El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative

El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative
Este blog ha cumplido 14 años. ¡Gracias por tu compañía venyenloquecedora!.

lunes, 1 de agosto de 2022

Mi pertinaz asimetría efervescente / I’ll never ever be another brick in their wall

 

Pink Floyd- Another Brick In The Wall //Sub Español

Por mucho que me guste embellecer el trastorno de déficit de atención que sufro y recurra a llamarlo “capricho”, soy consciente de que mi comportamiento tiene mucho de gravamen y poco de antojo.

No recuerdo cuándo me vi obligado a autoimponerme un orden cotidiano que me sacara de mi pertinaz asimetría efervescente. Imagino que fue en algún momento cuando tenía entre los cinco y seis años, a lo largo del curso de párvulos: quizá todo empezó en alguna de esas mañanas en las que se nos mandaba colocarnos por orden alfabético antes de entrar en clase y yo solía alejarme de la formación para acercarme a cualquier cosa que me llamara la atención.

Castigos físicos, humillaciones públicas, intentos de convencer a mis padres de que era un “retrasado” y debían sacarme de esa escuela para ingresarme en un centro especial… El personal docente del Colegio Nacional Jovellanos recurrió a métodos atropelladores en su fogosidad por enderezarme. Según fui aprobando cada curso, fue evolucionando el grado de descalificación personal que sufría.

Lo más llamativo de ese abuso docente fue que no era un niño violento o problemático, pero el hacer las cosas de manera diferente a cómo se me ordenaba –debido a mi estado de despiste– y la seguridad que mostraba frente a sus desprecios –al saberme querido por mis padres– hicieron que mis profesores me denostaran como un alumno rebelde.

Por otro lado hay un factor sociopolítico muy determinante para lo que ocurrió: mi etapa escolar transcurrió durante los últimos años de la dictadura franquista y el arranque de la Democracia en España, en una etapa (de 1970 a 1979) en la que a los colegios “públicos” aún eran acreditados como “nacionales”, y el personal docente de la escuela a la que asistía estaba conformado en su mayoría por maestros de edad avanzada y de mentalidad retrógrada.

La lucha sigue pese a las pérdidas y a las derrotas. Va a hacer dieciocho años que falleció mi madre. Recuerdo con emoción cómo se encaminó hasta ese colegio con mi tarjeta de Selectividad para “metérsela por las narices” al director del colegio que había avalado la conveniencia de que yo dejara de estudiar y aprendiera un oficio.

 

Mi lucha es la misma en la que combatió mi madre: es la lucha eterna, desde que el ambicioso Caín mató al idealista Abel, por demostrar la valía de todos aquellos a quienes los mezquinos marginan por “inútiles”.

La que cuento es mi Historia, las que fabulo son nuestras historias: las de quienes ambicionamos felicidad y no poder. Mientras tenga voz, hablaré; mientras tenga voluntad, escribiré. Quien quiera callarme o censurarme, va a dar contra un muro.

En la vida soy Nino, ante el teclado soy Nino Ortea. Frente a los miserables, no tengo pena ni olvido.

Tu atención al leerme compensa mi distracción y estimula mi ánimo.

Gracias, amable leyente.


Nino Ortea. Gijón. 2016-2022

19 comentarios:

  1. La canción “Another Brick in The Wall (Part 2)” figura en casi todas mis listas de reproducción. Si ya el videoclip promocional del tema es una auténtica joya, la película “The Wall” que Alan Parker dirigió en 1984 es un tesoro. Y ahora voy y entono: “We don´t need no thought control”
    ¡Rocanrol!

    ResponderEliminar
  2. Rock and roll!! Besos. Maite

    ResponderEliminar
  3. Nino, asumo que ayudó mucho para que no fuera más duro y letal el rechazo, el amor de tu madre. Qué triste que, aún, haya "pedagogos" que sean rectilíneos en educación, y no aprecien la diferencia, como propia del ser humano, y actúen como en tu caso de manera tajante, negando la educación para quien asumen como subnormal, cuando es sujeto tan humano como los que se asumen normales. MI aprecio siempre. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos:
      Gracias por tu comentario y por tus palabras de aprecio hacia mi madre.
      Sí, me ayudó mucho. Por ejemplo: en enseñó a particionar el tiempo. A no entender la mañana en la escuela como un todo, sino que a dividirla en sus horas de clase, la media hora de recreo, los descansos… y así la jornada escolar no se me hacía tan larga.
      Un abrazo refrescante, Carlos.

      Eliminar
  4. Pues bien venido al club de los despistados y de las madres guerreras, me suena mucho.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Erik:
      La pertenencia a ese club distinguido es otro aspecto que nos une.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  5. Lo de poner etiquetas se nos da muy bien a la humanidad... y hoy en día, solo nos falta llevar una chapita definiendo nuestra personalidad. Ay, esas madres coraje, la mía también tiene su episodio, ja, ja, ja.
    Buena música, amigo mío.

    Mil besitos con mucho cariño y muy feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Auroratris:
      Fíjate en lo acertada que estás en tu afirmación, que ya ves que la interrelación en las Redes Sociales se sustenta en el uso de esas etiquetas #. El aprecio o el desprecio se adjuntan con ellas. Hoy en día la reputación personal o laboral depende de la manipulación de un etiquetaje caprichoso frente al que no te puedes defender.
      Un abrazo refrescante, amiga.

      Eliminar
  6. La famosa canción de Pink Floyd acompaña muy bien a esta entrada, con la que concuerdo con énfasis.
    Tu madre tenía mucho mérito, sus actos merecen tu recuerdo. Estuvo contestataria ante esa gente mediocre, de las que pretender imponer su mediocridad.

    Es mejor ser una inadaptado, con todo el costo que tiene, que ser uno más de un sistema, que ser otro ladrillo más en la pared.

    Saludos, estimado Nino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Demiurgo:
      Cuando se publicó el disco “The Wall” esta canción fue un pelotazo. No entendía su letra, sólo me quedé con el “gui don nid nou edukeison” y el “tichers liv de kids alon”. Luego, me dejaron el lp y traduje a mi manera la letra. Con la película de Alan Parker aluciné, había partes que parecían sacadas de mi vida escolar.
      Menuda era mi madre: nada ni nadie se le ponía por delante a la hora de combatir la injusticia.
      No elegí ser un inadaptado, me forjaron así al igual que a otros los hornearon para ladrillos.
      Gracias por tu comentario, Demiurgo. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Lárgate a escribir con ganas no con miedos

    ResponderEliminar
  9. Sabes a fin y al cabo tú llegaste a ser profesor , pero yo una simple dependienta en una librería.
    Yo de pequeña fui a clases especiales , ya que yo iba un poco más lenta que el resto de mis compañeros de clase.
    Poco después mi profesor de lengua estando en 4 de la EGB descubrió que yo era dislexica, y tenía la memoria como los peces , así que soy como "Doris"la de buscando a Nemo.
    Muy buena tú entrada , podríamos formar un grupo de inadaptados intelectuales , y a los que nos marginan por ser diferentes que les den por donde amargan los pepinos he dicho , besos de flor....¡¡¡Rocanroleo, Maramiau!!!🤗😋💋🌺

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marramaniaú, Flor:
      Pues ya tenemos más cosas en común: también he trabajado de dependiente en una librería.
      La dislexia condiciona o ha condicionado a un alto porcentaje de personas; siempre me pareció un abuso el que se equipararan esos despistes gráficos con faltas de ortografía, dado que la dislexia afecta a la colocación de las letras no a la escritura de una palabra.
      Estudié Filología como podía haber sido Arqueología: por curiosidad. Cometí un gran error al hacerlo. Fue un recurso para evitar hacer la mili.
      No creo que seamos inadaptados, fuimos (somos) desechados por el Sistema. ¡Que les den pepinos amargos por su desdén!
      Nunca se me ofreció una posibilidad de adaptación al sistema educativo. Ningún maestro o profesora me dedicó su atención docente; sí que hubo a los que les caí en gracia y me aprobaron asignaturas en las que no se molestaron en probar otra metodología didáctica. Gracias al esfuerzo de mis padres crecí tranquilo, ellos se desvivieron para que a su hijo no lo destrozara el sistema por ser “diferente”.
      Un abrazo rocanroleante, Flor.

      Eliminar
  10. Mi querido amigo, admiro en ti tu fabular amable, valiente, genuino. Gracias por hablarnos de tu historia, que también es la historia de muchos, porque por desgracia el "sistema" muchas veces es un necio con cabeza cuadriculada. Al sistema educativo de España nunca le ha interesado los alumnos "personas", sino el resultado estadístico y la apariencia. "El sistema también es otro hipócrita", le escuché decir a mi padre muchas veces. Pesan tanto en nuestra sociedad y aún hoy, ese tipo de enseñanza de mentes cerradas y te entiendo perfectamente y comparto tu idea de no dejarse vencer. Gracias a tus padres (tu madre, mujer con gran entendimiento que supo defenderte y cuidarte bien), tú, ya ves, te has realizado profesionalmente, tienes una licenciatura, y lo más importante, eres una persona "humana", a pesar de todo te mantuviste humano y eso es lo más valioso de tu persona, ( como decía Orwell). Y has llegado hasta aquí y escribes con significados que nos llenan de buena literatura.
    Es un honor para mí leerte, saberte protagonista de tu historia. Nos llenas verdades y ya cada cual que piense lo que quiera... Me gusta lo del "muro", ahí, firme, auténtico. 👏
    Feliz verano, Nino. Que te lleguen cosas buenas, sonrisas... Abrazo! 🤗🙋‍♀️🌞

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mí querida Clarisa:
      Gracias por tu tiempo y tu compañía, ahora y siempre.
      De nuevo comparto plenamente una reflexión de tu padre, en este caso: “el Sistema es un hipócrita”. ¿Qué decir del gobierno actual que pregona un escudo social que sigue dejando fuera a muchos de los necesitados? “Hipócritas”, eso son esos falaces.
      Temo que el sistema educativo sigue oficiando de tamiz social. No dudo que funciona como integrador, pero es ante todo una herramienta de desecho. Antes a los desechados eran expelidos del sistema educativo y volcados al laboral (como se intentó hacer conmigo). Eran otros tiempos en los que se necesitaba una mano de obra no cualificada que ahora ha sido sustituida por la tecnología, salvo para trabajos de explotación (sector servicios). Ahora el sistema educativo funciona como una especie de guardería para jóvenes, ya que lo que cuenta son los datos de escolarización y no el nivel de ésta; y cuando los echan de la guardería, esos jóvenes tienen una titulación caduca desde antes de su expedición.
      Mi realización ha sido personal, no profesional. No tengo profesión, amiga mía. El otro día me la pidieron para un formulario y no sabía cuál poner. Así que me la inventé. Es una larga historia que se resume en que mi vida laboral es de una longevidad infantil.
      He tenido la suerte de vivir la vida como he querido dentro de como he podido. Pero en ese vivir casi me desvivo en excesos y descuidos. Ahora pago en exclusión social las consecuencias de lo que tantos descalificaron como mi “mala cabeza”.
      Para mí el honor es el contar con vuestra compañía. No puedo ocultar, Clarisa, mi aprecio por tu persona y mi admiración por tu personalidad literaria. Te encuentro emocionante en lo personal y fascinante en lo creativo.
      “Lo del muro” es así. Mi añorada madre me enseñó a valorarme, prefiero ser un canto rodado a que me amalgamen en muros de palacios o de catedrales.
      Feliz verano para ti y los tuyos. El mío no está siendo infeliz.
      Gracias por tus sonrisas. Gracias por estar aquí, amiga.
      Salud y suerte, compañera.
      Slava Ukraine!

      Eliminar
  11. Hola mi pequeño Saltamontes , ya lo arregle , internet no lo tengo muy católico , estoy fuera de casa por motivos de un reunión de vecinos la que se hacen una vez al año , en todas las comunidades , cuando vuelva a casa la de Valencia. ,ya te visitaré a tu blog con más calma , vale .
    Dale recuerdo a frambuesa🍓 🍰de mi parte y para ti un !!!Mariachi¡¡¡ Ándele-mi Gato perezoso!!! bien grande .
    Besos de flor🥰🤗🌺
    Cómo no hay frambuesas te pongo un pastel de fresas y una fresa , jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, maestra del kung-fú:
      Confío en que ya esté católica tu conexión a Internet; si no es así, hazte protestante y que tu compañía lo solucione al instante.
      ¡Reunión de vecinos! ¡Qué pereza! Y más con este calor en el que lo que refresca es tomarte un helado, no el escuchar al atorrante de al lado.
      Uno es de natural perezoso y la naturaleza de Frambuesa me vuelve gozoso.
      Saludos de su parte, Flor.
      Un abrazo refrescante, compañera. ¡Tu kung-fú es el mejor!

      Eliminar

Gracias por tu lectura comentada.

Entradas populares