Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

miércoles, 29 de enero de 2014

For those who come in late.





No sabes cómo te envidio a ti joven lector, que estás descubriendo este blog. A mí, que lo tengo releído permíteme guiarte en su recorrido. Mi nombre es MarceNino (el que alela entre dos mundos)

Gracias por venir y enloquecer.

Leer sobre                                                                                                             Leer sobre
Nino                                                                                          Marcelino

12 comentarios:

  1. De nada ;-)

    " con el que guarda tantas semejanzas que, a veces, cree leer en los textos del bloguero sus propias palabras, sus fantasías y sus esperanzas."
    Buena gana tienes de que enloquezca definitivamente después de leer ésto, Marcelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juncal:
      Renuevo mis agradecimientos, que lo enloquecido no desdice a lo agradecido. Y más ante lectores como tú, que lleváis aquí desde el principio. Por lo que, sinceramente: gracias por estar aquí.
      Un abrazo, Juncal.
      Marcelo.

      Aclaración del guía en este laberinto creativo:
      Estimada Juncal:
      Eso de “Esperanzas” es muy de Los Pecos; mucho me temo que esa parte la ha escrito el modosito de Marcelinojosé, tras regresar de sus vacaciones en La isla de Kong.
      Voy a releerlo para así asegurarme.
      La mantendré informada.
      MarceNino (el que alela entre dos mundos)

      Eliminar
  2. sería como escuchar por primera vez a los Pixies... o ver una de Kubrick.... en fin, es placentero igual...

    gran foto!!... que lindo poder vestirse de púrpura sin problemas y ser un héroe igual ja... salu2...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, JLO:
      Hay primeras veces tras las que enloqueces, me alegra el que pienses que ésta es una de ellas.
      Eso de las heoicidades vestido de púrpura, merecerían un himno principesco a lo "Let's go crazy!"
      Un avrazo.

      Eliminar
  3. ¡Igualito a los librojuegos aquellos, y sin dados! Yo hago trampa, me quedo con los dos blogueros.
    El número 203 de la revista Barrabás tiene en portada un King Kong disfrazado de arbitro que podría mediar entre Nino y Marcelino. O abrirse una cuenta en Buitrer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triple agradecimiento, Ismael, sin trampa ni zampa-zampa:
      1º Gracias por tu comentario.
      2º Gracias por tu elección blogueril.
      3º Gracias por la información barrabaseante.

      Requeteagradecido me dejas, Ismael.

      Eliminar
  4. Paseando por tu blog, me he encontrado esta entrada que me ha dejado anonadada.
    Como paseo sin control, las sorpresas están aseguradas.
    Como soy indecisa se me presenta una duda, ¿tengo que escoger o me puedo quedar siguiendo a los dos?
    un beso des de la blogosfera,
    seguirte es de lo más entretenido, y si encima lo haces a voleo sin ningún orden ni concierto como mi anárquica voluntad hace, aún es más sorprendente.
    Sigo mi paseo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Maduxeita:
      Ya ves, sin embargo tú me tienes estimulado de ánimo y azuzado de ingenio tras recibir los regalos de tus comentarios. Como te comentaba antes, aunque tú quizá lo leas después o cuando te parezca bien, el orden lleva un control que convierte la pasión en monotonía.

      El miedo a perderme en mi fascinación por el caos, me lleva a imponerme rutinas en la vida social (mi situación personal sin obligaciones hace necesario que me autoimponga horarios, ritos y citas) Para mí el escribir supone la liberación del instinto, cuando me pongo a escribir lo hago sin plan ni destino, busco escucharme y entretenerme. Como ayer mismo le decía a un amigo, me entretiene leerme pues me gusta lo que (me) escribo y me sorprende lo que (me) cuento. Al igual que tú, muchas veces me encuentro teniendo que elegir entre mi lado imaginativo y el sensitivo. Normalmente la imaginación campa en los textos y los sentimientos en los comentarios (el bloquero es “Nino Ortea” y el comentarista “Nino”), pero no faltan oacasiones en que se intercambian los papeles, si no es que son siempre mutables.

      Esa capacidad para sorprendernos involuntariamente es lo que mantiene viva nuestra voluntad de descubrir, aprender y disfrutar,
      Gracias por avivar mi voluntad, Maduxeita.

      Eliminar
  5. por cierto, me encanta eso de "el que alela entre dos mundos"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Maduxeita:
      La de mi alelamiento es una historia personal muy larga. Intentando resumirla te diré que en octavo de EGB en el colegio desaconsejaban que siguiera estudiando. El funcionario que cobraba por sentarse en clase durante las horas que el horario señalaba dedicadas a “Lengua y Literatura”, intentó (por vete tú a saber qué número hacía su intento) ridiculizarme sacándome al encerado. Entre los apelativos con los que me lisonjeó estaba el de “alelado”, obviamente mis (in)compañeros de clase se rieron de sus chanzas. Tras su silencio, le contesté algo así como “Prefiero ser un alelado que un amargado como usted”. Sobra decir que me expulsaron de clase y me abrieron expediente.

      Resumiendo: me encanta tu encanto.
      Un abrazo, Maduxeita.

      Eliminar
    2. Uf! los profes!
      Pueden hacerte amar una asignatura o odiarla como nada en el mundo.
      Afortunadamente tu profe se equivocaba y las letras y tu os lleváis perfectamente, aunque no gracias a él.

      Sigue alelando entre dos mundos...... te seguiré alelada ;)

      un abrazo

      Eliminar
    3. Muy buenas, Maduixeta:
      No guardo buen recuerdo del proceso de deformación educativa.
      De hecho, mi etapa en el colegio la considero un aprendizaje en supervivencia no sólo frente al aburrimiento, quizá más ante la irracionalidad. No lo pasé bien en el colegio, sin llegar a sufrir abusos me pasaba el tiempo defendiéndome de abusones e ignorando desprecios de profesores.
      En el instituto fui igual de mal estudiante, pero ya apenas paraba por clase. Y en la universidad me lo pasaba muy bien compartiendo risas y cosquillas.

      Te agradezco mucho la alegría y complicidad que transmiten tus comentarios, Maduixeta. Me enorgullece que alguien con tu capacidad creativa le dedique tiempo a leerme. Gracias.
      Feliz sábado y mejor domingo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.