Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

lunes, 7 de julio de 2014

Eduardo Mazzitelli y Enrique Alcatena: Travesía por el laberinto (2 de 3).



Diario de la travesía

El álbum contiene algo más que un vagabundeo ingenioso por el enredo de la Inspiración, reflexiona sobre constantes humanas, y es un relato de aventuras con monstruos, princesas o piratas. Así mismo, como todo viaje, el recorrido por esta obra conlleva un componente iniciático, al igual que Percival —su protagonista— respirar el polvo de sus veredas nos llevará a paladear de manera diferente el aire de la Realidad.
 
Mazzitelli se nos confirma como un auténtico maestro de pista circense. Su guión hilvana con el hilo de la narración sólida, elementos y personajes provenientes de otros mundos, pero que adoptan nueva forma en el suyo siendo fieles a su origen.
El Quijote —presentado en la segunda entrega de la obra— reniega de su código de caballería. Hastiado de ser llamado loco por meramente ver la Realidad, decide integrarse en la cerrazón del resto. Veremos a Sancho y a Rocinante figurar entre las cosas que el hidalgo dejó en el olvido, en una epatante viñeta dibujada por Alcatena. Finalmente, el manchego tras yacer con campesina carnosa, volverá a enloquecer: volverá a ver la Realidad.

En el relato El rostro del demonio, asistimos a una revisitación de Moby Dick y la leyenda de El holandés errante, donde el descomunal cetáceo y los dos obsesivos justicieros / vengadores mantienen una batalla eterna, infinita —al igual que el laberinto donde viven— identificable, nuevamente, con el combate entre Cordura y Locura, o el ¿Bien? —tradicionalmente asociado al color blanco de la ballena— y el ¿Mal? —confederado a los capitanes obscuros—.

Quizás el personaje más rico, por su condición enigmática, ambivalente y tramposa —cercano a la figura de un creador respecto a su obra— sea el de Reynard, Rey de los Zorros, a quien le gusta juntarse con las personas. Esta creación antropomórfica aparecía en numerosas fábulas medievales junto a un poeta que narraba vivencias humanas transmutadas a animales.
Reynard no sólo encarnaría al Artista, en su condición de conocedor de lo que espera más allá de las puertas a cruzar, o por introducir en el transcurso de la narración recursos inesperados. Si no que se muestra como gran conocedor de las variables humanas a lo largo del viaje por un laberinto irreal, en el que al igual que en la vida, siempre estamos en movimiento.
¿Quién es más feliz, un espantapájaros —tranquilo, inmutable, estático— o un “Rufus el osado” en perpetua lucha por la felicidad?

Mazzitelli se despliega muy crítico con nuestro comportamiento: matamos a lo que envidiamos; nuestra cobardía nos impide desarrollar nuestros potenciales; el miedo, la policía o el profesorado son fuerzas represoras, y a la vez títeres en manos del Sistema.
Puede que el Hombre sea sólo un borracho que bebe de una botella vacía; un cobarde que prefiere soñar con las cosas que nunca fueron, a afrontar su realidad.
Tal vez yo confunda lo contado por el guionista, con lo imaginado por mí. Quizás, tú lector, veas algo diferente a lo que he encontrado. Esa es la grandeza del relato de Mazzitelli, una vez que te adentras en él, tu viaje difiere del anterior.

2 comentarios:

  1. Buenos días, compañero

    Día de playa frustrado, bandera roja, un frío que pelaba, salvavidas gritando para que la gente saliese del agua...
    El documental es genial por ese regalo de reconocimiento que te han hecho, es bonito que se acuerden de uno con esa muestra de afecto, qué bien!

    No conozco ninguna de las revistas que comentas, sinceramente parecen ofrecer distintas interpretaciones, a gusto de quien la lee; porque si es una persona culta como tú, seguramente sacará provecho de sus neuronas instruídas para encontrar comparaciones, mitos y relaciones con filosofía, literatura, historia...
    Otras personas las leerán superficialmente y las disfrutarán igual.

    Esos títeres represores cargados de mediocridad, que en realidad sería la definición de MASA a la que hace referencia Ortega, son los culpables del mal funcionamiento de todo, saberse dueños de una plaza en propiedad les hace reyezuelos de quienes de ellos dependen, son basura, amigo.

    Te dejo el cafelito con "pecado", jajajjaa!

    Un abrazo bien gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, Verónica:
      Je je, me gustaría saber a qué llamáis en verano un día “frío que pelaba”. Aquí en Gijón si no aprovechas los días grises y te bañas con temperaturas del agua a 15 gradas, son contados los chapuzones que te puedes tomar. Eso sí, al ir con vuestros dos hijos, toda precaución de seguridad es poca. Yo, al menos, era una preocupación constante para mis padres: me ponía a hacer el tarzán y acababa muchas veces desorientado de las vueltas que me daban las olas (en el paseo marítimo había mástiles con banderas, pero yo las confundía) y atragantado de agua.

      Sí, la verdad es que me lo pasé bien en Metrópoli. Obviamente, el regalo de Dani Castaño fue un detallazo. Pero disfruté saludando a gente que no veía desde hacía añísimos, charlando con conocidos que se interesaron por mis cosas y compartiendo el ambiente despreocupado que se respiraba.

      Gracias por adjetivarme como “culto”, no sé si me habré sonrojado tras leerte. Es todo un detalle por tu parte que agradece mi vanidad.
      Me gusta hablar con propiedad cuando explico y escribir los textos divulgativos con seriedad. El recorrido por la “Cultura General” es muy laberíntico y suelo quedarme a medio camino o perderme en sus pasillos: no sólo no sé hacer raíces cuadradas, si me preguntaras cuántos equipos de fútbol conforman la liga o la tabla periódica de los elementos, pensarías que soy un marciano ágrafo.

      La facilidad con la que me despersonalizo en “masa” es una de las razones por las que suelo evitar participar en manifestaciones o concentraciones.

      Me espera mi padre para comer. Luego saboreo ese café con delicias pecaminosas que me regalas.
      Feliz tarde, Verónica.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.