Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

martes, 22 de julio de 2008

King-Kong, de Peter Jackson




Antes de nada una aclaración. No creo que una obra se enmarque en un solo género, se dirija a un preciso tipo de degustador, o se disfrute de una única manera.
Un proceso creativo es un acto comunicación, y como tal, presenta múltiples interpretaciones.
Todos nos hemos sorprendido al disfrutar de una película por el mero hecho de verla a través de los ojos de otra persona; al leer a un escritor que parece hablarnos de tú a tú; al contemplar un cuadro que parece el vivo retrato de algo que creíamos exclusivo de nuestro subconsciente.
Por eso no pienso que el Arte se deba enseñar a interpretar, sino a disfrutar; por eso el mejor profesor no es el que nos enseña cómo debemos entender un libro, si no quien nos anima a leerlo… Por eso King-Kong es una de las historias de amor más arrebatadoras que nunca he disfrutado.

El mayor atractivo de la versión dirigida por Peter Jackson frente a la original, reside en el peso que le da a la relación afectiva que se establece entre el simio y la mujer. Sin dudas estamos ante una superproducción espectacular, trufada de escenas trepidantes y acción a raudales. Imágenes en las que Jackson da una clase de planificación, montaje y secuenciación.
Cualquiera que haya visto la secuencia en la que Kong se enfrenta a los tiranosaurios ansiosos de devorar a su chica, ha asistido a una lección magistral de Cine. Pero, por fortuna, la peli ofrece algo más que efectos especiales y espectacularidad. Ofrece sentimientos; y aprovechando las virtudes que nos guarda el dvd, te invito a su revisión. 
Comparte su visionado con tu persona especial. Saltaros el principio, la primera hora hasta la llegada a la Isla de la Calavera.

Sí, ya sé que a muchos puristas esto les producirá sarpullidos; pero no sólo tiene su justificación narrativa (la presentación previa de los personajes es redundante, pues éstos se definirán sometidos al contraluz de la sombra del Gran Simio) si no que también temporal (el tiempo ahorrado podéis dedicarlo a hornear un bizcocho, y derretir tazas de chocolate).
Además, si tienes más de treinta años, habrás asistido a alguna sesión continua a la que te incorporaste ya iniciada la proyección, y si perteneces a la generación del vídeo, no será la primera vez que aprovechas la opción del avance rápido. Acurrucaros en el sofá. Verás como te será imposible no identificarte con esa historia de amor loco que ha hecho que me encante que me mientan diciendo que soy muy “mono”. 

¿O acaso nunca te has sentido como Kong, embelesado al ver bailar a tu enamorada?
¿O torpe al comprobar como rechaza tus caricias?
¿Hay sensación más fantástica que la dormir a su lado en tu cueva?
¿O ver cómo lo cotidiano (matar unos murciélagos o dar unos saltos) se vuelve en mágico a su lado?
¿No lo sacrificarías todo por volver a olerla un segundo?
¿Cuántas veces te has sentido un monstruo de feria al compararos?
¿No escalarías un rascacielos o patinarías sobre el hielo más cristalino de su mano?
¿Nunca te has visto convertido involuntariamente en la perdición de quien busca su protección?
¿Y al perderla, no has comprendido lo mucho que la quisiste sin que llegara a saberlo?

Deja de darte golpes en el pecho. Aun estás a tiempo. Invítala a ver King-Kong. Y si al final os sobra chocolate, cubrid con él vuestros cuerpos.

Be Kong, my friend!


Nino Ortea. Gijón, 30-I-07

http://es.wikipedia.org/wiki/King_Kong


http://es.youtube.com/watch?v=2Tt9P2qWfWg&feature=related


http://www.aboyd.com/kong/index.html

5 comentarios:

  1. So that those who will accidentally visit your site will not waste there time with this stupid topics.

    ResponderEliminar
  2. aunque ya lo abia leido, me sigue encantando.
    una de las cosas que nos atrajo de ti desde el principio fue tu tremenda personalidad. pocas personas podrían hacer suyo un mito del temaño de king kong. pocos aficionados al cine, se atreverian a decir que les gusto una superproduccion. y casi nadie desnudaría sus sentimientos en publico como lo haces tu.
    como te comentaba una chica en en correo, no cambies.
    Jorge se esta aun riendo imaginandote con tu vertigo colgado de un rascacielos.
    no se alli, aqui hace ya un calor tremendo. esto parece la isla de kin kong
    sigue refrescandonos el verano

    laura

    ResponderEliminar
  3. Hola, Laura:
    Dile a Jorge, que mi vértigo va en aumento. Pero, cómo no sueño con ser Ícaro, no me preocupa. Vuelvo a tener los pies en la tierra.
    Respecto al calor, no me gusta el verano. Y puestos a sudar, prefiero hacerlo sobre otra piel.
    Si quieres que te refresque, cuando quieras te soplo en el cuello.

    Cuidaros

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.