Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

jueves, 30 de julio de 2009

Con retraso: Banderas de nuestros padres.



-->En un tiempo en el que el progresismo trasnochado se dedica a despreciar, e incluso a agredir, a todo lo que huela a “barras y estrellas”, puede que resulte políticamente incorrecto recomendar una película que tiene como eje central una de las batallas más evocadas de la Segunda Guerra Mundial, la del islote de Iwo Jima; máxime si la filmación viene firmada por un "retrogrado" como el californiano Clint Eastwood.
De nada servirá plantear a esos “vanguardistas” la necesidad de separar el arte de ideología, a las sociedades de sus políticos, o el que quizás sin el sacrificio de esos “yankis” el signo de nuestros tiempos estaría marcado por un totalitarismo aun más asfixiante que esta ensoñación de libertad en la que vivimos.


Banderas de nuestros padres es una gran película.
Narrada con un tratamiento exquisito de la cámara, en la que el enfoque épico de las escenas de combate compite en fuerza con la empatía de la desolación de los combatientes. Donde el realismo sucio del matar o morir, provoca menos nausea que el asistir a los mugrientos manejos políticos.

Sólida, técnicamente intachable, soberbiamente interpretada y alejada de todo maniqueísmo excesivo —no en vano, pese a su denuncia, estamos ante una gran superproducción avalada por Steven Spielberg— el filme de Eastwood combina los valores del cine bélico (acción, montaje frenético, camaradería…) con los del cine ambientado en guerras (desencanto, vacío, pérdida…) Y es que no conviene olvidar que detrás de películas como
Objetivo Birmania o El día más largo, se encuentra el mismo conflicto que originó otras como Los mejores años de nuestra vida o Roma, ciudad abierta.

Después de todo, ésta no es la primera película que recrea esa batalla, obras como
Sands of Iwo Jima o El sexto héroe la precedieron. El filme adapta la novela homónima de James Bradley —hijo de uno de los seis soldados inmortalizados por el fotógrafo Joe Rosenhtal en su alzamiento de la bandara norteamericana sobre la cima del monte Suribachi— y Ron Powers donde ya se reflejaba la manipulación del Gobierno de esta gesta —la conquista del primer territorio japonés por los EE.UU.—, el desinterés del Estado por unos héroes a la fuerza a los que una vez utilizados condenó al olvido —poco antes otro grupo de soldados había alzado otra bandera, lo que provocó la confusión de identidades de los militares—, y la desolación de unos hombres atormentados por sus recuerdos y por la constatación de que los ideales de libertad por los que habían matado no se aplicaban ni en su propio país.

De hecho, quienes esperen una película bélica al uso pueden llevarse una decepción.
De la mano de un Tom McCarthy que interpreta al novelista James Bradley, asistimos a un relato no cronológico en el que la auténtica batalla es la que presenta el individuo frente a las instituciones por las que sacrificó su vida, a cambio de una foto trucada convertida en un icono tan poderoso como vacío.
Obviamente, Eastwood no es Rossellini, ni pretende serlo. Su existencialismo se centra en la denuncia de la perversión de un sueño, y no en lo vano de la existencia humana. De hecho, el director no deja de trasmitir cierta añoranza por un período de unidad y consolidación de su país. Aprueba la ideología que los llevó a una guerra necesaria para impedir un mal mayor, reprueba a los ideólogos que pervirtieron esos sueños.

Paul Higgins —guionista de
Million Dollar Baby y director de Crash— firma un elucubrado guión en el que las relaciones humanas, la búsqueda de la redención, y la denuncia de la injusticia del Sistema y la Vida marcan sus coordenadas creativas. En su contra, el exceso de personajes que dificulta el seguimiento de una narración que oscila en tres momentos narrativos —el presente de los supervivientes, la batalla y el uso de los “héroes” en una campaña recaudatoria de fondos para la guerra—

En su intento de objetividad, Eastwood nos ofrecerá una visión de la batalla desde la perspectiva japonesa en la película
Cartas desde Iwo Jima; donde Higgins y el japonés Iris Yamashita adaptan los diarios del general encargado de la defensa de la isla. Esta segunda obra, calificada por ciertos sectores norteamericanos de antipatriótica, le granjeó al director un globo de oro. En lo narrativo es una obra más sólida. En lo técnico mucho más depurada. Resultando una obra superior en lo cinematográfico a su antecesora; pero a la que si despojamos de su carga épica carece de la reflexión sobre la condición humana —en tiempos de paz o de guerra; ayer, hoy y siempre— que articula a Banderas de nuestros padres.


Al contrario que Eastwood, no creo que ninguna guerra, salvo contra la miseria, sirva para aunar a una sociedad. Al igual que él, pienso que algunas batallas son irremediables. ¿Será que ahora, que me hago viejo, me he vuelto retrogrado?



© Nino Ortea. Gijón, 30-VII-09.

12 comentarios:

  1. Hola Nino, como bien dices, una gran película, que se complementa a la perfección con Cartas desde.... Este Clint es un genio, Gran Torino es la leche, lástima que esté tan mayor, porque debería ser inmortal para hacer disfrutar a todo el mundo.
    Pásate por el templo del Maestro si tienes un hueco, que he dejado un juego de adivinar pelis.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Nino. A mi la que me mola es El Sargento de Hierro y otra donde robaban tanques a los alemanes. esta no la he visto pero me la descagare

    ResponderEliminar
  3. Del cine bélico reciente mi favorita es Salvar al soldado Ryan, ¿a ti que te parece?
    Estos dos de Eastwood no estan mal pero en la de Cartas agobia tanto oir hablar en japones.
    A ver cuando te pasas por Facebook!

    ResponderEliminar
  4. TODAS las que ha dirigido Clint me han gustado. Hace grandes películas y aunque ha dicho que ya está mayor para actuar y que Gran Torino era la última, seguira detrás de las cámaras... ¡y por muchos años!!

    ResponderEliminar
  5. Siempre habra batallas porque siempre habra un enemigo. Su forma y naturaleza sera cualquiera pero siempre existira uno y el peor estara en nuestra cabeza. Como ejemplo ver la peli "Revolver" de Guy Richar.

    A mi me gustaria aconsejar la serie "Hermanos de Sangre". Es la historia de los chicos que forman un peloton desde su entramiento para la segunda guerra mundial hasta el fin de la guerra. Al principio de los capitulos salen los mismos soldados, que aun sobreviven y sobre los que esta basada la serie, comentando sus recuerdos de aquellas experiencias.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas, Maestro:
    Me vas a permitir ser un poco díscolo, y sugerirte que, puestos a desear la inmortalidad ajena, nuestra congregación se la desee a MEGAN FOX. ¡Ella sí que hace disfrutar a todo el mundo!

    ¿Un concurso? ¿Y cuál es el premio? ¿No será poderte tatuar en la piel de Megan?
    ¡Ay, qué nervios!

    ResponderEliminar
  7. Muy buenas, Manu:
    Te veo muy marcial.
    A mí "El sargento" me pareció pelín decepcionante en su segundo tramo, cuando la invasión. La del robo puede que sea "Los violentos de Kelly" ¿salía un calvo, como yo, y un barbudo, como mi novia?
    Pecadorrrr, no seas fistro y no download que la ministra de incultura se pone triste.
    ¡Hay que ver pelis españolas!

    ResponderEliminar
  8. Verás, Carlos, mi película de enfrentamientos favorita es "La guerra de los Rose". aunque sólo sea por reflejar un escenario bélico que en el que soy veterano.
    Aunque bueno, también hay pelis con cuerpos a cuerpos -como "eXcasas de ropa, sobradas de maldad"- qe me hacen aumentar mi admiración por parte de la raza humana.

    De hecho, la peli de Eastwood creo que ganó el globo de oro a mejor película en idioma extranjero.

    La verdad es que le estoy pillando miedo a la adicción a Internet. Ya sabes que la soledad y la falsa sensación de compañía se tocan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Mi totalitario Karloskartoons:
    ¿así que todas te gustan?
    Je je, eso me pasa a mí en cuanto me tomo unos cuantos cacharrinos.
    Además, no hay debilidad más justificada que la nuestra ante la belleza.
    Espera, tú hablas de las pelis de Clint... Bueno, a mí me gustan casi todas (Space Cowboys, pe, me parece pelín trostélida)

    Después de que este verano Yoryi Dan vuelva a intentar sacar la canción del verano, creo que todo es posible.
    Un saludo nada acartonado

    ResponderEliminar
  10. Antes de nada, una pregunta Korven: ¿qué tal está la de "Revolver"? a mi el ex madonno no me da más.

    Tu definición de batalla me parece muy cercana a las que vivo en ninomundo. De hecho, en cualquier conflicto, el peor enemigo es el interior.

    "Hermanos de sangre", ¡gran miniserie! pese a que sale el trostélido de Friends. No soy muy dado al cine bélico, pero me pareció una adaptación ejemplar de la historia al tiempo narrativo.
    Creo que van a hacer, o han hecho, algo parecido pero trasladado al frente del Pacífico.

    Ahora, para combatir el calor: a desnudarse y a tomar helados.
    Jarrr!

    ResponderEliminar
  11. Muy buenas, silenciosa Susan:
    El otro día me acordé de nuestras conversaciones sobre los sueños. Estaba viendo esa gran película llamada "A Nightmare on Elm Street", y cuando a Tina la llevan por vez primera a la clínica de sueños, como argumento para que se deje tratar le dicen algo así como "¿quien no sueña acaba enloqueciendo?"
    Como ya te he dicho, no recuerdo mis sueños así que ya he descubierto la causa de mi chifladura, ¡y yo echándole la culpa al eterno femenino!

    Me alegra que soibrevivieras a esa semana de locos ¿hace falta que te recuerde la génesis obscura de Freddy Krugger?

    ¿Me tienes envidia? yo tengo la solución: me mandas un cheque (con fondos, no como el otro) y te dejo ser yo por un ratito. A poder ser hazlo mañana, que me toca limpieza general en casa, y por la tarde tengo que ir al dentista.

    Te recuerdo, hereje, que el Mundo no gira, está quieto. La teoría heliocéntrica es tan falsa como mis promesas de devolver lo prestado.

    Eso espero, que rompas tu silencio. Si hace falta, grita, pero no dejes que nada ni nadie silencie tu razón con su locura.
    Venga, a escribir, escritora.

    O.V.N.I.

    ResponderEliminar
  12. Siento el retraso. Sobre "Revolver", yo la vi esperando que fuera macarra-liante-divertida como sus conocidas lock'nstock, snatch y rock'nrolla, pero aunque tiene un estilo macarra-liante lo divertido se pierde en intentar hacer un lio con un giro final que sorprenda, pero que a mi no me suscito mucho, aunque la peli me entretuvo y ademas al final salen unos psicologos hablando del Ego que te hace pensar que la peli ha sido un documental un poco macarrilla.

    Salu2.

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.