Ven y enloquece

Ven y enloquece
Felicitación navideña obra de Mónica http://neogeminis.blogspot.com.es/2017/12/y-llego-el-dia.html .

martes, 3 de enero de 2017

Lo nuevo no será el año



El problema principal de sufrir un trastorno de conducta no es que te aleje del comportamiento previsible, sino que lo activan resortes ocultos. Cualquier gesto, palabra o cartel de lencería puede azuzarme, cuando no ruborizarme.

Hay veces en las que el mero hecho de salir a la calle se convierte en todo un alboroto. No es que mi ir a comprar el pan sea tan azaroso como el balancearse por la jungla de Tarzán para recolectar mangostán; pero a ciertas cotidianidades les doy unos usos más raros que los que les da Mac Gyver a un chicle. Donde unos ven un saludo yo siento un desprecio, ciertas risas me suenan a burlas y contados encuentros me llevan a consumados desencuentros.


Lo de cruzarme por la calle con quienes me tienen cruzado en la vida es un vía crucis, sólo comparable a mi antiguo avergonzarme por volver de cerrar los bares a las horas en las que abren las escuelas.

A mi aireado desasosiego irascible se une mi silenciado trastorno obsesivo. Sí el obsesivo, no el “obesivo”. Que en lo de la gordura no es lo mismo ser, que estar o aparecer. ¡Seamos copulativos!

Cuando me da por algo, me dan las tantas ordenando cascos de Fantas, desdenes de desdentadas o delirios de mi fantasiosidad. Al final, donde va el asa, van el caldero y mi natural ninoninero. De ahí que haya noches en las que mi dormir solitario lo encare con el mismo aborrecimiento con el que un faquir, alérgico al acero, se recuesta sobre su colchón de clavos. Y sí, la de ayer fue una de esas noches que se clavan con desánimo.


Photo by Peter Purdy
 

En el calendario de una entidad bancaria de la que no soy usuario, marca que hoy es 3 de enero de 2017. Esta tarde, al contrario que la última del año pasado, he encontrado pesado el leer el WhatsApp que me has escrito y me he sentido ligero al escribir a vuelablog esta enninación. No es tan fácil el pasar página en lo vital como lo es el arrancar una hoja del calendario. Pero lo que sería injustificable es que me quedara colgado de tu recuerdo, lo mismo que un almanaque permanece sujeto por una cuerda.

En un breve rato saldré a callejear acompañado por mi trastorno y sin el adorno de tu compañía. Eso será algo nuevo, no ya en este año, sino para lo que me queda de vida.

Au revoir, Tristesse.

15 comentarios:

  1. Me ha encantado Nino, feliz no-año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Urano.
      Encantado con suscitar tu encanto.
      Te deseo un año feliz en lo personal y productivo en lo creativo.
      Un abrazo, Urano.

      Eliminar
  2. Pasar hojas de un calendario es pasear hojas entre viento y su soslayo pero los días son montaña, puente, equilibrio y alquimia.

    Mi abrazo a tu luz siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, AtHeNeA.
      Sí, los días son montañas con substratos de experiencias, unas veces vividas y otras veces ensoñadas. Encuentro llamativa la solidez que las ensoñaciones tienen en el recuerdo de los días pasados. Quizá la vida ensoñada nos (des)limita de la vivida.
      Un abrazo, AtHeNeA.

      Eliminar
  3. Bueno según los psicólogos todos somos Neuróticos. Pero si te cruzas con otro peor a lo que eras ya de por si, mejor cruza la acera urgente!!! Buena entrada Nino, que tengas un buen año!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes. Demian:
      Con pocas afirmaciones estoy más acuerdo que con la de que éste es un mundo de locos, he visto romperse por los golpes de su deshumanidad social a tantas personas de mente lúcida y espíritu sensible, que durante muchos años mi neura fue la de embrutecerme para protegerme.
      Ahora, ya enloquecido, salgo consciente a este mundo; pero ya no lo hago a pecho descubierto, sino que con las manos cruzadas, para así no seguir desollándolas contra sus muros de racionalidad mundana. Me alejo de lo mundanal, desoigo su ruido. Deambulo por mi laberinto, gracias por acompañarme en este paseo, Demian.

      Eliminar
  4. Perfecta frase

    Au revoir, Tristesse.

    Te la copio, plagio

    Y sigue escribiendo a vuelablog porque es una delicia ver personas transparentes en este mundo demasiado "opaco y con muuuuuuchas dobleces" vamos como el en día a día

    Un abrazo Nino y buen, muy muy buen inicio de año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto la cabecera de traca ¡¡

      yo ya he roto unas cuantas camisas de esas :-)

      Eliminar
    2. Mi querida María:
      No se puede plagiar lo que es de por sí una copia, una variación del título de la novela “Buenos días, tristeza” de Françoise Sagan (una de las novelas favoritas de mi madre) y una apropiación del “Adiós tristeza” que compusieron mis favoritos Los Secretos.
      Creo que lo que perfecciona mi frase copiada es tu lectura personal, así que es tan tuya como de cualquiera que la quiera hacer nuestra y suya.

      Escribir a vuelablog me crea inseguridad comunicativa, siempre me quedo con la sensación de que lo compartido es una digresión no comprensible fuera de mi capricho. Gracias por hacerme saber que te gusta mi escribir casi automático (primero lo escribo en Word, lo releo y lo cuelgo)

      Me gusta saberte descamisada de investiduras forzadas, creo que lo fácil es dejarse llevar por la fuerza (ya sea del destino, de la razón, o del grupo); me rebelo ante esa normalización forzada que nos desindividualiza y nos convierte en ciudadanos de sociedades quiméricas. Me rebelión es optar por el espejismo de libertad que se transita en desiertos soledad donde siempre hay oasis de compañía sincera como la tuya.
      Confiemos en que este inicio anual no finalice anillando nuestro ánimo.
      Un abrazo, María.

      Eliminar
  5. Me gusta tu "canto" de celebración a ti mismo, presumiendo de año vivido y del los que vendrán, página a página. Me gusta que seas tú mismo, que luzcas con tus propias luces, que escribas lo que te nace y sientes. Ser iguales, ser diferentes, ser y no ser... Realidad, ficción, ensoñación... ¡cuántos dilemas! Mejor como bien haces, seguir tus pautas y no permitir que las "sociales" dirijan las tuyas.
    Como en aquel viejo cuento te diré: ¡Sé quien eres!
    El ocupar tu espacio (el que te corresponde) es lo que te hace ser admirado y respetado por todos. Y quien no ve esto, mejor distancia... (o puerta; o acera; o viento... en fin...).

    Que el ánimo va y viene, cierto. Pero es un buen principio, decir adiós a lo triste pasado, mas que nada porque es bastante inútil, vivir los días nuevas revueltos en tristezas pasadas... (Te lo dice una experta en ese tipo de cocina, pero cada año cocino mejor, todo hay que decirlo, je
    Buen principio, Nino. ¡Salud!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Clarisa:
      Espero que disfrutes junto a los tuyos de esta noche mágica, y que la ILUSIÓN que nos regalas a tus lectores no te falte cada día. Ante todo: GRACIAS, Clarisa, por tu compañía generosa en muestras de ánimo.

      Mi relación con los versos de Walt Whitman es conflictiva desde mis años de universidad. Su lectura era obligatoria en una asignatura de cuarto año centrada en la literatura estadounidense anterior al Siglo XX. Aunque “Leaves of Grass” se leía en inglés, el conflicto surgió de su traducción al español: a mí nunca me ha parecido acertada la traducción del título de "Song of Myself" como “Canto a mí mismo” (yo optaría por “Canto propio”), ni mucho menos el que el pronombre personal “you” se traduzca en su voz singular, cuando creo más apropiada la voz plural dado el enfoque del poema. Estaba intentando explicar en inglés mi opinión de que la Poesía es el género más difícil de traducir a otro idioma, cuando la profesora me interrumpió para asegurar que estaba equivocado (“Si Borges, entre otros, le ha dado esa traducción, ¿quién eres tú para criticarla?”) y que quizá mi problema con la Poesía venía de mi incapacidad para sentirla.

      Esta digresión tiene como motivo, Clarisa, comentarte que veo mis enninaciones como un “canto de mí ser”, no “a mi ser”. Me gusta ser como soy, pero sin hacer de mi contarlo una autoalabanza (quizá esté equivocado, pero veo en la locución “canto a” una connotación elogiosa que no comparto), sino un autorretrato. Por eso, dada mi intención de definirme, me sorprende y agrada el que otros os identifiquéis con partes de mí que son también vuestras. Una sorpresa que se hermana con ese “Cada átomo que me pertenece, también es vuestro” que entiendo que nos canta Whitman.

      Mi tristeza por la pérdida se manifiesta en una melancolía tan intensa como breve. Te mentiría, Clarisa, si te escribiera que he hecho frente a bastantes problemas y pérdidas; mi vida ha sido bastante placentera, quizá por eso me afectan vicisitudes que son “frecuentes” en otras vidas, pero no en la mía,
      Me alegra saber de tú capacidad para entender las vivencias negativas como una experiencia cocinable, a mí se me atragantan y no las asimilo.

      Disculpa si mi comentario te ha parecido extemporáneo, Clarisa.
      ¡Salud y suerte para ti y los tuyos, compañera!

      Eliminar
  6. Me uno a la petición de María de que sigas escribiendo a vuela blog.
    ¡Feliz año, Nino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu interés animoso en que mantenga mi revoloteo a vuelablog sobre la realidad y mis deseos, Ángela.
      Todo lo mejor para ti y los tuyos. Feliz noche.

      Eliminar
  7. Interesante tu manera de ver la vida ....Desde la noche que empieza
    cada día son mas cortos para disfrutar del sol Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me agrada despertar tu interés, Mucha.
      Quizá los días sean más cortos, pero estoy seguro de que no por eso los dejas de vivir intensamente.
      Un abrazo.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.