Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

viernes, 24 de abril de 2009

Anteriormente en Kong 3 de 5




-->
Mientras todos le prestaban atención al invisible, reparé en un tipo que me miraba con expresión tripulante mientras bebía de una botella. Se acercó, y me ofreció un trago. Aunque el marinerito tenía pinta de pensar que “el aseo” es una práctica de cobardes, acepté su oferta. No sabía qué hora era, pero el día que rechace un trago gratis, me habré vuelto del Oviedo.
Cuando le iba a devolver el botellón con un gesto me invitó a quedármelo.
—¿Has visto a Kurtz? Es calvo como tú. —Me preguntó en un inglés roto, cercano al polaco.
Creo que no me lo han presentado. Pero no hace una hora que me han escupido en esta isla, así que a penas conozco a nadie.
Tras presentarnos, Marlow me empezó a contar una historia sobre un corazón en tinieblas. Bueno, otro que me iba a dar la turra hablándome de una petarda que le partió “il cuore” Por solidaridad entre despechados, lo escuché sin prestarle ninguna atención.
Me dirigí hacia la corte del rey gorilón. Todos se apartaban para dejarme paso, mientras me observaban expectantes. Como a esas alturas, ya me había cerciorado de que tenía subida la bragueta, estaba seguro de que lo que atraía su atención era mi camiseta de Naranjito.
Pandora, te acusa de haberte propasado con ella, ¿Qué tienes que aducir?
—Verás, ¿quién coño es Pandora? Por que, desde que he llegado aquí me habéis escupido, meneado, atufado y hecho de todo lo acabado en “do —no, eso que estás pensando, no, amigo lector— menos presentado a nadie.
Ves, Kong, no sólo es un libertino, si no un cretino, ¡Mandémoslo con “Los otros”, a la isla de La iniciativa Dharma! —sugirió un enclenque. con aire perdido, que vestía una funda donde ponía Benjamín Linus.
¡Alto, Kong! ¡Ninín es inocente! Yo lo he visto todo —dijo una voz muy sapiens—. Ha sido la humana quién ha intentado seducirlo dilatando su sonrisa vertical hasta la carcajada.
Me giré hacia Chita, así depilada estaba muy mona. Y la verdad, es que viéndola, comprendí la pasión evolutiva de Darwin.


-->

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.