Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

miércoles, 9 de septiembre de 2009

La explicación debida II


Centrrrándonos en lo rrrelativo a este blog, les contarrré su génesis:
Marcelino se veía como un escrrritorrr maldito, víctima de la incomprrrensión ajena; porrr lo que de hecho lo había animado varrrias veces a abrrrirrr un blog en el que volcarrr su crrreatividad frrrustrrrada. Cuando en la noche del 18 de julio de 2008, me pidió perrrmiso parrra usarrr mi conexión a Interrrnet parrra abrrrirrr un blog, accedí encantado.
Parrrece serrr que una charrrla con un tal José —al que había conocido en su condición de cliente de un kiosco había sido el impulso que necesitaba su ego—. Así que olvídense de esa fantasía rrrecurrrrrrente en la que dice que pirrratea la señal a su vecino.
Marcelino postea desde este centrrro con su porrrtátil, usando la rrred wifi que YO pago rrreligiosamente.

Porrr un tiempo las cosas marrrcharrron bien.
Lo animé a que intrrrodujerrra varrrias voces es su discurrrso–a las que él llamó heterrrónimos— a fin de aliviarrr su esquizofrrrenia. Poco a poco, pese a que se la encontrrraba casualmente, parrrecía que se iba olvidando de aquella Manón que lo obsesionaba. A cambio, idealizaba a toda chica o mujerrr menorrr de 50 años que llegaba a conocerrr; prrresentándolas en sus textos como prrrendadas del encanto de su alterrr ego.
Incluso vencía su alerrrgia al trrrabajo. Y llegó a venirrr muchas noches a ayudarrrnos con las tarrreas de mantenimiento, rrrepintado y adecuación de nuestrrras instalaciones. Parrra el desempeño de tales funciones, se inventó la excusa pública de que trrrabajaba de rrrecepcionista en un hotel. Pues siemprrre ha negado su vinculación con esta institución.
YO perrrmitía todas sus extrrravaganzas al notarrr rrrasgos evidentes de su evolución:
I) Ya no llorrraba al rrrecorrrdarrr a la desdentada.
II)Aceptaba que había solventado la falta de la figurrra materrrna con la de la mujerrr idealizaba.
III) Había dejado de fumarrr.
IV) Apenas rrrecurrrrrría a sus heterrrónimos en el blog.
V) No se pasaba horrras delante del espejo.
Es más, cuando a prrrincipios del julio pasado le pidió a mcca que le devolvierrra sus librrros y aceptó la caótica devolución rrrecibida, pensé que había dado el paso definitivo en su currración.
Me equivoqué.



Cayó en un perrríodo de apatía, trrraducido en un desencanto con este blog.
Engrrrandeció la figurrra de su alterrr ego, al que prrresentó como autorrr de una novela finalizada, colaborrradorrr en librrros antológicos y parrrticipante en actos patrrrocinados porrr la Fundación Municipal de Culturrra.
Trrras casi trrres años de consulta, el pasado marrrtes 25 de agosto YO orrrdené su ingrrreso en el centrrro que rrregento, ante el miedo a que N volvierrra a dominarrr a Marcelino.
Porrr desgrrracia, ayerrr lo sometí al test de Rrrorrrschach de enfrrrentarrrse a este blog, y ya leyerrron los rrresultados… ¡Se mandó besos a si mismo pues crrreía que en rrrealidad errra un mono abrrrazando a un plátano!
De momento, la gerencia de este manicomio pasa a ocuparrrse de la dirrrección, rrredacción y maquetación de los contenidos de esta bitácorrra. Hasta nuevos avances, las colaborrraciones de Marcelino en Ven y enloquece serrrán esporrrádicas, ocupando su lugarrr algunos de nuestrrros más saneados huéspedes, al igual que los miembrrros más cualificados de nuestrrro perrrsonal.


Ya saben, cuando lean aquí o allí, algo firmado por Nino Ortea, no duden de su carácter apócrifo. Todo lo que aparezca así firmado, no será más que una sarta de mentiras falseadas por un ser tan inexistente como Juan Pablo II o Azorín.
Confío en que sepan entenderrr y disculparrr la actitud de Marcelino. Es un narciso de su falso rrreflejo.
Antes de dejarrrlos, perrrmítanme un consejo:
No metan la cabeza en un micrrroondas encendido. No sólo evitarrrán quedarrrse calvos, también se ahorrrrrrarrrán subirrr —cual Marcelino José Ortea Suárez cualquiera— las montañas de la locurrra.
Firrrmado:


Alex Zorka
director del Centro de Reposo “La Lloca del Rinconín”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.