Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

domingo, 21 de febrero de 2010

El premiado fantasma


Me habéis leído defender constantemente la diferencia entre mi persona y mi personaje. Creo que un creador debe ser juzgado como tal por sus obras, y no por su obrar.
Éste es el blog de mi figurante Nino Ortea; su autor no tiene blog, pero sí DNI.

También defiendo la igualdad de todas las personas ante la Ley. Sin que el apellidarse “Borbón” u ostentar un cargo público los inmunice ante la Legalidad.

Pero, seamos justos, todos prejuzgamos. La posición social o el atractivo personal del ponderado inclinan la balanza de la ciega Justicia. Si un niño aquerubinado se acerca a nuestra mesa, le acariciamos la cabeza; si lo hace un niño rumano, nos quejamos al camarero. A un rico de comportamiento asocial se le proclama “excéntrico”; a un pobre, “loco”. A mi persona la denostan de “rara” y a mi personaje de “bohemio”.

Todos enjuiciamos; al igual que todos tenemos un pasado.
Lo mismo que Polanski, yo también pagué para evitar repercusiones legales de una acción penada como delito. A diferencia de él, ningún fiscal me buscó tras el pago.
El abuso del que se le acusa es nauseabundo y NUNCA debería prescribir. El que un adulto de 43 años viole a una niña de 13 años, no tiene ningún tipo de justificación. Eso no lo hace un genio, lo hace un monstruo.


Ayer, sábado 20 de febrero de 2010, Roman Polanski recibió el premio Oso de plata por su trabajo en la película The Ghost Writer. El jurado presidido por Werner Herzog supo distinguir entre la persona y el personaje.
El ciudadano Roman Rajmund Polański debe afrontar la consecuencia de sus hechos. Y ser juzgado sin prejuicios ni prebendas. Su extradición para ser sentenciado debe ser decidida en base a las pruebas y leyes; y no enturbiada por premios o falacias.
Admiro a Polanski. Deploro el crimen del que se le acusa.

©Nino Ortea. venyenloquece@hotmail.es Gijón. 21/II/10