Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

lunes, 2 de marzo de 2009

Consultorio sentimental 01b





-->

Estimade “gijon circo agosto pocoyo 2008:



Corría que se las pelaba el 19 de agosto cuando nos enviaste esta sugerencia. ¿Quizás cansade de convertir tu corazón en un circo de tres pistas cada vez que te enamorabas? ¿Puede que buscando la solución a la alopecia de tu mujer barbuda? ¿O acaso buscando el paradero de ese cobarde trapecista que no te cogió en sus brazos tras realizar el salto mortal al vació de la pasión?
No se preocupes, lectore. Ya en su momento, La Orquesta Mondragón cantó a esa condición de Garras humanas:



 
Soy el hombre si brazos del circo, soy capaz de fumar con los pies.
Cada noche la gente me aplaude más, pero yo me quisiera morir
Con los pies le disparo puñales a una chica que baila ante mí
Todo el mundo se abraza con la emoción, pero yo me quisiera morir
Eras tú la más bella del circo, pero a nadie le dabas tu amor.
Un secreto guardaba tu corazón que a mi lado te hacia venir
Te aterraban los hombres con brazos, de sus manos querías huir
En tus sueños te ahogaban hasta morir, crueles garras eran para ti
Yo ocultaba con truco mis brazos, siendo un monstruo podía vivir
Nunca tuve cariño de nadie aquí, hasta que te acercaste a mí.
Pero tú me querías sin brazos, por tu amor yo me los corté
Yo creía que así me ibas a querer, y te fuiste con un domador
Yo perdí mis brazos, y perdí tu amor
Me quiero morir
Resumiendo, todo cambio tiene que ser para mejor, para evolucionar. Amputar partes de nuestra forma de ser, para lograr la aceptación social; o buscando saborear unos labios de anís, sólo nos llevará a la más magra de las resacas.
Aférrate a tus valores, y dedícate a lanzar tartas de merengue a los miserables. ¡Es tan ninolicious!
Los besos, sean o no de anís, son como las cerezas: uno lleva a otro. Les invito a leer la siguiente consulta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.