Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

sábado, 31 de enero de 2009

Kong 007 (su nombre es KONG, King Kong)







-->
¡Voy a ver a mi Luisa, voy al Mississippi!
¡¡ Voy a ver a mi Luisa, voy al Mississippi!!
—Eh… maikelyackson, ¡toma el dinero y corre a ver a tu Luisa antes de que me dejes sordo! —(Si hay muchos placeres en la vida, ninguno reside en estar cerca de Nino cuando se levanta, cuentan las leyendas del barrio El Carmen, Gijón)
—¡Oye, Tom! —dijo el adolescente posando su armónica y pasando de Nino—. Ya se ha levantado “mister ronquidos 2009”. Por cierto, julioiglesias, —le apuntó al recién levantado mientras le seguía dando la espalda— ¡Súbete la bragueta, que se te va a enfriar el cerebro!
Nino se llevó la mano al vértice de su hombría sin sentir ningún placer por conocerse. Subió apurado la cremallera, logrando contener un grito que le recordó la principal inconveniencia de no llevar calzoncillos. Al pensar en el tironcillo cutáneo que le esperaba cuando tuviera que abrir el cierre, adoptó un semblante que provocó la carcajada del negro sonriente.
—¡Tom! ¡Ven! ¡Esto es mejor que cuando a la tía Polly la espantan las gallinas!
—¡Paso de ir a verle el careto a ese triste fullero! ¡Mejor vienes tú a ayudarme, Huck, que estoy acabando nuestra balsa pirata!
—¡Mosquis! ¡Multiplícate por cero, cretino! Oye, Tom, espera, fumemos primero una pipada mientras… —el adolescente se alejó sin haberle dirigido una mirada, lo que aprovechó el kinkonero para ajustarse el braguero.
Para intentar ocultar su expresión de Tiroloco McGraw tras reajustar sus suspensorios, Nino se llevó la mano derecha a la cara, arañándose sin querer la piel.
—¡Coño, cómo me han crecido las uñas en una noche! ¡Pensaba que había comprado un crecepelo no un alargauñas!
—¿Una noche? Caballero, ¡se ha pasado usted durmiendo casi tres semanas! —Nino se giró y vio frente a él a un hombre de unos sesenta años, de mostacho tupido y cabello poblado, ambos canos. El sonriente desconocido sacó una pipa del bolsillo interior de su impoluta guayabera blanca—. Me encanta este viento. El Paraíso lo prefiero por el clima, el Infierno por la compañía; pe…
—Espera un momento, canas. ¿Has dicho 3 semanas? Creo que deberías darle cuerda a tu reloj de madera, yoni. —le interrumpió el arañado, más pendiente de unirse a los chavales en su viaje que de escuchar al viejuno.
—Me llamo Mark, no Johnnyle refutó con calma mientras intentaba que su pipa tirara—, y si no me crees en lo del tiempo, puedes mirarte en ese espejo que cuelga del árbol. Eso sí, guárdate las lamentaciones sobre tu aspecto lamentable: es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido, que abrirla y disipar la duda.


Tras acercarse al cristal, se fijó en lo crecida que tenía la barba y en lo menguado que seguía su cabello. La voz del desconocido lo rescató de su abstracción.
—Cuando era más joven podía recordarlo todo, hubiera sucedido o no… pero juraría que llevas convaleciente en el camastro de esa choza desde el lunes 12. En mitad de la noche comenzaste a gritar ¡Ayer la vi! ¡Ayer la vi! Y a decir palabras raras como “trostélido”, “pellejuda” o “súper pop!”. El doctor MoreauMark no pudo disimular su repulsión al pronunciar ese nombre— dijo que probablemente te habrías infectado mientras estuviste en el interior de Moby Dick, y que si dejábamos que te llevara a su parte de la isla, te estudiaría con calma y te devolvería convertido en un nuevo ser.
—¿Estudiarme con calma? ¿Ese tal Muro no será jomo? ¡Por que es lo que me faltaba! Desde que he llegado a esta playa ya ha habido varios alegres que me han querido aceitar en protección solar… ¡A mí, que mi canción favorita de Village People es Macho Macho Man!
—No sé de qué me hablas, macilento, aunque en tu caso tengo claro que no te afecta eso de “Sé virtuoso y te tendrán por excéntrico”, con que abras la boca ya te conviertes en raro —le comentó Mark con una expresión que mezclaba la sorpresa y lo cómplice—. ¡Deja de mírate en ese espejo y siéntate!
¿Por donde iba?... ¡ah! ¡sí! Cuando esos engendros a los que llama ayudantes ya lo tenían todo listo para trasladarte, apareció esa simia tan mona que se opuso —se detuvo en su narración para golpear la pipa contra una piedra—. ¡Maldita cachimba, en doscientos años nunca ha funcionado bien!
Como te decía la chimpancé empezó a discutir con el doctor y dos de sus ayudantes la agarraron para silenciarla. Me pregunto si ya los habrán podido desenterrar…
—Vale, canas, me siento. Pero si te pones cariñoso, grito —le dijo Nino mientras le ofrecía un trozo de madera con el que hurgar en la pipa.
—Gracias. En ese momento surgió Kong, y de un bramido acalló el griterío. A regañadientes el doctor accedió a dejarte aquí, tras aclarar que no te cuidaría si Kong no le daba un mechón de su pelaje. ¡Entonces llegó el momento de las tortas!
Veras, al cumplir los setenta años me he impuesto la siguiente regla de vida: No fumar mientras duermo, no dejar de fumar mientras estoy despierto, y no fumar más de un solo tabaco a la vez. Pero, esa noche me faltaron manos para fumar…

—Sigue soñando. El caso es que Jeckyll estaba ausente, y Frankenstein con otro paciente; así que Chita avisó a la chamán de la tribu de los yahoos de la que fue a su poblado a comprar un vestido de seda.
La pobre primate se pasó todos los días cuidándote pese a las protestas de Kong, quien sugirió que te atendiera el doctor Lecter. La sacrificada sólo te dejó para ir a enviar un telegrama de condolencia a los familiares de un tal Weissmüller al cumplirse veinte años de su muerte.
—19 días… ¡coño, pues sí que necesitaba descansar! Cuando vea a la mona ya le daré las gracias y le pediré el número de esa rubia amiga suya que anda en bolas.
Oye, canas, ¿sabes si hay cerca un sitio donde pueda cenar algo? La verdad es que tengo hambre.
—¿Cenar? Amigo, imagino que quieres decir “MERENDAR”. Son las cinco de la tarde.
—No me tomes el pelo, viejuelo. ¿Las 5 y tan oscuro? ¡Debes creer que soy de oviedo! Soy un playu, gijonudo de toda la vida, a mí me vas a engañar. Con lo oscuro que está, o vivimos en el culo de Kong o son las 10 de la noche.
—Lo mismo me dijeron en la corte de El Rey Arturo cuando predije el eclipse —le comentó un Mark más atento a que la pipa tirara que a las impertinencias de su interlocutor—.
Créeme, enloquecido, dentro de cinco minutos la claridad volverá y…

—¡Señor Twain! ¡Señor Twain! Tiene que venir a la orilla: Godzilla ha traído a rastras a un dino azul que afirma ser Nino; una tal Megan que pregunta por Ninin; Robur ha aparecido con su aeronave; y a Kong le ha dado por cantarle a Chita….

ADELANTE
©Nino Ortea. Gijón, 31-I-09

8 comentarios:

  1. Muy bueno Nino, o quiza debería decir “mister ronquidos 2009”?
    Algun día nos diras en que te inspiras
    Tras leerte se me quitaron las ganas de quitarme los calzoncillos
    Donde está Ben?

    ResponderEliminar
  2. Oye Nino, ya que he visto que te gusta el cine, recomiéndame películas con ambiente burgués en los 50's. Estoy documentándome para hacer un guión sobre el estilo de vida de los "ricos" en esa época. Tú sabes, donde se vea la "Dolce Vita" (pero que no sea la de Fellini). Saludos desde la tierra del Tequila. Salud!

    ResponderEliminar
  3. ¡Bueno, Bueno! Éramos pocos y parió la abuela. ¿Otro Nino? Con uno ya basta y casi diría que sobra. ¿Será un impostor el recién llegado?

    Ahora sí que empieza el peligro real para Nino, ni Lecter ni Kong ni leches ¡Los celos!
    Conociendo a Nino, seguro que va a intentar ligar con la Fox con alguna de esas frases que el cree ingeniosas del tipo:

    Hola pellejudita: Me han dicho que crees en el amor a primera vista, así que ¿Ya? O me doy una vuelta y vuelvo.

    Pero ¿Soportará Chita su desamor en silencio o dejará a Moreau hacerle unos arreglitos a Nino? Esto último tampoco sería tan malo, si no recuerdo mal todas sus criaturas lucen una frondosa cabellera.

    Mereció la pena esperar Nino. ¡Kong 008 Ya!. ;-)

    Por cierto, merecería la pena visitar esa isla aunque sólo fuese para poder hablar con el sabio Mark unas horas. Genio y figura.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Ha merecido la pena esperar más de un mes para leer este post, aunque si ya lo tenías escrito no entiendo por que no lo publicaste antes, es muy bueno y en mi opinión cada vez escribes con más soltura pues el anterior sobre twin peaks me pareció una pasada y lo he reenviado a mucha gente
    Solo te pondría una pega pues la novela te está quedando muy masculina salvo por la figura de chita, me gustaría como lectora encontrarme con un personaje femenino
    Gracias por hacerme reir
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas, José:
    Te respondo mañana que hoy me pillas roto.
    sólo decirte que tu comentario es un sí un gran texto.
    Bueno, ¡qué coño! te conteXto ahora, JAR que me he mosqueado con lo de que con uno sobra.
    El recién llegado es un buen chaval, demasiado aficionado a lo dulce y de un color de piel muy poco discreto, pero buen chaval.
    Eso de los celos nada, que son muy adhesivos; además, a mí me gusta el blandiblú y el pegamento, que lo sepas.
    Megan, contradiciendo a su apellido, es una leidi casta y pura; pero con muy mal gusto para los hombre, así que no tengo ninguna oportunidad con ella. que yo soy muy molón.
    Chita, como todas las chicas monas, no estará mucho tiempo sola: Y para tu información el morrudo me quería hacer el injerto capital en el sobaco, usease, la aXila.
    Markoantonio fue un grande, la pena fue la traición de César y los cuernos de Cleo.
    In the midnight hour, she cried MORE MORE MORE
    with a rebel yell, she cried MORE MORE MORE
    Puede, caballero que en el próximo Kong aparezca Josín, je je

    ResponderEliminar
  6. Nino si sigues metiendo gente en la isla al final no va a haber quien entre en ella :) :)
    Me podrias recomendar algunos libros de ciencia ficcion de esos a los que haces referencia cuando escribes?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Ninus:

    De nuevo estamos en este serial surealista, normalmente tan calidoscópico para mí que cada vez que lo relelo encuentro una historia diferente o quizá un foto de atención distinto. eso me gusta porque no se agota su lectura.
    Si usaras pantalones con bragueta de botones no estarías expuesto a esa terrible tortura que todos hemos conocido alguna vez... asi que mejor abotonarse en enzippperarse, no crees?
    Me Gusta la frase "El Paraíso lo prefiero por el clima, el Infierno por la compañía; pe…" porque además dicha con una guayabera blanca impoluta me recuerda a mi padre, que hubiese sido incapaz de decir eso. Así que por pura irreverencia me ha gustado
    Un abrazo...te seguire releyendo

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Alberto!
    Me ha parecido muy interesante tu definición de este serial como “caleidoscópico”; la verdad es que me pararé a pensar sobre ella, e intentaré profundizar en su efecto sin llegar a marear; con lo de “surrealista” me has ganado.
    Mi idea es introducir a “Los niños perdidos” en la próxima entrega, y ¡tachán! ¡tachán! ¡Que comience la verdadera aventura!
    Con lo de la bragueta, mi problema (el de Marcelino en Gijón) es que se me suele olvidar abrochármela, lo de el atropello a contrapelo, ufffffff!
    Soy un desastre para la ropa:
    Por ejemplo al comprar unos pantalones siempre se me olvida buscarlos de pinzas pues no tengo culo; de vestir que pese a que odio el deporte voy siempre deportivo; y de botoninos, que hacen a la prenda más longeva y te llevas menos sustos.
    La cita es de Mark Twain, un gran creador que al igual que Verne, Stevenson o Salgari se encuentra exiliado en la isla de La literatura infantil.
    La palabra “guayabera” me encanta por su sonoridad tan plosiva y la sensualidad de los labios al pronunciarla.
    Doble abrazo

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.