que se cumpla éste y todos tus propósitos.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Alma:
      Gracias por compartir tu encanto. Sin que sea tu intención me confirmas que la magia no está en lo que uno escribe, sino que en lo que otros leen. Es todo un halago el que me haces con tu comentario.
      Ojalá que en el tiempo que nos queda por vivir nuestras lágrimas de tristeza no llenen un charco y las de alegría rebosen un océano.
      ¡Besote!

      Eliminar
    2. Ainssssssssssss Nino... es verdad que a veces no percibimos cuánto valor puedan tener las palabras, o los pequeños gestos... y tu respuesta es más que un halago, y la tomo como un pequeño regalo navideño... gracias, de verdad, de todo ♥ ...y que ese "ojalá" sea tal y cuál como lo decis!!!
      Besotes enormes!

      Eliminar

    3. Buenos días, Alma:
      Respecto a la infravaloración social que sufren los pequeños gestos creo que las liantes redes sociales tienen su bastante que ver en haberlos dejado en los huesos: un “me gusta” no conlleva aprecio y tras un “seguidor” suele haber alguien que te persigue. Disculpa el desvarío, Alma, pero llevo una temporada inmerso en el credo negacionista de Facebook/Twitter.

      Te agradezco que aprecies mis palabras, ya que en este cibermundo sólo soy eso: palabras que cobran vida con cada lectura.

      Un abrazo tan cálido como este martes, Alma.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.