“Librelena” es una caricia a mi madre y un beso a la libertad.

lunes, 11 de febrero de 2019

Aunque tú no lo sepas - Enrique Urquijo y Los Problemas / LCR


Sin duda, Enrique Urquijo es el músico español al que más he admirado. Admiración de la que no he hecho secreto durante su vida, ni tras su muerte.
Compré su primer l.p. –homónimo con el nombre de su banda, «Los Secretos» (1981)– pocos días antes de mi viaje de estudios a Italia.
Los vinilos eran caros, de ahí que su primera escucha en casa la dedicara habitualmente a grabar el álbum en una casete. El de la banda Los Secretos no fue una excepción. Fueron muchas las veces que escuché en secreto esa cinta por las carreteras de España, Francia e Italia, mientras una G. B., eternamente mareada, reposaba su cabeza en mi hombro. Llevaba bajo el volumen de mi walkman para poderla oír a ella, pero lo único que escuchaba eran las canciones de Los Secretos. Al poco de volver del viaje, G. B. se encaprichó de un niño mimado. Yo seguí fiel a ella y a la que desde entonces es mi banda.
Con los años, terminé compartiendo las ganas de velocidad que acabaron llevándose a Enrique Urquijo. Para mi suerte, yo me bajé del viaje antes de que el tren descarrilara.



Creo que el día de la muerte de EnriqueUrquijo –el 17 de noviembre de 1999– fue el último en que mi madre esperó nerviosa por mi regreso a casa. En los años recientes, sin haberme vuelto a subir al tren de los excesos, abordaba esporádicamente el tranvía de la demasía. Aquél mediodía mi madre temió que al enterarme del fallecimiento de Enrique, hubiera hechos míos sus problemas.

Mi pasado pesa cuando tengo presentes los desvelos que ocasioné al vivir sin preocuparme por quienes no hacían secreto de su quererme.
Ahora, aunque ella no lo sepa, me duele el dolor que le causé. En esta tarde tranquila de lunes veo improbable el volver a meterme en viajes alucinantes. A mis ganas de velocidad las vencen mis ansias de tranquilidad.
Si me permites un consejo, amable leyente: no te evadas hipnóticamente de la Realidad, tus evasiones dejarán heridas en los corazones de quienes te quieren.

A mi madre, Elena.




11 comentarios:

  1. Hola Nino , espero que ya tengas solucionado lo del tema de internet arreglado .
    Sabes yo sólo tengo un cd de ellos , y la verdad es que es una lastima que gente que era buena cantado y siendo buen musico , tenga esa manía de auto destruirse , ya que en la época de los 80 y 90 fueron los mejores años de la música moderna , pero la cocaina , el caballo , hizo muchos estragos con la gente joven . Y siempre pasa lo mismo cuando le hemos visto las orejas al lobo , llega el tiempo de lamentarnos.
    Estoy segura que tú madre como buena sufridora , vería que tú supiste bajarte de ese tren que tantos jóvenes se llevó por delante .

    Sí te sirve de consuelo te dire que yo nací en el 75 en los 90 tenía 15 años , y empecé a ir a discotecas con 18 años , trabajaba de lunes a domingo , todo el año y la noche que más tarde me acostaba eran las 3 de la madrugada sólo en verano ya que invierno no salía , y el único novio que tube era un amigo de la infancia y salí con el a la edad de 20 años y 4 años más tarde la relación se rompió y a la edad de años 33 años el falleció en un accidente frontal contra un coche , desde entonces una parte de mi corazón , está cerrado con un candado .
    Te cuento esto por que eres mi amigo y te aprecio mucho y veo que con está entrada has mostrado una parte íntima y sincera de ti y yo eso lo valoro mucho .
    Te deseo una feliz noche amigo , sí puedes cuando vuelvas a pensar en tú madre mandale un cálido y cariñoso beso de mi parte vale.
    Te deseo una feliz semana ¡¡Remiau ronronentes para ti !! de tú flor compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, querida Flor:
      Me alegra muchísimo leer tu comentario, ya que deduzco que te encuentras recuperada de tus malestares. Saber de ti es siempre una buena noticia.

      Sí: el tema de Internet está solucionado y también comprometido por un año de permanencia en mi nueva compañía.

      El tema de los procesos conscientes de autodestrucción me es muy cercano. Yo mismo viví uno de ellos durante décadas.
      Nací en el año 1965, y sobre el año 1977 la heroína había entrado con fuerza en Gijón. La regalaban en las primeras dosis para así enganchar a los adictos. Al principio se consumía en forma de “chino”, quemándola sobre papel aluminio, pero luego empezaba la adicción en vena. Recuerdo cómo supe que un colega había empezado a chutarse: intercambiábamos novelas de kiosco y empezó a devolvérmelas con goteos de sangre en sus páginas. Me impresionó tanto la rapidez con la que se alcanzaba la adicción y lo instantáneo del deterioro físico que se mostraba que a día de hoy evito incluso tomar la medicación para mis enfermedades crónicas.
      Mis adicciones fueron distintas. Buscaba alterar mi percepción de la realidad, al sentirla distorsionada era menos molesta e incluso estimulante. Cuando no duermes y no descansas, tu sistema nervioso procesa de otra manera tu entorno. Me volví adicto a esa sensación de “irrealidad” y empecé a sufrir narcolepsia. Mi último apagón fue este mes de octubre.
      Además de un juerguista, fui un gran bebedor de alcohol y empecé a tener “fundidos” de memoria. A día de hoy me cuesta recordar datos que luego me vienen a la mente a destiempo. Tengo dañados el sistema límbico y el hepático.

      Te agradezco la cercanía que me muestras al confiarme tu triste historia afectiva. Lamento su muerte y tu tristeza consiguiente.

      Gracias por tus palabras cariñosas hacia mi madre. Ella sigue viva en todo lo bueno que hago.

      Bueno, ronroneante Flor, me paso enseguida a disfrutarte en tu blog.
      Un abrazo cálido, compañera.

      Eliminar
  2. Hola, Nino:
    Me emocionan estos textos autobiográficos a tu manera, ya que los leo y me encuentro a una persona que reflexiona sobre su vida y la de todos.
    En mi caso tenía ganas de estabilidad, saqué las oposiciones a los 25, de ahí que mi juventud estuviera centrada en estudiar y en ayudar en casa. De Los secretos conocía las canciones que ponían en Los 40, pero no era un grupo que me gustara mucho. Mi preferencia era por cantantes como Bosé o Ramazzotti,
    Superar una adicción es algo que me supera, soy incapaz de dejar de fumar. Desconozco cuales eran tus problemas, pero los dejaste atrás a tiempo para que tu madre te viera lejos de ellos. Eso es superación personal y lo hiciste por amor a ella. No le des importancia a lo que te llevó a subir al tren, valora el que te bajaste de él.
    Besos, luchador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Ángela:
      Y a mí me emociona vuestra empatía y amabilidad.
      Por alguna razón sorprendente, mis demonios resultaban habitualmente atractivos. Los excesos quedaban bien dado mi carácter excéntrico. Desde las Navidades de 1981 evité tener una pandilla; aún así, era una persona con gran aceptación social y una compañía solicitada pese a mi tendencia a desaparecer junto a cualquier tentación. Encuentro igual de sorprendente el que mi vida contada resulte emocionante, cuando sólo fue extenuante. Ahora vivo como cuando era un niño.

      Superar una adicción requiere de voluntad y suerte. El mes pasado se cumplieron 10 años desde que dejé de fumar. Aproveche un momento de fortaleza anímica para dejarlo.
      Mi madre siempre supo que su hijo inquieto encontraría la calma. Ella confiaba en mí y yo en ella.
      Un abrazo cálido, Ángela.

      Eliminar
    2. Tus demonios no ocultaban tu condición de buena persona, por eso eras igualmente querido.
      Eres apasionado y eso convierte en emocionante lo que cuentas.
      ¿Ya llevas 10 años? Yo estoy intentando acostumbrarme al cigarrillo electrónico. A ver si lo logro.
      Besos!!

      Eliminar
    3. Buenas tardes, Ángela:
      El demonio tiene un componente de fascinación, encarna nuestra atracción por el abismo. Muchas personas se acercan a mí a fin de comprobar si les devuelvo la mirada.
      En mí caso, esa fascinación demoniaca que ejerzo está en mi componente visceral. Incluso ahora que soy viejo, mantengo ese componente. Fui la piel del diablo y ahora soy su pellejo.
      Un abrazo agradecido, Ángela.

      Eliminar
  3. Ay, Nino... me has emocionado, cuántas veces llegamos tarde a decir o a agradecer sentimientos. Pero sabes qué... que una vez que los decimos aunque no estén, hemos liberado lastre y quiero pensar que el viento lo susurra allá donde estén.

    Me encanta esta canción y me encantan "Los Secretos"

    Mil besitos que te abracen muy fuerte.

    PD.- Tu madre estaría orgullosa de ti por haber tomado la decisión correcta. De hecho, lo está.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emocionante Auroratris:
      Obrar a destiempo y sentir a destiempo, ésas quizá sean las sístoles y diástoles de mi palpitar afectivo.
      En el caso de mi madre, la acompañé durante su último año de vida. Por suerte hablé con ella de todo lo hablable.
      Sí, ésta es una gran canción. La voz de enrique Urquijo la hace única.

      Gracias por tus palabras de aliento, compañera.

      Eliminar
  4. Hola Nino , celebramos pues esos 10 años que hace que no fumas que es todo un logro , te dire que yo me comía las uñas durante toda mi vida , por raro que parezca llevó 4 años sin volver a comerme una , yo también en cierta manera estaba enganchada a está mala costumbre de comerme las uñas .
    Por otra parte sí no entendi mal , tú madre a día de hoy vive , ¿ verdad? en fin compañero que sinceramente me alegro cada día más de haberte conocido .
    Remiau ronroneante , mi lindo Nino .
    Abrazo de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, celebrante Flor:
      Solía fumar 2 cigarrillos en ayunas, y el consumo continuaba hasta acercarse a los 40 pitillos diarios. Haber dejado de fumar me ha dado mucha calidad de vida.

      La adicción llega de lo que menos se espera. Te felicito por tus 4 años sin comerte las uñas.

      Mi madre falleció hace más de 14 años. Pero la tengo muy presente en mi día a día.
      Yo también me alegro de haberte conocido y me alegra el que estés recuperada.
      ¡Miau, linda gatita!

      Eliminar
  5. Me encantan Los secretos.

    Es preciosa esta canción... Divina.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Gracias por venir y enloquecer, amable leyente.