Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Recomencemos



En su comentario para mi anterior entrada, además de compartir ánimo y esperanza, Recomenzar partía de las últimas palabras de mi texto para desarrollar un poema arrebatador.


Me pareció una muestra de cariño y aprecio, a la que intento no desmerecer con las líneas que siguen.

Considero necesaria una indicación: siento que estoy enamorado de una misma mujer encarnada en cuerpos diferentes, de ahí el título “Recomencemos” que a su vez es un guiño a la que ha sido mi musa para la escritura del texto.

Gracias, Recomenzar.



La vida de sus labios
La miel de sus caderas
el goce infinito que fue verla....
No llevaba pintura alguna
su cara sin edad
reflejaba lo que yo quería ver y sentir
Tanto la había esperado
que no supe cómo reaccionar..
.o mejor dicho sí lo sabía.....
La había soñado sin conocerla....
sus caderas breves y sensuales su comportamiento de niña....

RECOMENZAR19 de diciembre de 2014, 14:08




…Y ahora la veía como salida de un sueño, bajo la luz de un sol de invierno que la seguía, envidioso, desde la ventana, en un intento fatuo de difuminar con su reflejo el brillo de mi ensoñada.

Desde la distancia, percibí que su piel sudada olía a pasión y sus cabellos despeinados a libertad.

Me sonrojé cuando me pilló observándola directamente, mientras ella canturreaba una canción de la que ojeaba algún libro.

De vez en cuando, miraba en mi dirección de la que ojeaba los estantes donde se agolpaban unos libros tan ansiosos del toque de sus manos que se desmallaban con ella sólo rozarlos.

Con un suspiro rompí el silencio que reinaba en la biblioteca, al salpicarme el azul de sus ojos bravos y frescos.

Ella sonrió, guardó un libro y caminó en dirección a mi sitio.

Señalando al paquete de tabaco que tenía sobre la mesa, me preguntó si me apetecía compartir un cigarrillo.



Un aroma a pasión y libertad impregna el libro que robó para mí en la biblioteca, libro que aún ocupa el lugar en el que lo dejó en la mesilla de noche antes de irse aquella madrugada.

16 comentarios:

  1. se sentaron
    charlaron y sin sentirse
    planearon...
    volverían a verse.
    Su mirada se perdía en ella
    como si solo ella le interesara....
    a pesar del lugar estar lleno de almas.
    y silencios ...de libros dormidos en los estantes.
    Libros que nadie más leería,ya que casi todos vivían prendidos a un internet sin páginas.
    Hablaron,rieron mientras fumaban el aire que compartían

    CONTINUARA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Recomenzar:
      En primer lugar volverte a agradecer tu generosidad e inspiración.
      En segundo lugar reseñarte una coincidencia, “Continuará” es el título de una columna que escribí hasta hace poco tiempo para una revista de cómics, quizá ha llegado el momento de recuperarla pero asociada a otras percepciones.
      Por otro lado, creo que vivo una relación de continuará con una esencia de mujer eterna que se encarna en diferentes mujeres, diferentes en lo físico, pero mujeres bravas, de físico sugerente y mente sugestiva. Entre entrega y entrega de la historia, vivo entregado a su recuerdo.

      Los libros impresos tienen ese componente de “continuará” del que carece su edición digital o en ese “Internet sin páginas” que mencionas. Muchas veces valoro un libro por la obra que contiene, pero lo que convierte a ese libro en algo vivo son los recuerdos que guardan sus páginas. Sé que tengo un problema de “acumulación”, me cuesta desprenderme de los objetos y paso por periodos en que ese guardarlo casi todo me preocupa. Tengo cajas llenas de libros, revistas, recortes, vinilos, casetes… estantes rebosantes de libros, revistas, cds, dvds, catálogos, folletos… pero esas cosas cosen mi vida, le dan continuidad. Continúan contándome el momento en que las compré o me las regalaron, la emoción al leerlas o verlas, la compañía que me transiten al hablarme de personas que ya no están.

      Supongo que esta mañana de Navidad me he vuelto a despertar tras haber recibido la visita de “El fantasma de los tiempos por llegar” y que me aferro al recuerdo para evitar convertirme en lo que temo ser desde hace tiempo.
      Un fuerte abrazo, Recomenzar.

      Eliminar
  2. Nino
    Ella nunca se fue.
    Vos diste la vuelta de la esquina y te fuiste...
    olvidándote de ella....
    Ella esta Intacta tal cual la creaste con tu mente. En el mismo lugar
    con el mismo aroma a......

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Buenas tardes, Recomenzar:
      De nuevo gracias por la manera en que amplías mis fantasías.
      Tus palabras encarnan el aroma a flor silvestre.
      Un cálido abrazo, Recomenzar.

      Eliminar
  4. Muy bellos versos de Recomenzar, gracias por compartirlos, Nino.

    Ella sonrió y se acercó a tu lado para aspirar el sabor que desprendía el aroma de tu cálida mirada, la que ella te provocó con su dulce caminar.

    Muy bella tu entrada, amigo Nino.

    Porque el mundo bloguero es como una familia unida en la que estamos enlazados entre letras y amistad, por eso mismo, no puedo dejar de desearte unas felices navidades llenas de amor, paz y felicidad y que el nuevo año venga lleno de nuevos proyectos y deseos cumplidos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, María:
      Muchas gracias por tu comentario y tus buenos deseos.
      Confío en que el año que está por llegar sea menos áspero que el que se está acabando, aunque para ello sea también más aburrido.
      Te deseo lo mejor, María.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Nino,
    Pido perdón por la demora en visitar tu morada.
    el caos de mi vida se ha vistos acentuado por los festejos del solsticio de invierno,
    y debo estar tan caótica que me había perdido la nueva y encantadora entrada de tu blog.
    Veo que la visita a la biblioteca te deparó bellos instantes,
    compartidos magistralmente con Recomenzar.
    Es un placer leerte.

    Feliz Nochebuena, Sir Nino
    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Maduixeta:
      No me pidas lo que no te puedo dar, y es que no hay nada que perdonar y sí mucho que agradecerte.

      Si vivir la vida en libertad es un pecado, merece la pena vivir lejos de El Paraíso. Ya se ocupa El Purgatorio de "Las redes sociales" de mortificarnos con sus falsedades y modismos. Desde que dejé la escuela, sólo leo obligado los certificados médicos y algunos documentos oficiales. El resto lo leo por placer, y me placentea leerte aquí o en tu blog. No voy a negar que a mi lado narciso le encanta contar con el ingenio de tus comentarios, pero lo importante es saber que estás bien, menos caótica pero igual de natural.
      Me gustan vuestros comentarios, ellos me hacen más persona involuntaria y menos personaje voluntario. Hasta el punto de que leer las bellas estrofas que había escrito Recomenzar me llavó a cambiar el desarrollo que había pensado para mi ensoñación bibliotequera. Lo que me sorprende como autolector de este blog, pues sé que Nino Ortea valora más su palabra que yo un billete de 500 euros.

      Feliz Navidad os deseo, Milady Maduixeta.
      Confío en que esa lluvia de besos haya impregnado su despertar.

      Eliminar
    2. Buenas tardes/noches, Nino,
      me encanta el desarrollo de tus aventuras en la biblioteca.
      Leer es uno de los mayores placeres, solo superado por leer versos en la piel de la persona amada o escribir poemas con la punta del dedo sobre su espalda.
      Mi lado narciso también se siente encantado de que te guste que nos leamos sea en tu casa o en la mía.

      Gracias por sus palabras y sus buenos deseos Sir Nino, siempre es un placer sentirlo cerca, leerlo inspirado.

      Una lluvia de versos y besos que inspiren su productiva imaginación.

      Eliminar
    3. Buenos días, Maduixeta:
      Hay quienes necesitan cruzar océanos o atravesar desiertos para sentir la aventura de vivir, a a otros nos basta la brisa fresca de la costa o callejear sin dirección para vivir aventuras.

      Leer es uno de los placeres más liberadores, quizá por eso su disfrute está tan censurado: ya desde la escuela no nos enseñan a leer en libertad, sino de manera acondicionada por una lectura guiada; en la adolescencia se nos exhorta a que abandónenos los libros que nos atraen (nada de historias de vampiros, sociedades distópicas o pasiones desbordadas; eso no es literatura, es basura) para que nos desmotivemos leyendo lo que no nos interesa; luego, ya adultos, el leer una novela se asocia en nuestro recuerdo a una imposición escolar ante la que nos rebelamos y convertimos los libros en objetos totémicos.
      El encanto de la lectura compartida de blog a blog oscila entre lo sugerente y lo sorprendente. Al leer tu blog, tus textos me sugieren recuerdos de sensaciones vividas y la posibilidad de vivir otras nuevas; también me sorprende la manera en que me identifico con lo que siente o ensueña una persona que vive una vida distinta a la mía. De tus comentarios me gusta la complicidad que transmiten y ese opinar sin prejuzgar.

      Una suerte compartir el paseo por el laberinto creativo a su lado, Milady Maduixita. Su compañía aviva mi ánimo.
      Empapémonos en esa lluvia que fluirá en un caudal de palabras.
      Feliz domingo.

      Eliminar
    4. Buenos días, Nino,

      Nada mejor que el sistema educativo para acabar con el deseo de leer y vivir las aventuras a través de las páginas de un libro, entre las estrofas de un poema o en el aroma del papel impreso.
      Cuando era adolescente leía todo lo que caía en mis manos y una vez que empezaba un libro tenía que acabarlo aunque me hubiese defraudado.
      Con el paso de los años me he vuelto menos exigente conmigo y si un libro no me atrapa, le doy un beso y le digo que ya nos encontraremos en un futuro, cuando haya cambiado (por supuesto yo, el libro no suele cambiar je je je).
      Hay libros que he retomado y disfrutado unos años más tarde y otros que continuaban siendo incompatibles conmigo. Ahora ya soy demasiado mayor para leer por obligación o sin emoción, así que leo por puro placer, viviendo el libro intensamente...... y lloro y me río y me enamoro y me desenamoro y me enfado y protesto...... al ritmo de las historias, al ritmo de sus personajes.

      Leer los blogs de otras personas hace que tu lado empático se haga más patente, que compartas experiencias, sentimientos, sensaciones, letras...... o simplemente belleza.

      Me gusta tu blog y tus comentarios, siempre me haces reflexionar como en un sueño, no sé como explicarlo.
      También me gustan tus visitas y tus siempre amables y buenos comentarios.

      Me encanta la lluvia y mojarme con ella.... y si esa lluvia es de palabras y compartida, mejor que mejor.

      Feliz lunes, Sir Nino

      besos

      Eliminar
    5. Muy buenas, Maduixeta:
      Sí, la verdad es que es bastante desolador el efecto desmotivador que tiene el sistema educativo sobre el interés por la lectura; más allá de lo cuestionable de las obras seleccionadas destaca el que no te dan libertad de opinión sobre lo leído. Quizá en los estadios iniciales sea comprensible una lectura normativa, pero alcanzada una edad no tiene sentido y menos cuando tu opinión no busca desmerecer la obra, sino aclarar que no te gustó.
      Recuerdo que en primero de carrera había una asignatura “Crítica literaria”. La primera lectura obligatoria era “Crónica de una muerte anunciada”. El profesor preguntó quién la había leído, me pidió la opinión y le dije abiertamente que no me había gustado. Me interrumpió para dejar claro que cuestionar la valía de las obras aconsejadas era una muestra clara de que no se habían asimilado los conceptos impartidos en la asignatura y, por lo tanto, causa de suspenso.
      Ya en tercero, en una asignatura centrada en la literatura británica del siglo XXI, la doctora que impartía el curso me suspendió por mi incapacidad para abordar una perspectiva femenina a la hora de valorar el monólogo de Molly Bloom que cierra el “Ulysses” de Joyce. Al año siguiente, esa misma librepensadora me prohibió hacer un trabajo sobre el “Wilt” de Tom Sharpe por ser un best-seller. ¡Tremendo!

      Desde siempre evito en lo posible hacer lo que no me apetece, eso explica mi notoriedad como vago. No recuerdo haber visto una película hasta el final si no me interesaba bien la peli, bien la compañía. Lo mismo ocurre con libros, tebeos o artículos; en cuanto me dejan de interesar los poso y rara vez los retomo. Sin embargo, me gusta revisionar pelis y releer libros; es entonces cuando me fijo en detalles narrativos.

      No suelo leer blogs ajenos. Me gusta leer el tuyo. Usas un lenguaje muy expresivo y tus textos son concisos. Además, incluyes obras de otros autores que han escrito sobre sensaciones parecidas a las que te impelen en ese momento, en un acto de generosidad que me sorprende (yo soy yo y mis circunstancias) Tus comentarios transmiten un interés por lo leído y complicidad para con el autor, es un verdadero placer leerlos y continuarlos.
      También me gusta la lluvia, aunque la prefiero si no viene acompañada de viento frío. Imagino que el ser un norteño hace que la humedad en el ambiente sea imprescindible en mi respirar. Lo malo de la lluvia en la ciudad es la pésima educación de los urbanitas con paraguas.

      Un placer caminar ocasionalmente a tu lado bajo esta lluvia de palabras, Maduixeta.

      Eliminar
  6. Felicidades Nino, que tengas toda la dicha del mundo. Me encanta Recomenzar.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Karin:
      Gracias por tu visita y por la generosidad de los deseos que compartes en tu comentario.
      Sí, es un placer leer a Recomenzar y una suerte contar con su compañía.
      Te deseo un 2015 dichoso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Buenas tardes Nino,

    Una de las mejores cosas de hacerse mayor es que puedes hacer más cosas, como la lectura, por el simple placer de hacerlo sin ninguna obligación. Así que estoy de acuerdo en que la lectura es un placer y una equivocación imponerla. Con la imposición solo conseguimos desanimar al posible lector que llega a sentir la lectura como un arduo trabajo.
    Gracias por tu buena opinión sobre mis entradas al blog, me alegro que pasees por el y lo encuentres agradable, por lo menos. La calidad de mis entradas suele venir de mano de los poetas consagrados a los cuales les tomo prestados sus versos para acompañar bellamente mi letras que son destiladas, de momento, mayoritariamente por la pena de un corazón triste.

    A mi suele gustarme la lluvia de primavera, cuando no hace frío y la lluvia refresca y aviva los colores.

    De tu mano se hace ligero y agradable el paseo por las letras.

    Feliz tarde y si no nos leemos Feliz 2015, en el cual espero que sigamos leyéndonos.

    besos mil

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.