Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

miércoles, 30 de julio de 2008

Lección de anatomía narrativa08


Top 10, las calles de Neópolis.

Esta sorprendente serie parte de lances ya conocidos. Recurre al obsoleto concepto de DC de superhéroes rodeados de supermascotas, superayudantes y superfamiliares, inmersos en un universo poblado de múltiples versiones de la Tierra en diferentes realidades. La idea de ciudad poblada por superseres aparece en series como Astro City. La estructura narrativa y el enfoque de los personajes son una translación al cómic del lenguaje televisivo de las series policíacas de Steven Bochco.

Lo que diferente a la serie, es su forma de reflejar lo que convierte a un superpersonaje en algo único cuando todos los demás también son superseres. Ahonda en el lado humano del suprahumano, mostrando su temor ante la Vejez, el Alzhéimer, el Sida o su búsqueda de Afecto. Desde perros con cuerpo metálico a androides, obviamente las bizarras creaciones de los mad doctors tenían que vivir en algún sitio, todos muestran comportamiento y necesidades humanas.
Sin rehuir escenas espectaculares, presta más atención a lo cotidiano. El tener que dejar a tu marido en paro al cuidado de tus hijos mientras tú vas a detener al malcriado hijo de un monstruo, antigua estrella de cine, venido a menos por su afición a una cerveza, que bebe de camiones como si fueran botes. Los mismos personajes prestan mayor importancia a su vida diaria y al cotillear sobre su compañera lesbiana y la recién llegada, que a sus, normalmente, poco gloriosas misiones: el usual arresto del científico fabricante de drogas o la típica detención de superprostitutas.

La acción comienza al incorporarse una nueva agente a la comisaría del distrito 10 de Neópolis, ciudad poblada exclusivamente por superhombres. Y es que al final de la 2ª Guerra Mundial, hubo un exceso de oferta de supermano de obra, con lo que los antaño campeones desempeñarán labores menos glamurosas. ¿Tus ojos emanan rayos?, ya no serás Cíclope sino que freirás hamburguesas; ¡posees hipervelocidad?, olvídate de Flash, repartirás pizzas, eres ciego, adiós a Daredevil, serás un taxista guiado por energía Zen.
Obviamente el exceso de cienciahéroes, Moore dixit, provoca una ingente cantidad de superlocos que demostraban su valía atracando al veloz repartidor. Por lo que se decidió crear una ciudad diseñada por científicos nazis y mad doctors autóctonos, donde agrupar a los antaño héroes. Desgraciadamente el boom de natalidad de los 60, provocó la transformación de la urbe en un gueto.

Del arte de Gene Ha, sólo podemos decir que nos ha maravillado. Tanto en las escenas de acción como en las reposadas, utiliza la técnica perfecta. Su uso de todo tipo de plano desde todo tipo de perspectiva, su vasta imaginación que da vida a seres inimaginables, lo acertado de sus caracterizaciones, su gusto por el detalle no redundante, convierten en un placer escaso la lectura del tebeo.
Sólo nos queda esperar una necesaria edición de estas series en nuestro país. En un correo de Conan el bárbaro se anunciaba una futura edición de The League of Extraordinary Gentlemen, a la que esperamos que sigan las restantes. Mientras tanto tan sólo un consejo:
¡Tened cuidado ahí fuera!

Nino Ortea 15-XII-99

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.