Ven y enloquece

Ven y enloquece
Felicitación navideña obra de Mónica http://neogeminis.blogspot.com.es/2017/12/y-llego-el-dia.html .

jueves, 8 de octubre de 2009

BLACKSAD 2/2


Blacksad 2/2

Este presentar a personajes cuyo concepto de Justicia se basa más en términos morales que en preceptos legales, la crudeza de algunos pasajes y el realismo que impregna tanto a situaciones como ambientes, no desentona con el trabajo gráfico, que en una simple ojeada puede parecer excesivamente dulce y meramente formalista. Al observar las ilustraciones —que no rehuyen escenas subidas de sexo, pasajes violentos y ambientes canallas— envidié el equilibrado balance creativo que alcanzaron el guionista y el dibujante; similar a la perfección con la que Norma Jean balanceaba sus caderas.
El informe comienza con el hallazgo del cadáver de una estrella del cine de Dibulandia. No se cita la razón por la que Blacksad aparece en la escena del crimen; aunque un ágil flashback habla del pasado carnal que compartió con la raposa. Posteriores escenas presentarán a la vulpeja como una auténtica zorra. John no puede evitar que el amor que siente hacia la difunta lo obsesione y lo envuelva en una búsqueda del asesino de aquella que envenenó sus sueños.
Encuentro cierto paralelismo temático con la película Laura, aumentado por la presencia en el relato del productor Zanuck (cuya figura debo investigar), que parece ser la variante perruna del Zanuck, —productor humano o demoniaco depende de la fuente— de la citada película. No es éste el único paralelismo cinematográfico, contrastaré el que se establece entre el Frank Capra de Hollywood y el Frank Goat de Toonwood.
La figura del narrador-personaje, especie de voz en off que conduce el relato, puede ser un guiño del escriba a los clásicos del género negro, o un descuido del redactor, quien demostraría saber detalles del caso que sólo conocería un implicado. Indagaré la posibilidad de que Canales sea un alter ego de Blacksad.
Guarnido entremezcla el realismo casi fotográfico que logra al plasmar sórdidos ambientes en los que conviven animales de las más variadas especies, con el tono onírico que muestran las escenas románticas. Sus creaciones antropomorfas son proporcionadas; y muy funcionales a la hora de dar verosimilitud al relato. En pasajes, como aquél en que Blacksad ronronea con una ratita presumida a la hora de sacarle información, creía encontrarme en mitad de Los aristogatos; en otros —como los del desenlace— en Los sobornados.
La página aparece utilizada como unidad gráfica, albergando escenas articuladas gracias a un uso inteligente de toda una serie de recursos cercanos a lo cinematográfico. La secuenciación de las viñetas se adapta al tiempo narrativo. El uso expresivo de la luz junto con la planificación variada, refuerzan la ambientación y ritmo de la historia. Conociendo el lector los hechos y los giros del guión al mismo tiempo que los personajes. El lenguaje visual se constituye por sí mismo en un narrador, en ocasiones complementario y en otras suplementario de la palabra, tan seductor como la historia que cuenta.
Todo buen dossier necesita de un buen texto y de buenas ilustraciones. Un trabajo equilibrado en el que el disfrute de la letra y de la imagen sea paralelo, sin estar descompensado a favor de uno de los campos.
Puede que es sus terrenos respectivos el trabajo de Canales y Guarnido no fuera el mejor del 2.000; pero su obra conjunta sustenta uno de los casos más seductores e intrigantes que he investigado en los últimos tiempos.
Ardo en deseos de volverme a encontrar con la gatita, y que ésta me facilite los restantes dossieres sobre Blacksad que dijo poseer. Creo recordar que había más de tres… y no me refiero a cuántos despertamos en su cama.

Nino Ortea. Gijón, 8-X-09

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.