Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

martes, 4 de junio de 2013

Caprichos del destino.



El otro día, por casualidad, un amigo me comentó que su madre había leído uno de mis cuentos fantasmales. Lo de “fantasmales” adjetiva su temática, no su autoría o existencia. El caso es que, casualmente, la señora se había encontrado el borrador de uno de mis relatos y lo leyó de principio a fin, parece ser que le gustó: le pareció una historia ingeniosa y divertida –filius dixit–.

Un acto fortuito, sacado a la luz de manera aleatoria, se convirtió en transcendental, ya que me ha animado a persistir en esta necesidad de escribir.




No faltan quienes aseguran que todas las cosas tienen un porqué, no es por casualidad que hoy no soy uno de ellos.