Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

jueves, 2 de abril de 2015

Este jueves, un relato: un mundo de sensaciones...



Este jueves es Casss quien, a través de su blog El balcón de Casss, nos propone un nuevo tema para un relato en 350 palabras: “un mundo de sensaciones, sonidos plenos de olores, onomatopeyas y colores”.

En el texto que hoy comparto, continúo los alborotos de Maximino Danonino en pos del amor de Pandora Embrujadora. Aquí tenéis un enlace con otros encuentros trapisóndicos de estos personajes.






Gracias por tu inspiración, Casss.




De rodillas y callado, pasaba como uno más del rebaño de fieles congregados alrededor de mi otrora hogar y ahora lugar para rogar. El disfraz de danonino me daba el aspecto del pollino a lo Pollock que complementa todo portal divino; y hacía que, en ese jueves santo, encajara para mi espanto en aquella conmemoración de una última cena que supondría mi primer bocado caliente.

¡!Grupp, grupp!! El ruido delator de mis tripas desvelaba mi pasión al ver a las monjas preparar torrijas,



Por suerte, tenía cerca dos huraños que además de gritones eran tacaños: debían de haber comprado sus audífonos en un bazar chino, o desayunado altavoces con café capuchino. Gracias a los gorgoritos de esos cantamañanas supe qué había llevado a que mi caseta se conventeara de hermanas:

A una de las devotas congregadas para solicitar la excomunión del obispo por la expulsión de las monjas, le entró un apretón de los que llevan al sofoco si pospones su deposición. En tal situación de apuro entró cual canguro en mi hogar oscuro, por la ventana solapada tras mi escapada.

¡¡Kataplofff!!


Luego de dejarse seis dientes en la caída y dos kilos en el inodoro, la dama recuperó el decoro y se puso a buscar por el retrete un rollo de higiénico papelete. Imagino que intoxicada por los efluvios de sus diluvios, la desfajada evacuadora empezó a gritar que se le había aparecido La Salvadora.


A sus gritos acudieron devotos del Santo Suplicio, a los que el hedor del servicio empezó a sacar de quicio. Perjudicados por la emanación y buscando salir de la habitación, los cofrades proclamaron como anunciación lo que es un mero manchón, al identificar como señal de divinidad lo que es una marca de humedad.

El listo del obispo no tardó ni un segundo en declarar la santidad del borrón, sugiriendo a las monjas sin convento que encontraran provisionalmente allí su asiento, a la espera de la aprobación romana sobre la mancha.


¡¡Ring-ring!! El sonidillo de mi telefonillo anunciaba que Pandora era mi llamadora; por lo que, cual el picapedrero amo de Dino, este danonino gritó:

¡¡Yabadabadú!!

42 comentarios:

  1. Jajaja, un encuentro lleno de aromas...

    Me encanta tu humor y tu gran imaginación, lo hace todo muy original.

    Menos mal que te salvó Pandora de ese montón de efluvios, que si no... te veo de fraile :)

    Muchos besos, Nino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Carmen:
      Encantado de encantarte; y esto no lo imagino, lo rubrico y firmo.
      Sí, fue un encuentro de lo más aromático, ya que no romántico: pero lo de unir monjas y convento, sonaba a peli “s” de las antiguas, y yo no soy ése que resuena en mis coplillas.
      Sí, la aromática Pandora volvió a sublimarme en mitad de aquel atufillo; aunque aún recuerdo las miradas golosas que me liberaba una tal Sor Presa.
      Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
  2. Escatológica madrugada la mía, al pillar mi cel y leerte xD!!!!!!!!!
    04:45am y pensando en la mancha.....

    ......SHIT!!!!
    xD!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Nicky:
      Confío en que tu mañana se volviera más lógica tras pillar tu cel y leer textos menos deslucidos.
      Mi tarde se ha vuelo más enloquecedora después de leerte; de hecho estoy pensando en acercarme a la ancha de la mancha de decora el techo de mi lecho y masticar más de sus honguitos que me hacen ver hombrecitos.
      Un abrazo de los de lazo, Nicky.

      Eliminar
  3. Ayssssss esas tripas como resuenan jajajaja y tanto o mas que con gritos jajaja.

    Viva el buen humor que no decaigan en Semana Santa las risas.

    Un beso con sonrisas jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, María:
      Pues sí, lo del corazón delator lo dejo para manuscritos hallados en una botella (sin picos, que escribiría Nicky) y otros poeMarios; lo que delata mis pasiones es de la tripa sus vibraciones.
      Basta que quiera parecer elegante y fino al aceptar comer caviar con pepino, para que mi intestino proteste ante mi desatino.
      El buen humor y el buen amor deben ir de la mano: amo lo que escribo y adoro lo que me escribís, mi risa es una muestra de la celebración de nuestro venir y enloquecer.
      Un beso con cosquillas, María.

      Eliminar
  4. JAJAJA.... sí que has entrado en tema, con ese humor y desenfado, que creo, te caracteriza.
    Con entusiasmo rebuzno: "mi reino por una torrijas!!!!" y un buen aplauso para tu relato.

    Besos y muchas gracias por tu participación tan intensa...! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Casss:
      Soy tan débil como curioso ante las tentaciones; y más cuando rezuman libertad.
      Tu proposición, abierta y sugerente, me ha llevado a la recaída, Casss; ya que me había propuesto no seguir serializando un relato con cada jueves de compañerismo (me parece que se aleja del espíritu de la convocatoria)
      Como buen hijo de godos me uno a tu propuesta y rebuzno goloso el eco de tu petición.
      Las torrijas nos las repartimos, las gracias son todas tuyas: tú teb las mereces todas, para mí ha sido un placer.
      Un barzo, Casss.

      Eliminar
  5. Su texto es tan irreverente como divertido, Sr Ortea. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Ángela:
      El tono irreverente es tan inconsciente como el divertido perseguido. Feliz viernes.

      Eliminar
  6. Jajajaja! Nadie se salva de apuros tales, lo admirable, es que te de tela (o papel, dado el caso), para construir una historia tan divertida. A mi me gustan estas historias secuenciales, que a pesar que el tema propuesto vaya variando, nunca falta oportunidad para ir hilando tramas con personajes y situaciones a las que uno se va familiarizando. Mi hija (la Loquita) adopta esta costumbre... claro, cuando le pinta participar.
    Besos y aplaudo sonoramente (plas plas plas!) tu originalidad y buen humor!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, sonriente Gaby*:
      Ya sabes que los apuros ajenos nos provocan pura risa, de ahí que cual Emperador César escriba en tercera persona sobre mis escaramuzas de primera.
      Tendré muy en cuenta tu opinión y gusto: también me gustan las historias secuenciales (es un gran reto escribirlas y un buen rato leerlas), pero no sé si debería limitar su uso, como hace de manera tan enloquecedora mi admirada “la Loquita”, para así alejarme del abuso.
      Agradezco tu risueño comentario y valoro tu consejo-opinión razonado.
      Un abrazo de viernes, Gaby*.

      Eliminar
  7. Aquí si que se juntaron aromas no muy bien olidos. Y es que con tal de buscar un santo, cualquier cosa.
    Un gran y divertido relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Carmen:
      Pues sí, la verdad es que siempre me ha intrigado como hay personas que hacen fragancia del hedor, y no me refiero al resultante de la falta de higiene. Me llama la atención la gente a la que le gusta el olor de la gasolina, el repollo o el pachuli. ¡Puag, puag! ¡Yo me quedo con la fragancia de unas torrijas al anís o con canela!
      Me agrada grandemente haberte divertido, Carmen.
      Feliz viernes.

      Eliminar
  8. Jajajajajaja no puedo parar de reir!!! Es que tus relatos son desopilantes, pero tan vívidos que uno siente que está allí viendo pasar las cosas. Venir a tu blog es sinónimo de diversión, de saber que voy a encontrar originalidad y autenticidad.
    Me encanta seguir esta historia, que va de a pasos y dejan con ganas de más.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Sindel:
      Me gusta la felicidad, sentirla y compartirla. Dejo para mentes más sublimes y espíritus más vaporosos eso de reconfortarse en la tristeza y la melancolía. Yo prefiero una risa ruidosa a un aria piadosa, por eso lo mío es el ruido del rock y no la música de Handel.
      Me alegra leer cómo sientes tus visitas a este blog, Sindel: gracias.
      Tendré en cuenta tu consejo-opinión, coincidente con el de Gaby*.
      Un abrazo, Sindel.

      Eliminar
  9. De tanto reir m'ha entrat el hambre! Eres puro ingenio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Oriol:
      Gracias, tus palabras tienen el efecto de un desayuno suculento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. jajajja divertidisimo episodio que puede uno imaginar teatralizado a modo de desopilante sainete!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mónica:
      ¡Genial idea! Ahora mismo me pongo a formar una compañía itinerante con mis personalidades diletantes. ¡Con la de tomates que nos tirarán, tendré comida asegurada para una buena temporada!
      Un abrazo cosquilloso, Mónica.

      Eliminar
  11. Relato-comedia muy acorde con la temática, una magnifica aportacion juevera. Felicidades tu imaginación no tiene limites. Imagino las caras de los devotos del Santo Suplicio al llegar ante tal diluvio de emanaciones. ;0)
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Relato-comedia muy acorde con la temática, una magnifica aportacion juevera. Felicidades tu imaginación no tiene limites. Imagino las caras de los devotos del Santo Suplicio al llegar ante tal diluvio de emanaciones. ;0)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Jessy Kan:
      La que es magnífica es vuestra compañía de lunes a domingo.
      Ya que la realidad empequeñece mis posibles, me gusta imaginar a lo grande, con derroche y generosidad.
      Pues sí los adoradores del suplicio se convirtieron en suplicantes de aire puro. ¡De devotos a devolventes en una misma procesión¡ ¿No querían suplicio, o lo imploraban de vicio?
      Un abrazo, Jessy Kan.

      Eliminar
  13. jajajajaajja reir en verso sienta bien. Me encanta el nombre de la cofradía del Santo Suplicio y los personajes tan disparatados de tu relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Rosa:
      Escuchar vuestras risas es la mejor de las músicas. Para otros extreñidos dejo el suplicio de los malditos comentarios sufridos.
      Lo bueno del disparate es que compartimos risas y no disparamos tiros.
      Un abrazo, Rosa.

      Eliminar
  14. Muy buenas las aventuras de Danonino y Pandora. Encantada de volver y leerte.
    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi milady Maduixeta, ¡bienvenida!
      ¿Qué sería de esta república de locura si contar con la frescura de vuestra presencia? Sin dudas, este enloquecido trovador caería en la demencia.
      Encantado de disfrutar de vuestro encanto.
      ¡Bañémonos pues, pardiez!

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Buenos días, Borja:
      Pues sí, es sorprendente; y pensar que todo empezó con una cita de las que no hacen historia, sino que provocan la histeria.
      Gracias por tu visita y comentario, Borja.

      Eliminar
  16. jajajajaja, qué bueno por Dios! qué ingenio a la hora de escribir, además me he reído muchísimo, dos kilos!!! jajajaja. No sólo cómo lo cuentas, que es buenísimo, sino también lo ingenioso de la historia, muy bueno Nino.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Geus:
      ¿Te has reído dos kilos? ¡Jo, pues ya son risas, je je! El ingenio está en quien lee con la mente abierta y con el ánimo renovado,.
      Muchas gracias por tu aprecio y por tu compañía, Geus.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Divertidísimo y aromado relato. Escatológica y disparatada solución al reto propuesto por nuestra amiga Casss que tiene la virtud de arrancarnos la sonrisa, cuando no la carcajada. Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Pepe:
      Sí, la propuesta en libertad de Casss fue inspiradora de este relato caótico. Pocos rasgos humanos hay más hay más caóticos que la risa, que brota de manera incontenible en las situaciones menos inesperadas. El orden está bien para explicar las cosas, no para soñarlas.
      Un abrazo, Pepe.

      Eliminar
  18. ME HA DELEITADO LEERTE
    MIENTRAS COMIA UN CHOCOLATE AMARGO


    TE TRAJE UNO PARA VOS
    DE COLOR BLANCO
    DELEITATE MIENTRAS NOS LEES
    Feliz pascua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Mucha:
      No se me ocurre manera más placentera de comenzar el día que a tu lado y saboreando una onza de chocolate tan blanco como la ilusión inocente.
      Leerte, saber de ti y que estás bien, es siempre un deleite.
      Un abrazo, Mucha.

      Eliminar
  19. Me has jecho reír después de las vacaciones, lo que no es mala cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Tracy:
      Pues sí, es buena cosa: ya que tu sonrisa habla de tu capacidad para el optimismo y afrontar lo cotidiano con ganas, no con resignación. Si la vida se redujera a un trabajo, yo sería un desvivido.
      Un abrazo, Tracy.

      Eliminar
  20. Irreverente ocurrencia a la par de divertidísima...además de muy visual...yo me estaba imaginando la situación y hubiera sido para grabarla...tú lo has hecho con letras de sensaciones....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Irreverente ocurrencia a la par de divertidísima...además de muy visual...yo me estaba imaginando la situación y hubiera sido para grabarla...tú lo has hecho con letras de sensaciones....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Max:
      Gracias por tu comentario.
      Sí, aunque mi relato no tiene propósito irreverente, sino sonriente, me temo que si lo leen en mi cofradía me expulsan de nazareno.
      Normalmente hay un sentido que me dicta al escribir (el olfato, el gusto, el oído...) y en este caso dominó el visual (el olfativo lo tenía desactivado, por eso de los hedores)
      Un abrazo, Max.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.