Un melodrama ambientado en el París de entreguerras del siglo pasado

jueves, 15 de marzo de 2018

Este jueves: Equilibrio Emocional

Buenos días:
Este jueves es la compañera  Rhodéa Blasón quien conduce la convocatoria creativa juevera:
https://rhodeablason.blogspot.com.es/2018/03/convocatoria-juevera.html
El sugerente tema propuesto por Rhodéa es Equilibrio Emocional. Confío en que mi “enninación” no te resulte aburrida, si tienes a bien leerla, atentoLector.
Un abrazo venyenloquecido.



No es tiempo de melancolías. Ahora no. Es tiempo de disfrutar de la sensación de plenitud que me invade. Y de hacerlo antes de que vuelva a ser tarde para todo, menos para desvivirme. Antes de que nada me entretenga, y de que incluso descansar me canse. Antes de que, de nuevo, prefiera la dulce expiración de la inacción, a respirar el aire impuro de la vida.
Vagabundear por el laberinto de la creación es reconfortante: las fuentes de la imaginación alivian la aridez de lo sufrido. El problema es adentrarme en este laberinto y convertirlo en aquella ratonera.
Hace años mi arrebato por el mundo creativo me alejó de la realidad. Creí firmemente en que si deseaba algo con fuerza se cumpliría… y acabé dejando de creer en mí. Como “Narciso” ante su reflejo en el estanque, me lancé al vacío en búsqueda de una quimera.
Sobreviví de milagro a la caída. El desequilibrio con que me incorporé me hizo culpar a los demás. Luego me inculpé de todos los delitos emocionales que había cometido en cada una de mis encarnaciones. Mi pecado original fue soñar que la fantasía podía mejorar mi mundo. La expiación conllevó la autoexpulsión del edén creativo. Deambulé desmemoriado por atajos de realidad, obsesionado con personas inexistentes y relaciones ilusorias.

Abrir «Ven y enloquece» conllevó volver a encarar parcialmente mi reflejo… y gustarme. Poco a poco, recuperé peso y me puse en forma. Aquí he ido ejercitando músculo y cerebro. Y el esfuerzo ha dado sus frutos. Vuelvo a disfrutar haciendo lo que me gusta. Pero debo evitar la demencia narcisista. El hedonismo creativo tiene su espacio en mi vida. Lo complicado es mantenerlo en armonía con la realidad monótona. Lo difícil es no recurrir al opiáceo del egocentrismo.
Me encuentro en un momento de fertilidad creativa y de recomposición afectiva. Temo volver a perder el equilibrio físico y emocional.
Para prevenir una nueva caída debo enloquecer lo justo y necesario. Debo escribir sin hacer memoria. Debo fabular sin creer mis ficciones. Debo hacerlo y lo haré.
Gracias por ayudarme a mantener el equilibrio, atentoLector. (350)

52 comentarios:

  1. Como dices en la foto la alegría está dentro de nosotros, Nino.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ángela:
      De nuevo te agradezco tu lectura comentada. Es muy reconfortante encontrar este tipo de comunicación tan enriquecedora. La fotografía es la que nos brindó Rhodéa, me agrada saber que tú también la encuentras inspiradora.
      Feliz tarde, Ángela.

      Eliminar
  2. Qué preciosidad de texto... abierto en canal hasta el corazón.
    Cuanto más alto subimos más nos cuesta recomponernos de la caída. Aún así debemos dejarnos a la ensoñación, es parte de nuestra energía, y si esa ensoñación la compartes por aquí estaremos encantados de recogerla y disfrutar con tus textos.
    Gracias por compartir tu equilibrio
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Sylvia:
      Gracias por tus palabras de aprecio.
      Es curioso, me gusta la expresividad concisa que presentan tus textos, pero yo los escribo largos –aunque confío en que no presenten pleonasmos–. Uno de los aspectos literarios en los que más puedo mejorar es en podar lo superfluo en mis “enninaciones”.
      Si el corazón no se abre, no siente, sólo late. Digamos que mi sinceridad es un requisito para la supervivencia. Debo aceptarme si busco que otros me acepten.
      Mis caídas y recaídas son resultantes de mi carácter curioso e inconformista: al ir ensoñado por la vida me pego unos coscorrones morrocotudos con la realidad –soy un ejemplo empírico de que la realidad es dura y contumaz–.
      Sufro de vértigo, por lo que compartir mi equilibrio es habitualmente una experiencia desequilibrante.
      Feliz tarde, Sylvia.

      Eliminar
  3. Un escrito más tuyo, lleno de emoción por lo que eres sientes y vives
    Conocerse hace bien al alma del que escribe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mucha:
      Me gustaría escribir en el blog de la manera grácil con la que escribes en el tuyo. Pero, cuando lo intento resultan textos sin sustancia. Así que opto por escribir introspecciones con pretensiones literarias, estas “enninaciones”, en las que mi personaje da forma al fondo de mi persona.
      Sé que mis “enninaciones” siempre presentan un barniz literario, que escribo usando un nivel de lenguaje que resta veracidad a mis reflexiones. Creía que este recurso estilístico era una muestra de mi hedonismo, pero tras leerte me replanteo si, simplemente, es un lenguaje sincero con el nivel elevado del alma.
      Gracias de nuevo por ayudarme a comprenderme, Mucha.

      Eliminar
  4. Es un buen plan el que planteaste a abrir este blog.
    Las fuentes de la imaginación alivian la aridez de lo sufrido. Me gusta eso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      Gracias por éste y por todos los comentarios generosos que me llevas dedicados en este tiempo. Fue gracias a ti que me animé a unirme a la hermandad juevera. Y, aunque no participo en sus convocatorias con la frecuencia con la que mi intención me aconseja, por suerte desoigo ocasionalmente la llamada de la individualidad y me uno a vosotros. Me hace doble bien “juevear”: me reconforta como persona y me beneficia como escritor. Por lo que debo agradecerte estos efectos beneficiosos.
      Un abrazo, Demiurgo.

      Eliminar
  5. Me encanta verte así, con sensación de plenitud.

    Crear es siempre bueno y reconfortante. Yo creo que si deseas algo con fuerza, si te lleva al camino de conseguirlo, aunque no sea de manera inmediata; pero las caídas no pueden echarnos abajo del todo; porque todos caemos varias veces en la vida. Quizá sea la manera de aprender.

    En realidad siempre está la culpa en nosotros mismos, aunque tendemos a echar balones fuera...

    Yo sí creo que la fantasía puede mejorar el mundo de alguien. La fantasía es una parte de la realidad nuestra. Hay que volar y saber donde hay que posar los pies, para hacerlo despacio, sin hacernos daño.

    La creatividad es la parte que te saca de esa monotonía que suele tener todo el mundo.

    Yo pienso que ya no perderás ese equilibrio, porque sabes como hacerlo.

    Gracias a ti por abrir tu pensamiento a nosotros.

    Un placer leerte, muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantadora Carmen:
      Hay algo especial en tu escribir. Una delicadeza y una humanidad que hablan de una persona de mente abierta y espíritu generoso. Desbordas bondad. Confío en que tu luz no atraiga a muchos vampiros vitales a tu puerta. Y si es así, espero que sepas alejarlos.
      No tengo palabras para agradecerte el estímulo que encuentro en tus palabras. Tanto en las que compartes en tus comentarios como en las que prodigas en tu blog. Adivino en ti a una mujer inquieta y curiosa. Encuentro en ti a una escritora rigurosa a la para que ensoñadora. Me enorgullece contar con tu compañía. Me energiza contar con tu aprecio.

      Sé mucho de caídas, por suerte no abisales. Pero también sé mucho de recomponerme y retomar el camino. La trayectoria no es fija, pero mi rumbo es firme: mantenerme lejos de lo vulgar. Las caídas y recomposturas son parte importante de mi aprendizaje vital, como también lo son las experiencias compartidas y la observación de las conductas ajenas.
      No malinterpreto la fantasía como realidad, ni siquiera la uso para evadirme de ella. La fantasía convive con la realidad en mi día a día. Me ayuda a embellecer la convivencia social –gregaria, gris, desagradable…– y a amenizar mi precariedad. Me entretengo con mis cosas. Desde niño ha sido así. Hay fotos en las que se me ve como si estuviera conversando con un amigo invisible, o jugando con lo intangible. Por suerte, mi madre comprendió pronto mi carácter ensoñador, y mi padre –con sus más y sus menos– lo acabó respetando.
      No es que me conforme ante la realidad. Simplemente no dejo que deforme mi ánimo. por ejemplo:
      Esta tarde, lluviosa y fría, me quedaré en casa. Me gustaría ir al cine, pero mi economía anda muy justa y no quiero que me inviten. Sin embargo, tengo un plan de película: corresponder a vuestros comentarios y hornear un bizcocho de yogur. Ahora voy a preparar la masa. Pero antes me acerco a leerte en tu blog.
      Gracias por tu compañía, Carmen.
      Te deseo lo mejor.

      Eliminar
    2. Que envidia lo del bizcochooo.

      Ojala fuera así como tú me ves. Gracias por tu preciosa mirada para mí.

      Me gusta ese ritmo de mantenerte fuera de lo vulgar... Lo de la observación de las conductas ajenas, lo veo muy importante, es la forma de conocer a los demás.

      Tienes una suerte grande en que hayan convivido en ti siempre fantasía y realidad, porque eso es de personas con gran sensibilidad y para escribir, esto es muy necesario.

      Deseo que todo te vaya muy, muy bien, porque te lo mereces.

      Muchos besos.

      Eliminar
    3. Buenos días, Carmen:
      Soy muy bizcochero, por lo que los preparo con relativa frecuencia. Ya he envuelto el de ayer, esta tarde lo regalaré (y espero ser invitado a compartirlo).
      Obviamente, nuestra personalidad literaria no nos define, y en muchos casos es una mera herramienta social. Pero en tu caso, veo una continuidad emotiva entre “sakkarah” y Carmen. No aprecio diferencias entre tu “yo” que escribe y tu “yo” que comenta. De ahí que mi mirada respecto a ti sea de aprecio a tu valía creativa y de respecto a tus valores humanos.
      Observar a los demás me ayuda a sopesar por contraste mis comportamientos. Además, es una manera práctica de comprobar si mi alejamiento de ciertas conductas mayoritarias sigue estando justificado. Y, en otro aspecto, está el deleite ante la belleza natural de actos, escenas o figurantes.
      Aciertas, no soy persona con mala suerte. Creo que mi sensibilidad es bastante subjetiva, por lo que mi vocación literaria tiene su origen en contar(me) mis cosas, mi percepción de mi mundo. El paso del “mi” al “nuestro” lo busco al publicar. Es un paso inseguro, pues he oído tantas veces eso de “qué cosas tienes…” que suelo dudar que mis textos alcancen la función comunicativa.
      Gracias por tu constante intercambio de opiniones. Me vienen bien nuestras charlas, Carmen.
      Feliz viernes.

      Eliminar
    4. Muchas gracias por tus palabras, siempre son muy bonitas.

      Tus textos seguro que alcanzaran la función comunicativa; primero porque comunicas muy bien, y segundo, porque aunque lo que leamos no sea algo parecido a lo que nosotros vivimos, con más razón nos enriquecerá viajar por unos mundos desconocidos al leer.

      Gracias por tener la paciencia de charlar conmigo.

      Muchos besos.

      Eliminar
    5. Buenas tardes, Carmen:
      Mis palabras son un intento sincero de corresponder a la amabilidad con la que, entre otros aspectos, me confirmas que mis fabulaciones y enninaciones abren un proceso comunicativo. Es para mí toda una suerte contar con tu ayuda, y es reconfortante mantener nuestras conversaciones blogueísticas, Carmen.
      Nada de paciencia, todo de simpatía. Nuestras charlas son momentos en los que me siento muy cómodo.
      Feliz sábado, Carmen.

      Eliminar
    6. Pues muchas gracias :) A mi me gusta charlar contigo.

      Muchos besos, Nino.

      Eliminar
    7. Buenas tardes, Carmen:
      El placer en la conversación es mutuo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Tienes buenas bases para no volver a perder el equilibrio emocional, decir que me gustó leerte es quedarme corta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mujer Virtual:
      Gracias por tu lectura comentada y tus palabras de confianza en mis bases.
      Pese a tu confianza, volveré a caer. No como consecuencia de la ley de la gravedad, sino que como resultado de la ley de la vida, que es juez severa con quienes transgredimos las limitaciones sociales impuestas a la libertad individual.
      Gracias largas por acortar distancias con tu comentario.

      Eliminar
  7. Hermosas palabras muy bien hiladas al respecto de la propuesta pero que expresan un sentimiento muy claro que no debemos olvidar. La dificultad de mantener el espacio en armonía ante la realidad monótona.
    Fantástico
    Gracias por participar
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Rhodéa:
      Cual Ariadna, tú tendiste el hilo que ha ayudado a este “ninotauro” a salir de su laberinto. Gracias por tu generosa propuesta.
      Mis palabras son vacías si en este aspecto no las corroboro con actos. De no hacerlo, mi escribir no sería ficticio, sino mentiroso. Y lo que escribo no sería una fabulación, sino una burla. Para mi suerte, la realidad suele aburrirme y llega a inquietarme. Pero, pese a ello, ni me miento ni engaño a quien acepta mi palabra como herramienta para convivir con la realidad sin perder la ilusión en llegar a cambiarla.
      Gracias por hilvanar mi palabra, Rhodéa.

      Eliminar
  8. Mis mejores deseos en tu nueva singladura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Pitt:
      Tus deseos, a la par que buenos, son generosos: le deseas lo mejor a un marinero que se hace a los mares del destino.
      Gracias. Te deseo lo mejor: que un buen viento te acerque a costas propicias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me alegra tanto leerte... Yo también subí a una cima en una ocasión, la bajada fue dura, y más por comprender que más arriba sólo había ingravidez..., y que yo no era pájaro.
    Pero, ¡qué grande es esa cosa de creer en ti! De saberse válido en alturas y en bajuras; de vivir de cara y no recurrir a los espejos.
    Cuanto escribes es un alarde de sabiduría, así, sin adornos.(Tú no los necesitas). Y ese tiempo que te llega lleno de certezas con tu idea primera. Porque vas pleno de palabras que saben a donde va.
    El equilibrio es una flor muy bella y necesaria, y como toda flor necesita cuidados y atenciones. Pero lo bueno es encontrar la "clave" para hacerla renacer, si acaso en una noche loca se helara.
    Tú ya has encontrado esa clave y nos cuentas tu renacer, tus encuentros contigo.
    En esta tarde algo gris (está nublado), leerte es un "vuelo".
    Abrazos, Nino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida clarisa:
      La alegría es mutua. Leerte siempre aviva en mí la magia de la comunicación.
      Sin tener complejo de Sísifo, puesto a elegir prefiero tener complejo de Ulises en mi eterna odisea hacia Ítaca, sé bien lo que es subir y bajar montañas cargando con piedras de incomprensión. Y es que hay mucho endiosado que castiga a quien teme como ingrato por mostrarse ateo a su devoción.
      Según pájaros de mal agüero doctorados en suprimir el vuelo de la imaginación, tengo pájaros en la cabeza. Y deben de ser una animalitos muy volátiles los que pueblan mi azotea, pues es ver que se acerca uno de esos agoreros y me voy hasta Nunca Jamás a buscar la sonrisa perdida de Wendy.
      Creo en mí, salvo cuando me convierto en incrédulo en todo. Es entonces cuando me despeño, me caigo de la montaña o me escogorcio. Eso sí, evito mirar mi reflejo en el espejo: uno ya no es el que fue, y admirar la decrepitud es signo de mal gusto. Y el mío siempre ha sido excelente.
      Quiero aprender, descubrirme y encontrarme. Mi única sabiduría es la de tener claro lo que no quiero; pero esa sabiduría es resultado de un aprendizaje ocasionalmente doloroso, pues se basa en decepciones tan fortuitas como fuertes.
      Los delirios son dañinos, la locura es de Nino. Antes, cuando creía que iba a morir joven, vivía en una locura persistente. Ahora, que confío en morir viejo, vivo en una chifladura resistente.
      Por suerte mis encuentros son también con vosotros, en este caso contigo, compañera.
      Aquí también hizo un día gris. Pero la noche se ha iluminado con tu luz, Clarisa.
      Lo mejor. Siempre.

      Eliminar
  10. Me gusta la frase que has dicho, y lo recalco: ***Vagabundear por el laberinto de la creación***... perderse por los renglones de la literatura, volar entre emociones, alzar las alas para parir letras, con las musas de tu inspiración... y es que tú tienes ese don, el de la creación abundante y fértil, sigue así, y déjanos disfrutar de ella. Gracias.

    En verdad es un placer leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, María:
      Me gusta gustar a personas de mi gusto. A quienes poseen una personalidad definida por una inteligencia sugerente; pues lo evidente, cuando no aburre, cansa.
      Me gusta gustarte, María.
      Un abrazo, María.

      Eliminar
  11. Los blogs pueden tener muchas utilidades, esta es buena.
    Abrazo equilibrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Fabián:
      Sí, pese a ser un recurso de uso personal siempre se agradece el que un blog sea útil para otros. Por suerte, son muchos los blogs que albergan ideas, reflexiones o fantasías que nos ayudan a disfrutar y mejorar. Tu blog es uno de ellos, Fabián.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hola poeta, no hay culpa alguna cuando imaginar es un delirio, ya que fraccionando lo exponemos de a poco, y nos hacemos parte del mismo laberinto, la fisión es algo creativo y funcional, olvidas aquello, y pones nuevos cubiertos en la mesa, muchas gracias por pasar a comentar.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, María del Rosario:
      No me agradezcas que haga lo que para mí supone un placer, y el leerte, lo es.
      Tienes razón: no hay culpa en imaginar un mundo mejor. Sin embargo, nuestra sociedad margina a quien imagina un mundo diferente. Incluso a los niños, una vez comenzado el perido de formación reglada, se les reprende por concebir ideas diferentes a las que se les quieren inculcar. La imaginación es vista como una muestra de inmadurez, o se usa como eufemismo para la mentira. “Eso son imaginaciones tuyas”, tengo escuchado en innumerables veces de personas a las que les molesta mi buena memoria.
      Un gran abrazo, escritora.

      Eliminar
  13. Me gusto lo que leí , nos da las claves para vivir y no volverse loco , la locura bien administrada nos llena de magia los días pero no la elevemos mucho pues nos puede dejar en el olvido . Vagabundear es magnifico cuando se hace por salir de la rutina diaria , ver y experimentar cosas que nos hagan felices de verdad .
    Un saludo feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Campirela:
      Gracias por tu comentario.
      El problema con “la locura” es su polisemia, pues hay personas que la sufren y a otros los incapacita como personas. Ésa no es “la locura” que aporta magia a la sociedad. Tú y yo elogiamos “la locura” como actitud vital de pensar y obrar diferente. Acabo de estar contestando a un correo personal al respecto, por lo que disculpa que haya empezado por corresponderte escribiendo una aclaración que no necesitas, Campirela.

      No seré yo quien escriba que a lo loco se vive mejor, eso ya lo han compuesto otros. Además, hay formas de ser que necesitan recurrir a la cordura en situaciones en las que otros abrazamos la locura. Creo que la locura ha supuesto avances y la cordura los ha mantenido. Se equilibran. De ahí que me parezca tan incomprensible que nuestras sociedades premien los comportamientos cuerdos y repriman los actos locos (sólo se aceptan al asociarlos a personajes de ficción, o al reducirlos a momentos de risas compartidas).
      Después de “raro”, “loco” es el adjetivo que más veces he escuchado para calificarme (eso es lo triste, en muchos casos, al adjetivarme así no se busca descalificarme, sino definirme) Y yo no soy raro ni estoy loco. Veo y vivo la vida de otra manera, desde otros valores y con otras inquietudes.
      Todo un estímulo el leerte.
      Feliz viernes, Campirela.

      Eliminar
  14. Me paree que has escrito un texto valiente y lleno de felicidad en los que en algunos párrafos, al menos yo, me he visto reflejada.
    No nos des las gracias , somos los lectores quienes te las tenemos que dar a ti por haber nos abierto tu corazón de par en par.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Tracy:
      Gracias por tus palabras de aprecio. Me estimula el saber que personas diferentes os sentís reflejadas en las interioridades que comparto. Para mí es reconfortante comprobar que no soy un bicho raro. De ahí que, si quiero ser sincero, necesite empezar por agradeceros no sólo el detalle de vuestra compañía lectora, sino que ante todo el efecto anímico.
      Es importante no sentirse solo. La soledad conlleva desequilibrio emocional, y, en sensibilidades extrema, provoca la locura de creerte aislado de la realidad.
      Feliz viernes, Tracy.

      Eliminar
  15. Me pasa como a Tracy que hay momentos en los que me veo reflejada, los altibajos de la escritura, creer que puedes comerte el mundo y descubrir que el pequeño mundo de un blog da tanto....Me ha encantado de escrito, una reflexión profunda, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Molí:
      Vuelvo de leer tu aporte a la convocatoria, y vuelvo a felicitarte por tu relato.
      Por suerte, nuestra capacidad para ponernos en la piel de quien comparte su historia es una muestra valiosa de nuestra humanidad. Es una prueba de que atesoramos esa empatía que nos niegan quienes nos denostan por “locos” o “desequilibrados”.
      Ellos, los cuerdos, ellas, las equilibradas, pueden ser ricos en ambiciones. Pero nosotros, los alocados equilibristas, somos millonarios en ilusiones.
      Feliz tarde, Molí.

      Eliminar
  16. Nino...quizás no llegue en ese tiempo que llamas algo desequilibrado, pero yo debo decir que encuentro muy equilibradas tus palabras..y hasta atisbe cierto reflejo en mi sobre el perder el nivel que separa realidad de ficción..de sucumbir ante nuestra obra...de ser seducida por personajes de historietas...pero aqui estamos...frente a un equilibrio emocional....besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, Diva:
      Gracias por tus palabras, con las que equilibras nuestras vidas, tan diferentes en sus formas como iguales en su fondo: sobrevivir a lo que nos desequilibra.
      Reconocerse débil no es una muestra de debilidad. Ser conscientes de nuestro vértigo ante los desequilibrios de la vida, y dejarnos caer, es quizá una muestra equilibrada de nuestra fuerza de ánimo. Al igual que caemos, nos levantamos. Y recuperamos el paso. Escribir es un bastón muy útil para ayudarnos en la marcha.
      Un abrazo, Diva.

      Eliminar
  17. Un texto Nino tremendamente rico en su forma y en ese fondo donde los sentimientos se mueven libres y sin tapujos. Creo que el escritor ha de amar su obra, pero enamorarse de ella hasta el punto de perder ese equilibrio... pues para mi es lo "peligroso", pero bueno ¿cómo no hacerlo si es su creación?. En fin todo en su justa medida ¿no?
    Besos y sigue enamorando al lector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, San:
      Son vuestros comentarios los que enriquecen lo que de por sí es un mero soliloquio, un canto a mí mismo, y lo convertís en una reflexión compartida. Al leerme en vuestros comentarios encuentro valoraciones que me enriquecen en lo personal. Y, siendo éste el blog que es, que me ayudan en mi evolución literaria.
      Nunca entendía estas personas que se desentienden de sus obras, que no se leen, ven, escuchan… Yo, Nino, soy un gran relector de “Nino Ortea”. Me gusta leerme (de ahí mi paralelismo con “Narciso), y me anima adentrarme en el recuerdo del proceso creativo que acompañó a cada escritura (de ahí la metáfora con “el laberinto del Ninotauro”). Amo lo que hago y estimo lo que recibo. Todo este aprecio que me regaláis, me transmite fuerza, ánimo y resistencia.
      Feliz sábado, San.

      Eliminar
  18. Hola Nino! creo que has logrado desnudar una realidad que muchas veces debemos enfrentar. Aferrarnos exclusivamente a la fantasía, a los sueños, al mundo irreal escapando de la realidad palpable, puede que nos sirva un tiempo, pero a la larga, si eso nos hace despegarnos totalmente de la realidad que nos rodea, el escape se puede tornar en sí mismo un problema y quizás no sepamos más tarde seguir el hilo de la cordura para volver. Creo que la creatividad y la fantasía son herramientas que pueden ser utilizadas tanto como para hacernos crecer como para hundirnos en una trampa sin salida. Hay que saber optar por un justo medio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mónica:
      Me parece muy acertada tu reflexión: “el escape se puede tornar en sí mismo un problema”.
      Es fácil convertirse en un escapista de la realidad. Quizá la opción al respecto que está más aceptada socialmente es la de evitar la autocrítica y proyectar toda culpa en los demás: el recurrir a ella mantiene nuestra condición productiva (algo fundamental en la organización social) y da una imagen de seguridad en lo que hacemos. De hecho, son muchas las personas que recurren al trabajo para refugiarse de su realidad y son considerados como buenos profesionales por echarle horas, que no ilusión, a lo que hacen.
      Es difícil ser un equilibrista en la realidad. A mí me cuesta mucho. A mis condicionamientos personales (soy despistado y no soy gregario) se une mi tendencia a la abstracción. Aunque la vivo como una ventaja frente al desaliento vital, tiene el problema de que debo limitar todo lo que pueda acrecentarla en contextos cotidianos de convivencia. Por ejemplo: cuando voy por la calle hacia un destino busco con la mirada elementos de decoración urbana para evitar distraerme mirando a personas o comportamientos. Y, por supuesto, nunca llevo puestos reproductores de música, pues entonces sí que me obnubilo en mi mundo.
      Un abrazo, Mónica.

      Eliminar
  19. Una propuesta que te vino al pelo para hacer catarsis, para mirar hacia dónde vas, cuál es el objetivo deseado y no caer en las mismas trampas de antaño
    Buen relato nino.

    Abrazo grande! Y que siga todo bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, Frodo:
      Sí, aciertas plenamente: la propuesta me ha servido para hacer una balance emocional. Confío en evitar caer en las mismas trampas, pero me temo que algunas serán parecidas.
      Un abrazo rocanroleante, Frodo.

      Eliminar
  20. Nino, siempre que te leo encuentro la esencia de quien nunca renuncia a aquello en lo que cree y le hace sostener el Ser. En tus textos se respira creatividad y luz.

    Gracias siempre por alentar las alas de quienes te rodean y por tu abrazo cercano y cálido.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, AtHeNeA:
      Disculpa mi retraso en contestarte. continúo con mis limitaciones informáticas. El viernes espero haberlas solventado.
      Te agradezco tu lectura atenta y sentida de mis textos, el que les aportes luz al acercarlos a tu esencia.
      Un gran abrazo, compañera.

      Eliminar
  21. Cuando nos invade esa dulce sensación de plenitud, es estupendo poder disfrutar al máximo de ella y, al mismo tiempo, lograr evadirnos de todo aquello que pueda entorpecer o degradar ese maravilloso momento.
    La imaginación es una poderosa arma, muy a nuestro alcance, que nos permite elevarnos y huir de todo lo malo que pueda herir nuestra sensibilidad.
    Tu arrebato de crear a mí me parece fantástico, los buenos escritores crean personajes con vidas apasionadas y logran que el lector se sumerja en otra realidad completamente ajena a la que le toca vivir.
    No sé si es bueno o malo idear quimeras, quizás algunas se hagan realidad a largo plazo, Julio Verne, cuando escribió, seguro que no tenía los pies en la tierra y ha logrado dejar una profunda huella, no todo era ficción.
    Enloquece lo justo, si ese es tu gusto, pero no dejes nunca de escribir así de bien.
    Agradecida por tu texto.
    Cariños y buen comienzo de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Kasioles:
      Gracias por todo el aprecio que me muestras en tu comentario.
      sí, disfruto todo lo que puedo de mi habilidad para abstraerme de la monotonía, el equilibrio está en no evadirme de la realidad (el vértigo precede a la caída)
      La imaginación recreativa es mi herramienta para embellecer lo erosionado, e incluso para paliar el dolor del desencanto vital.
      Soy dado a visualizar espejismos (te llevan a sobrellevar el cruce de desiertos) y a evitar quimeras (te llevan a entregarte a lo inhumano). Julio Verne fue un gran fabulador, además de ser un escritor acertado de novelas de anticipación.
      Loco, de alegría, se queda mi gusto lector tras releerte, Kasioles.
      Feliz comienzo de primavera.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  22. Me maravillas a diario Nunca cambies muchacho de los ojos color de tu vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravillosa Mucha:
      Gracias por iluminar mi vida creativa.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  23. Hola, Nino.
    Te aviso que soy el anfitrión del próximo jueves de relatos.
    https://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.ar/2018/03/este-jueves-un-relato-dibujos-acuarelas.html

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      Muchas gracias por el aviso. No te puedo confirmar mi participación, pues me han surgido unas incidencias con el ordenador y no sé el tiempo que necesitaré para solventarlas.
      Ahora me acerco a tu blog a leer tu propuesta.
      Un abrazo, Demiurgo.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.