Ven y enloquece

Ven y enloquece
Por favor: no compréis aún ejemplares en Amazon de «Nada ha sido probado», esperad hasta que anuncie su publicación definitiva. Gracias por vuestro interés.

martes, 24 de junio de 2014

Sucker Punch: Love is the Drug.



Me gusta el cine de Zack Snyder. Es un director resuelto en lo técnico y ágil en lo narrativo.
Sus historias suelen animarnos a confiar en nuestras posibilidades, a desarrollar al máximo nuestro potencial para así sobrevivir en entornos hostiles. Da lo mismo que seas una enfermera que se despierta en una alborada zombi –El amanecer de los muertos– que un extraterrestre que aterriza en un planeta áspero –El hombre de acero–, tienes que luchar con todos tus recursos contra aquello que te agrede. Aunque tus recursos sean meramente imaginativos.


Pocas cosas tienen más fuerza que la Imaginación; nada nos agrede más que la Realidad. La película Sucker Punch fabula la historia de una joven acusada falsamente por su padrastro del asesinato de su hermana. A la espera de que se le practique una lobotomía en un psiquiátrico sórdido, la protagonista batallará con el arsenal de su fantasía por lograr su supervivencia física.

Más allá del atractivo estético de la propuesta de Zack Snyder, Sucker Punch es un canto de vida a la pujanza de la Ilusión. A entender el combate a los miserables como una guerra de trincheras, sucia y sin recato, en la que la amistad siempre te cubrirá la espalda.
Quizá el mayor espejismo de la Ilusión sea aquel en el que el deseo aparece transfigurado en amor. Espejismo que deviene en quimera al convertir en iluso al enamorado. Durante ese juego de espejos y humo, la pasión bombea tu sangre con una fuerza que se convierte en adictiva. Adicción en la que el amor se convierte en droga.

¿Qué mejor cierre para una historia abierta que un canto al amor adictivo? Ya nos lo advirtieron Roxy Music; y ahora lo hacen Carla Cugino y Oscar Isaac: El amor es la droga.


2 comentarios:

  1. Sí, amigo, sí... la imaginación ha sido uno de mis mejores aliados; ahora se ha ubicado en la facción literaria de mi cerebro y ha dejado de formar parte de los momentos anteriores al dormir o esos días en los que el amor revolotea por un desconocido todavía.

    Me he reído al recordar que durante años, en lugar de decir lobotomía decía logotomía porque esa es la consecuencia de la lobo- que te deja sin capacidad de razonar; bueno, era un invento mío y la gente me corregía por inculta, aunque lo sea y cada día más, como todo aquél que siente curiosidad y tiene hambre de conocimiento.

    No conozco ninguna de estas pelis porque mi medio linón es un forofo del terror oriental y al final me ha captado!!!! Ahora estoy retornando a los dibujos animados y a ese fantástico mundo de Maléfica, por ejemplo, o las de amores porque una peque de 12 años anda descubriendo el mundo de la preadolescencia, jajajajaja!

    Bueno, compañero. El abrazo de hoy y tu cafelito "tocao".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Verónica:
      Empecemos por el principio: ¡pelis de terror oriental! Eso promete.
      Yo sigo anclado en las pelis asiáticas de acción, a las de miedo no les pillo el susto (imagino que es una de las ventajas de enfrentarme a mi reflejo en el espejo : no hay espantajo que me asuste) Hubo una época en que vi algo de terror asiático (The Ring, The Eye, Llamada perdida…) pero ahora no estoy al día. ¿Me aconsejas un par de ellas, para un no iniciado y viciado en cine usa?

      La imaginación forma parte de mi realidad, es más hay veces en que dudo de si cosas que recuerdo llegaron a pasarme. Siempre fue así, pero creo que últimamente ha aumentado: no tengo hijos, trabajo u obligaciones que me obliguen a salir de mi mundo; por lo que me puedo pasar un día entero entretenido con mis cosas.
      Zack Snyder es el director de 300; yo os aconsejaría ver Sucker Punch (no sé si es una peli familiar, pero creo que captura en parte esa sensación tan frecuente en la adolescencia de que la realidad creada por los adultos borra tu identidad y anula tu individualidad) hay un guiño a las fantasías robóticas orientales donde suena una impagable versión del “Where is my mind?” de Los Pixies, así que quizá a tu medio limón le apetezca echarle un vistazo.

      Todos tenemos palabrillas mágicas, la primera palabra que derivé es “muciégralo”. A mí no me corregían por inculto, en tal caso no me dejarían hablar, sino por “burrín”. Pero no les hice caso, de ahí que soliera suspender por faltas de ortografía. Pero me daba lo mismo, siempre me ha gustado que las palabras suenen bien.

      La imagen que tengo de la “lobotomía” es atroz. Me parece algo muy cruel. Una muerte en vida. La peli comparte esa visión.
      Me voy a por ese café.
      Muchas gracias por la compañía, Verónica.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.