Para saber más sobre «LA GATA VIO AL ASESINO» sólo necesitas pulsar en la imagen superior.

lunes, 16 de abril de 2018

A veces nieva en abril, aun así es primavera


Quizá la primavera se ha pasado de moda, como las americanas con hombreras o las inglesas sin tatuajes.

Quizá la primavera se ha pasado de largo; por lo que no debemos quedarnos cortos al venir a buscarla, fuera de los escaparates y dentro de nuestros corazones.

Quizá la primavera se sintió timada como una “prima” a nuestra vera, al sufrir que la usábamos para vestir a la moda y que no la aprovechábamos para sentirnos cómodos en nuestra piel.



Junto a ti he comprendido que cuando el desánimo deja de invernar en nuestro ánimo, Sidonie, llega la primavera. El deshielo comienza si permitimos que nuestro sentir se temple con esperanza, si dejamos que brote el fruto del afecto sobre una cotidianidad escarchada por la desconfianza. Tal y como canta Prince, a veces nieva en abril, aun así es primavera. A veces la vida no nos da lo que esperamos, aun así es vida.



Yo, que soy otoño, me siento primavera al pensar en ti.

Afuera llueve y sopla el viento, en mí no hay lágrimas y el aire templa mis pulmones.

Allí, puede que aun anide el invierno; pero aquí ya es primavera. Tú encarnas el entretiempo que disfruta mi ánimo, tú me ayudas a encontrar la razón para las nieves de abril.

30 comentarios:

  1. inglesas sin tatuajes? yo pienso que mas bien seran ingles sin tatus,porque inglesas con tatuajes hay todavia muchas,jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Antonio:
      Lejos están los tiempos en los que la férrica Margarita Maestra encarnaba la proverbial belleza de una pieza de las hijas de Albión. Quizá el declive comenzó con las descarriadas de las Spice Girls, todas llenas de tatuajes y anillos cual corsarias patibularias.
      Un abrazo, Antonio.

      Eliminar
  2. Ahí no coincidimos, Nino, yo soy muy de verano.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, solariega Ángela:
      Entiendo que te guste el verano, es más: imagino que para la mayoría de personas es la estación favorita del año. Creo que en mi caso, al no contar con un trabajo estable, no lo asocio con un periodo vacacional; y, por otro lado, en verano afloran exponentes de la vulgaridad humana que me sonrojan: la tendencia hortera en el vestir, el carácter gritón para comunicarse, comer sin modales... ¡Salgo a la calle y parece que estoy en un mundo de cernícalos!
      La primavera y el otoño, por el contrario, me parecen épocas humanas. el invierno, un infierno.
      Feliz tarde, Ángela.

      Eliminar
  3. Yo tal vez sea de otoño, pero podría cambiar de opinión.

    Describís una primavera que tarda en manifestarse, como símbolo de las emociones, le atribuís que no se note al desánimo. Y tiene sentido como lo planteas. Una verdadera prosa poética.
    Sidonie es tu musa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      Gracias por tus perennes palabras de aprecio hacia Sidonie. Ella, que es muy suya, aparenta no haberlas leído, de ahí que no te conteste; pero yo, que soy muy suyo, siento que se ha vuelto más pizpireta al leerte. De hecho, lleva un rato escuchando a “No lo soporto” mientras busca vuelos directos desde Ninópolis hacia Hurlingham.

      Ya fuera de toda broma, aprecio tu lectura sentida de esta entrada. Sí, aciertas en el paralelismo que intento establecer entre las estaciones meteorológicas y nuestros estados de ánimo. Gracias por hacerme saber que logré transmitirlo.
      Un abrazo, Demiurgo.

      Eliminar
  4. Yo como no inicie pronto la primavera y con ella el buen tiempo y las cálidas temperaturas... tendré un mal humor que ufffffffffffffffff... jajajajajajajaja!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encumbrados Cronos y Eolo:
      Déjense ustedes de hacerse los endiosados, que uno puede sobrellevar este abril de lluvias y fríos, pero saber que Alma está a punto de perder su humor es algo que hace que me rafaguee, me empedrisque y me granicee. ¡O hacen ustedes algo que aparezca su prima Vera, o me subo al olimpo y los pongo a pintar nuestro cielo de azul y nuestras noches de esperanza!

      Un abrazo cálido, alegre Alma.

      Eliminar
    2. Ainssssssssssssss Nino... no imaginas qué sonrisa me has provocado al leer tu respuesta!!
      Ya sabía que sos un hombre especial, pero no dejas nunca de sorprenderme... gracias por estos instantes llenos de cálido afecto.

      Besotes!!!

      Eliminar
    3. Buenos días, sonriente Alma:
      Gracias. Tu compañía, ya sea sonriente o silente, es siempre la mejor recompensa.
      Parece ser que los endiosados nos han escuchado y han permitido que nos visite la primavera. Aquí hace un día de lo más esperanzador, confío en que allí también os cubran cielos azules y os bañen vientos cálidos.
      Un abrazo para todas las estaciones, Alma.

      Eliminar
  5. Nino, amigo mío... me ha encantado tu entrada... me he visto luciendo un solazo y es que yo resucito en primavera... Y es precioso que te sientas así... florecido de sentires.

    Mil besitos para tu inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, encantadora Auroratris:
      Eres una persona lúcida y lucida, no me extraña que a tu paso brote la frescura. Y no exagero, así ha sido: ha bastado que sembraras tu comentario para que floreciera la primavera.
      Un abrazo fresco y soleado, compañera.

      Eliminar
  6. Tu prosa parece un bello poema, un maravilloso canto a una primavera que hay que sentirla en el alma para comprenderla.
    Y según voy leyendo, ya sabes que no solo lo hago en esta entrada, sé que ha sido un placer encontrarte.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, atenta Kasioles:
      El placer suele llegar de la mano de la suerte, como una caricia del destino. Un doblar una esquina, presionar sobre un vínculo u hojear un libro pueden ser hechos casuales que se confirmen como venturosos. El placer suele consolidarse ante la inteligencia para escuchar a nuestros sentidos, el placer se da en personas que se escuchan sin desoír a otros, que se ven en el reflejo de acciones de otros, que se leen en palabras escritas por otros...
      La búsqueda del placer en lo sencillo, acogerlo en los actos cotidianos, es el aprendizaje más humano que nos proporciona la escuela más importante: la de la vida. Encontrar el placer que nuestros semejantes impregnan en los actos generosos que nos regalan, es el estímulo que nos aleja de la tristeza. La mirada alegre de un niño, la expresión sonriente de un anciano, las palabras animosas de una madre, los comentarios amables de una desconocida... son, entre otros actos humanos, lo que hacen sentir el placer de la vida.
      Gracias por el placer que me proporciona el que nos permitas leerte en tu blog. Gracias por regalarme el estímulo de tus palabras comentadas. Gracias, sinceras y sentidas, por acoger mis ficciones y hacerlas realidad en tu fértil imaginación, Kasioles.
      Os deseo lo mejor a ti y a los tuyos.

      Eliminar
  7. No, la primavera no pasa de moda, es la estación, junto con el verano, que más me gusta; pero si es verdad que donde verdaderamente se debe encontrar es dentro de nuestro corazón, como has dicho tú de esa manera tan bonita.

    Me encanta como has descrito ese deshielo. No siempre tendremos lo que esperamos, pero como dices… Aún así puede ser primavera.

    Qué bonito es que te sientas primavera con Sidonie. Qué bello final... que te ayude a encontrar la razón para las nieves de abril...

    Precioso!! Me ha gustado mucho, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, primaveral Carmen:
      Al igual que la llegada de abril acarrea el fin de los rigores del invierno, tu llegada trae siempre luz y esperanza en el gris de Internet. Brillas con luz propia; y reflejas, de manera generosa, los destellos ajenos. Eres primavera que con tu llegada avivas los ciclos vitales; haces que broten ganas por escribir(te), por leer(te), por agradecer(te)...
      En su fascinación por los fastos de la vulgaridad nuestra sociedad prima que las estaciones del año no sean experiencias vitales, sino campañas de consumo. Desmerecen las modas y las convierten en modismos al convertirlas en tendencias temporales. Está claro que los occidentales hemos perdido el norte al pretender que todo lo que nos rodea está a nuestro servicio, y que incluso las estaciones deben llegar cuando lo marca nuestro calendario.

      La sorpresa es un flujo de la vida. Aunque no toda sorpresa sea grata, sí que cada sorpresa nos enseña algo sobre nosotros y hace evidente que si incluso las estaciones son libres en sus llegadas nunca debemos temer llegar a algo a destiempo. no somos jóvenes ni viejos para aprender. El que un acto sea a destiempo lo marca su carácter inapropiado, no una fecha en el calendario. Suelo decir que todos los días celebro mi cumpleaños. Intento hacer de cada día una experiencia a disfrutar, un misterio por resolver, una caricia por compartir.

      Carmen, contar con tu compañía atenta conlleva el estímulo de saber que lo que intento es compartido.
      Gracias, compañera.

      Eliminar

    2. Que bonitas las palabras que me has dicho… Me hacen mucha ilusión. Tú sí que eres primavera y luz. Siempre con tus escritos haces sentirse bien.

      Pues yo me alegro de que tú no seas así, un consumista; sino que por el contrario tengas unos valores admirables como bella persona que eres.

      Sí, le damos más importancia al tener que al ser, cuando en realidad, tengas lo que tengas, si no eres, no te vale para nada.

      Pensemos solo en las sorpresas gratas, las que llena la vida de ilusión, las otras, las hay a veces; pero no las llamemos con nuestro pensamiento. Sí, se nota que de cada día haces una experiencia a disfrutar, y eso es muy bonito. Me gustan los misterios a resolver y que bello es compartir caricias. Nunca cambies.

      Gracias por tus letras. Un beso enorme, Nino.

      Eliminar
    3. Buenas tardes, ilusionante Carmen:
      La ilusión que sientes es una muestra de tu sensibilidad fértil, con la que das vida a ilusiones variadas. Mis comentarios son un mero apalabramiento de sensaciones, que se convierten en sentimientos si tienen la suerte de ser leídas por una persona sensatamente sensible y locamente perceptiva.
      Mi razón para no ser consumista no tiene su origen en ningún criterio ético, es un mero acto consecuente con mi voluntad. No me planteo los efectos deleznables que el consumismo tiene sobre otros o sobre nuestro planeta, me basta con saber el efecto negativo que tiene en mí. Valoro en gran medida, además, el saber encontrar un segundo uso para los objetos, o el vivir de manera analógica en esta época digital. No hago ningún sacrificio, simplemente no necesito recurrir a lo que me despersonaliza.
      Te agradezco el que opines/sientas que mis textos conllevan disfrute, Carmen. Disfruto escribiéndolos y me anima el saberlos en vuestra compañía atenta. Si algo odiaría es que resultaran aburridos. Cuando me sé desencantado, me alejo tanto de las personas como de mi personaje literario para así evitar resultar tedioso. En esos momentos en los que las piedras se aburrirían a mi paso, me quedo en la cama depurando mi ánimo en soledad.
      Es siempre un estímulo el conversar contigo, Carmen: me ayuda a conocerme; y me reafirma en la percepción de que son muchas las personas excelsas que vivís vidas sencillas que haceís apasionantes con vuestra generosidad.
      Un abrazo cálido, compañera.

      Eliminar

    4. Muchas gracias por tus palabras que siempre son bonitas, Nino.

      Pues es un placer poder leer tus sensaciones...

      Qué razón tienes en que el consumo despersonaliza... Me alegra que no necesites de ello, eso dice muy bien de ti.

      Nunca me he aburrido leyéndote, eres muy ameno e interesante. Un lujo leerte.

      Un beso muy grande, Nino.

      Eliminar
    5. Buenos días, Carmen:
      Te pido disculpas por mi retraso en corresponderte a tu cementerio.
      Sí, la verdad es que (por suerte) controlo mucho mi consumo: tengo tiempo libre y buena salud, encuentro innecesarias cosas que a otros les resultan imprescindibles y valoro lo que tengo por su calidad, no por su precio o marca.
      Un gran abrazo, Carmen.

      Eliminar
  8. Fijate este año hemos tenido primavera
    brisa fresca
    por las noches
    y un sol inmenso lleno de flores con luz
    abrazos
    poeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mucha;
      Sí, hay que saber disfrutar de las experiencias en su debido momento. No forzarlas en su llegada ni retenerlas en su partida. La primavera no trae luz ni templanza a un corazón anclado en el invierno. El sol se convierte en molestia para quien no quiere ver las vidas que le rodean, la luna le habla de soledad a quien alberga niebla en el alma.
      Un abrazo fuerte, musa.

      Eliminar
  9. estas bien" querete" lo demás viene solo
    Siempre habrá un necesito....
    Cambiemos la mente
    a
    Lo que tengo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Mucha:
      Es inevitable el quererse cuando uno se siente bien querido. El querer es algo natural, no impuesto. De ahí que siempre acabe en fracaso el que uno quiera querer, el forzarnos a amar lo que no es extraño.
      Un gran abrazo, querida Mucha.

      Eliminar
  10. Lo único que le falta a Buenos Aires para que sea una locura es que nieve en abril.
    Aunque lo dudo, porque acá seguimos con el verano, temperaturas totalmente tropicales. Supongo que cuando nos caiga el invierno (si es que algún día llega) nos caerá con toda su furia.

    Bien aprovechadas la entrada para escribirle a Sidonie
    Abrazo rocanroleante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Frodo:
      Es improbable el que en Gijón nieve.
      Mi ciudad no es coqueta, pero sí costera: se engalana con el calor de las vidas de sus habitantes, no con fríos copos de nieve. Aquí la locura callejea de enero a diciembre, en ánimos vivaces y en espíritus con hambre. Mi hambre es de libertad.
      Siempre he vivido a una avenida de la calle Libertad. Quizá por ello siempre he querido mudarme de calle. Mi locura es creer que ya vivo en ella.
      Sidonie es la felicidad en mi ensueño de libertad. Se reencarna en cada voz sugerente, en cada mirada sonriente, en cada roce que acaricia…
      Un abrazo rocanroleante, Frodo.

      Eliminar
  11. Yo soy de verano, pero también me encanta la primavera, es cuando se empieza a ver la luz y a sentir vida.

    Un beso y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, veraniega María:
      Encuentro lógica la sincronía entre tu persona y tu personaje: las dos sois cálidas e irradiáis luz. Tú eres una persona afable y revitalizante en tus comentarios, María, como un día de primavera; y tu yo perlado es luminoso y exultante, como un amanecer en verano.
      Gracias por tu compañía en todas las estaciones, María.

      Eliminar
  12. Tens tota la razom, de vegades la vida no ens dóna el que esperem, tot i així és vida. Tens un enfocament molt zen, m'alegro per això.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonos díes, Oriol:
      Préstame a esgaya topame los tus comentarios pequí.
      Gracies.
      Un abrazu.

      Eliminar

Gracias por venir y enloquecer, amable leyente.