Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

miércoles, 11 de marzo de 2009

Watchmen: yo vigilo el camino 1 de 3



La verdad es que ya sabía yo que esto de leer tebeos de superhéroes me iba a meter en problemas…

Y no es que, a mis cuarenta y tres años, me haya dado por pasearme en pijama con los calzoncillos por fuera. No, a los trece ya me detuvieron por exhibicionismo ridículo, y desde los catorce tengo prohibido acercarme a los escaparates de las corseterías. Además, no uso pijama —eso es de de afrancesados— y mi falta de higiene me impide mostrar mi ropa interior rachada.





El problema está en que soy el espécimen perfecto para semidiós. Os hablo en serio: ¡Llevo años sufriendo el mote de Superinterruptus, en las camas, sofás y superficies más variadas al norte de El Cabo Sur!

No se vayan, que aún hay más:

1) Mi cobardía me avala como el hombre más rápido para huir de cualquier problema.

2) Mi lujuria, me convierte en mister elástico a la hora de tocar piel femenina.

3) Mi torpeza, me trasforma en individuo invisible ante las responsabilidades. Olvídense del raído ¿Es un pájaro? ¿Es un avión?... Mi lema es: ¡Yo no fui!It wasn´t me! para mis seguidores de Gibraltar—.

4) Mi aliento… bueno, esa es mi mejor arma, sobre todo en su versión mañanera, así que mejor me guardo el secreto.

El caso, queridos enloquecidos, es que no sé cómo me metí en el sucedido de ser archiconocido como Supercocido. Bueno, quizá mi afición al alcohol metílico y a los bares patibularios tenga algo que ver; pero en realidad estaba comprobando mi factor mutante de recuperación frente a la intoxicación. Todo mi sacrificio en pos del bien de la Humanidad, ¡y en vez del premio nobel van y me apremian por dipsómano!



Lo dicho, vivimos en una sociedad que denigra a los titanes. Si lo sé, en vez de apuntarme a La liga de la justicia, me apunto a Gran hermano.





¿Por donde iba…? ¡Ah, sí, por mal camino! Aunque en mi caso, con mi nulosentido de la orientación, seguro que me salgo enseguida (¿se acuerdan de lo de Superinterruptus?)



SIGO

PASO

(Nota del diario de Ninorschach: “Acuérdate de cambiarte los calzoncillos”)