El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative

El contenido literario de este blog está registrado en Safe Creative
Este blog ha cumplido 14 años. ¡Gracias por tu compañía venyenloquecedora!.

martes, 5 de julio de 2022

Sobre la escritora Flor

 


Hola a todos:

Mi amiga Flor ha vuelto a dedicarme un relato en su blog El baúl de mis libros y juguetes.

Si en el primer caso el muso para su relato floreciente fue mi personaje “Minino Gatea” –el cual creé para promocionar mi novela gatuna «La gata vio al asesino»–, ahora Flor ha escrito un gran relato partiendo de uno de mis mantras literarios: “mi corazón de lata no me delata”. Esta metareferencia al personaje de Lyman Frank Baum y al relato de Edgar Allan Poe se convierte en excelencia al ser ficcionada por Flor.

Mientras escribo este texto, amable leyente, estoy intentando despojarme de las emociones que siento como escritor agasajado por Flor y plasmar las que siento como lector suyo. Lector que no es un delator “hombre de hojalata”, sino un hombre con un corazón lector muy latido.

Si algo sé hacer es leer. También soy bueno escuchando. La mayor parte de mis ingresos laborales han estado vinculados con prestar atención a lo que otros dicen o escriben; y con enseñar a decir o escribir según normas académicas o de uso reglado. Incluso se me ha pagado por valorar lo que otros escribían, dibujaban o filmaban.

Sirva este canto a mi mismo, con tanto “me” y “mi”, como preámbulo a una afirmación que temo que sorprenderá a Flor, dada la inseguridad que comparte en su blog respecto a la valía de sus textos: considero a Flor una escritora pura. Tiene una gran necesidad expresiva y una clara vocación comunicativa. Su imaginación es desbordante. Todos estos rasgos los aplica a la creatividad literaria en su blog, en un proceso constante de mejorar y depurar el aspecto formal de sus textos. Lagunas formales que la preocupan, pero no han logrado ahogar su voz literaria. Esas carencias formales que Flor tanto lamenta se subsanan. Los aspectos técnicos –los recursos literarios– se aprenden. Los fallos y despistes ortográficos se subsanan. Las limitaciones sintácticas pueden llegar a conformar un estilo literario.

Flor tiene aquello de lo que otros con ínfulas literarias carecemos: trata sus creaciones con cariño y aborda sus tramas con sencillez.

 

Este texto no tendrá activada la opción de comentarios. Te invito a que la leas y comentes, amable leyente, a la escritora Flor en su blog El baúl de mis libros y juguetes.

Gracias.

Nino Ortea. Gijón. 2022.


Entradas populares