Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

sábado, 4 de julio de 2009

Inerludio 11

Hola a todos:
Antes que nada una digresión en forma de pregunta.
Hoy de vuelta a casa me he enfrentado al cartel publicitario que anuncia la llegada de las rebajas veraniegas asociada a la imagen del cantante Carlos Baute. (Hasta aquí la digresión)
(Ahora llega la pregunta) ¿No os parece que el bautista necesita añadir fibra a su dieta alimenticia? Pues, si esa expresión de estreñido la utiliza para hacerse el interesante, en vez de enviar poemas debería usar el papel no escrito para funciones más higiénicas. Eso sí, no me extraña que se queje de que le dejan las manos colgando… ¡cómo para estrechárselas sin saber si se las ha lavado!


Y, ahora, una vez más con sentimiento, comenzamos.
Lo primero agradeceros vuestras palabras de ánimo respecto a Besando a un tonto, y —sobre manera— vuestro envío de vínculos con noticias informáticas de cara al desarrollo de mi próximo proyecto creativo. De los comentarios que acompañan a vuestros enlaces u ofertas de envío, deduzco convenientes un par de aclaraciones:
Mi próxima entelequia no será tan ombliguera, aunque en el futuro espero retomar las narraciones de Tino Portea. Confío en poder usar cuatro voces bastantes diferenciadas como personajes centrales, y la figura de un narrador accidental.
El tema será las relaciones humanas vistas al crisol de Internet; y el tono entre sarcástico y cáustico.
Así que os vuelvo a avisar de que ninizaré todo el material enviado a menos que me indiquéis que preferís que intente insertar en mi discurso vuestra voz.
Pero bueno, eso ya lo iremos concretando si me veo capaz de desarrollar la historia.
Respecto a vuestra sorpresa ante el silencio que acompaña a la etiqueta “Sin comentarios”, deciros que la uso para textos en los que considero que entrar en desgloses desvirtúa mi propósito al escribir la entrada, o en los que busco una respuesta directa dirigida a mi correo electrónico.
Por otro lado, cada vez tengo más claro que es muy humano eso de sentirse “El Único”; es más, creo que ya os he comentado algún que otro meneito que he tenido con iletrados, que se sienten aludidos en textos de este blog que los ignoran.
Ayer mismo, un pagafantas me afeó que mi rencor me llevara a meterme constantemente con la semana más obscurecida que tizna Gijón. Aunque, quizás para alguien que entiende por semana un período de 10 días, sea difícil aceptar que cada vez que me clave una espina su nombre no venga a mi boca.
Y es que, aunque tengo muy claro que la palabra egocentrismo sólo me clasifica a mi mismo, no por eso deja de llamarme la atención la cantidad de humildes que se dan la vuelta cuando alguien chista, mientras que yo sólo lo hago cuando alguna cruje.
Por lo que, hermanos en el culto al “ego”, absolverme de cualquier pecado venial que sea resultado de vuestra lectura de mis escrituras.
Pero bueno, es sábado, llevo 7 días sin ducharme y hoy he quedado. Os tengo que dejar pues el proceso de restauración de este momia lleva su tiempo.
Gracias por venir y enloquecer.

©Nino Ortea Gijón, 4-VII-09

3 comentarios:

  1. el espiritu que anda4 de julio de 2009, 23:10

    Nino, se me antoja evidente que destilas rencor hacia nuestro innombrable evento multicultural; porque no conseguiste en su momento la ansiada subsecretaria de churrerias que tanto ansiabas: resentiu.

    ResponderEliminar
  2. javi sanchez velez5 de julio de 2009, 13:04

    Recomiendo a usted un muy buen sitio
    mbuyglobal.com.

    ResponderEliminar
  3. Pues, ¿qué quieres que te diga, Espirituosos:
    Puestos a destilar prefiero hacerlo con agua ardiente que con algo hiriente.
    Por lo demás, te vuelvo a insistir sin chulería en que no eran churrerías, si no gruferías, lo que ansiaba subsecretariar en secreto.
    ¿Resentido?
    ¿Yo, que no perdono ni olvido?
    A eso se llama tener buena memoria y ser agradecido.
    Bueno, creo que nos vemos este sábado, ¿ein?

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.