Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

domingo, 25 de octubre de 2009

Érase un dios a un martillo pegado 3/4



-->
-->
Planeta publicó el número 8 de Thor dentro del Spiderman (vol. III) #2, aprovechando que este episodio continuaba en Peter Parker: Spider-man #2.
Los Oscuros descubren a Thor —al que su padre y Balder (85) daban por muerto— y atacan Nueva York. Tras enfrentarse a Replicus (141) e intentar que Orikal (138) le desvele lo que está ocurriendo, será Marnot quien le hable de Los Dioses Oscuros. Perrikus, contrapartida tenebrosa de Thor, logra que éste vaya a Asgard tras amenazar a Lady Sif (102). En el combate Perrikus parte el Mjolnir (118), provocando la fuga del dios antes de convertirse en hombre. Recuperado el martillo, acude al Destructor, solicitando la colaboración del humano que mora en la armadura; a ambos se unirán Hércules, Los Tres Guerreros (119) y Replicus. ¡Llega la hora de las tortas!
Liberado Asgard, Marnot desvela su identidad, resultando ser Hescamar, cuervo de Odín.
Dioses Tozudos
A la altura del número 13 —y quizás por aquello de la mala suerte— las cosas se ponían difíciles para Jake; a su complicada relación con Hannah, y la hija de ésta, se unía su condición de sospechoso de tráfico de drogas. Su compañero paramédico —Demetrius— se revela como un policía que lo investigaba. Las desapariciones de Jake para solventar amenazas interestelares no ayudan a clarificar los problemas. Mientras en su identidad endiosada se enfrenta —junto a Iron Man (101)— al Hombre Absorbente (114), su martillo queda incrustado en una pared. Y de allí no hay quien lo saque.
Transformado en mortal recibe el ataque de uno de Los Encantadores (143), cuyo espíritu anidaba en el interior del rebelde Mjolnir. La inclusión del anual 1999 como número de la colección permitió a la edición española ponerse a la par con la yanqui; escrito y dibujado por Jurgens y entintado por Janson, se desarrolla entre el final de Heroes Return y el comienzo de la serie. Thor cuenta a Los 4 Fantásticos (109) su enfrentamiento con Dr. Muerte (182) en un planeta donde el asgardiano intimó con Ceranda, hechicera asesinada por Muerte y llamada a implicaciones póstumas en la trama.
Odín, antes de ser atacado por dos de Los Encantadores, envía a Los Tres Guerreros en auxilio de su hijo; mientras éste, ayudado por Jane, huye de la policía. Aprovechando que Odin lucha en otra dimensión, Loki (85) suplanta a su padrastro (454). Thor se enfrentará a Juggernaut (411) —episodio perteneciente a la saga El octavo día— y ayudado por La Bruja Escarlata auxiliará a su padre; mientras buscando inculpar más a su hermanastro, Loki acude a Mefisto (180) pidiéndole que envíe al verdadero Olson –alma en pena en el Infierno– al averno llamado Nueva York. Derrotados Los Encantadores, comienza la búsqueda de El Elegido por parte de Thanos (471), ayudado por Mangog (154), en su intento de desencadenar el Armagedon.
Thor lleva a Jane ante un Odin (136) traicionado por su visir (180), sirviente de Thanos. Jane se reencuentra con una herida Sif con la que compartió cuerpo (236). El anual 2000 recoge en una historia, dibujada por Jerry Ordway, el final de la trama Olson.
Thor, con la ayuda de Matt Murdock, urdirá una historia de hermanos gemelos —recurso habitual en Daredevil— para justificar la presencia de dos Jakes en la ciudad. Odín castigará a Loki confinándolo en el cuerpo del encarcelado Olson. En la segunda historia —ilustrada por José Ladronn, autor de la portada del número 14— El Registrador (132) nos cuenta el ataque de Thanos a Los Colonizadores de Rigel (131).
Thanos consigue la última pieza de su mecano –El Elegido– a quien Thor, ayudado por El Registrador y El Señor del Fuego, intenta liberar. Odín le encarga al herrero Jagrfelm una armadura indestructible para su hijo; enfundado en ella, Thor logra anular la amenaza y todo parece volver a la calma. Aunque la solución del conflicto acarreará uno de superiores dimensiones... pero esa es otra historia, y Romita no fue el encargado de contarla.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.