Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

lunes, 2 de febrero de 2015

Tic, tac, tic, tac…



De sus montañas a mi locura 2015

(Esperpento sobre cómo Marcelino entró en la consulta del Dr. Alexander Zorba creyendo ser Tino y salió sabiéndose Nino)



Tic, tac, tic, tac… Entrega 1 de 10.





Bajo el nido del reloj de cuco, Nino observaba en silencio la camisa de fuerza que hacía poco abigarraba su pecho y espalda; y que ahora se balanceaba en una percha, como mecida por la música que llegaba del altavoz:

Reloj no marques las horas

Porque voy a enloquecer

Ella se ira para siempre

Cuando amanezca otra vez

No más nos queda esta noche

Para vivir nuestro amor

Y tu tic-tac me recuerda

Mi irremediable dolor




Donde manda lo lunático, las camisas de fuerza se ponen de moda.


Hola, este relato forma parte de la antología «Nada ha sido probado», disponible en Amazon por 0,99 €.


Gracias.


15 comentarios:

  1. Las calvas no tienen por qué ser antiestéticas, no entiendo por qué hay hombres que se ponen pelucas o hacen injertos, ¿para qué esconder algo que salta a la vista y no hace daño? a mí no me parecen tan feas, es algo que le hace a cada uno su personalidad atractiva llevando su sello personal, además, dicen que suele salir de tanto pensar, eso yo no se si será cierto o no.

    Me parecen muy originales tus escritos, Nino.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, María:
      Nunca he entendido eso de los complejos estéticos más allá de los provocados por malformaciones congénitas o accidentes. Si las personas no nos avergonzamos de ser unos pesados o unos insolidarios, ¿a qué se debe eso de ocultar lo que es natural y que nos da personalidad?
      Hay mucho escondecalvas que se convierte en risible con su actitud encubridora; tan ridícula como a ciertas edades recurrir a eso de que “me liaron” para excusar el llegar borracho a casa.
      El origen de cada calva lo pintará cada ocasión personal. En mi caso no es de pensar, bien o mal; creo que más bien es un recurso para enfriar mi natural calenturiento, je je.
      Gracias por tu valoración de mis escritos. Creo que nunca habían merecido ese calificativo apreciativo.
      Un abrazo, María.

      Eliminar
  2. Que conflictos en este blog.
    Me hace acordar a los personajes de Cual es?, Rock & Pop, que terminó cuando su elenco casi completo se mudó a Vorterix.
    La mudanza incluyó un grupo de personajes como El Panza Pedraza, un marginal convertido en sofisticado, El Doctor Araoz, un adinerado poco recomendable, Mogui, un personaje no muy brillante, comparable a Rafa Gorgory de Los Simpons, pero nada inocente. Está la leyenda no comprobada que son personajes interpretados por el mismo, pero ya se sabe como son las leyendas urbanas. Hubo un informe en algún programa sobre Mogui, omitiendo el detalle que es inmortal, porque la muerte no quiso llevarlo de tan insoportable que le pareció. Y el Panza casi terminó como un conductor más, siendo un personaje.
    Sumando a que Mara Laira comentó, a vos o algunos de ustedes, parece que se está destruyendo la frontera entre la ficción y la realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Demiurgo:
      Huyendo de las corrientes y de los vulgares, los personajes de Ninópolis abandonamos toda cordura, mientras los cuerdos se ponían de acuerdo en abandonar toda esperanza.
      Conocidos desde entonces como “Los locuelos” vagamos por diversas tierras de fantasía, convertidos en trovadores de nuestros ardores. Nuestro punto álgido fue cuando estuvimos a punto de ser seleccionados para representar a Sildavia en el Festival de Eurovisión, pero la cosa no coló y acabamos vagando por los páramos de Condemor, el planeta de la caidita.

      Fue allí donde oímos hablar por primera vez del éxodo a Vorterix, aunque no contado de una manera tan detallada como la que usted ahora fabula. Bueno, yo, el delirante Marcello Ninoniani, reconozco que de esa epopeya que sólo tenía y tengo oídos para lo que cuentan de Mara Laira, una de esas mujeres que cuando te dicen “ven” hasta el más sensato enloquece.
      Ahora que la frontera entre Ficción y Realidad se está destruyendo, quizá se desvanezcan también los límites entre Realidad y Deseo. Quizá entonces haré “pop” con solo pensar en ella.

      Se acercan tiempos rocanroleantes, Demiurgo. Por suerte, su compañía los hace más fantástico

      Eliminar
  3. Bueno, me gustan tus textos en espiral, nunca sabemos que espera en la siguiente vuelta, y eso está bien, hay expectativas en tus letras. Cada uno se ve que tenemos nuestro tendón de Aquiles, o, "tendones aquilenos", je, je, es un decir... En tu anterior entrada nos contabas tus planes para el 2015, en los que incluías terminar esa novela (ya revisada) y, que parece ser que promete algún aporte interesante. Espero verla publicada y sí, me comprometo a comprarla y leerla. Ahora, que ya parece que tus males se van encauzando (firma incluida), pues seguro, la puerta hacia la libertad de Nino está ya abierta.
    Eso es lo mejor de la vida: nuestra libertad. No ya meramente física (que por supuesto lo es), sino esa libertad íntima que nadie puede arrebatarnos. Y comernos la "manzana", en el árbol que nos dé la gana...
    A mí, personalmente, las cabezas "calvas", no me disgustan, más bien al contrario. Los cánones de belleza estipulados no me interesan. Ya ves en la cultura "masai", por ejemplo, una mujer calva es una preciosidad, y cuanto más rapada mejor. Je, bueno, supongo que todo depende de qué busquemos y dónde lo busquemos.
    Ay, la idea esa de ennoviarse, me ha encantado.
    Siempre paso un agradable rato leyéndote.
    Hasta la próxima, que aunque ando que no ando, siempre encuentro un hueco para mirar por esta ventana.
    Feliz semana, Nino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Clarisa:
      Me ha atrapado esa definición de “textos en espiral” con la que embelleces a mis publicaciones serializadas. La usaré repetidamente, gracias.

      Tiendo a enrollarme, me cuesta sintetizar lo que fantaseo, ya que en realidad no lo busco. De ahí que me guste contar historias verbosas, pues prolongo el placer de la escritura. Sé que este deleite en la palabrería dificulta la comprensión de mis textos –de hecho, soy el primero que aprecia la narración equilibrada entre fondo y forma como la que presentan tus poemas, Clarisa–, pero es así cómo me gusta escribir y cómo me gusta leerme. Y te agradezco el que me indiques que se “aquilea” tus expectativas lectoras.

      Una vez acabada, no tengo claro qué hacer con la novela más allá de retomar el envío a editoriales y presentarla a concursos. Tenía en mente promover una especie de “cooperativa artística” donde se estableciera una relación entre iguales que promoveríamos nuestras obras; pero Hacienda exige que primero pague y luego hable, con lo que me he quedado mudito. Quizá la regale, no sé, ya lo decidiré. La verdad es que dudo de la “comercialidad2 de mis textos, dudo que funcionen en conjunto fuera de mi cabeza. De hecho, hay un relato que estoy mandando últimamente como colaboración gratuita a revistas, y pese a ello me es rechazado. Si te apetece leerlo, sé de tu poco tiempo, indícamelo y te lo envío.

      Para mí la búsqueda de LIBERTAD tiene mucho de autoengaño que me ayuda a aceptar la vida que llevo, confiando en que la estoy viviendo a mi manera. En mi caso, tiene mucho de soledad y de limitaciones. Esto último me viene bien, pues soy de natural caprichoso; el tener que decidir sacrificar unas cosas por otras me ayuda a salir de mi enninamiento y replantearme si lo que pienso que es un antojo es en realidad una necesidad.

      Hace mucho tiempo, había una compañera de universidad a la que encontraba arrebatadora. Era una persona ocurrente y una mujer tan bella que se podía permitir llevar el pelo rapado. Pese a mi pasión por las morenas y mi debilidad por las pelirrojas, me encantaba estar con mi calva (yo de aquella llevaba el pelo largo y rizado, “tempus fugit”)

      Un placer contar con tu compañía desde etse hueco en nuestra ventana, Clarisa.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Buenas noches Nino,

    Iniciamos otra aventura de tu mano, que nos llevará a descubrir más cosas de Nino.
    Ahora que el Dr. Zorba te ha dado su original alta médica y sus "consejos".
    Respecto a las cabezas calvas coincido con las anteriores comentarista, dan originalidad y personalidad a su portador.
    Espero la próxima entrega de tus aventuras.

    una lluvia de besos que te deparen un dulce sueño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenos días, compañera Maduixeta:
      Muchas veces me pregunto qué hace que conecte con ciertas personas, qué es lo que lleva a sentirte cómodo en su compañía. Esa duda se convierte en misterio cuando hablamos de complicidades internaúticas. Gracias por todas estas palabras cálidas, sinceras, alegrantes y estimulantes.
      Sí, por primera vez firmo como Nino la autoría de los textos de ficción en el blog. De nuevo, estoy en una etapa expectante y creo que lo mejor que puede esperar es acabar esta etapa siendo yo mismo. Este relato construido con “textos en espiral” es una revisitación de un delirio anterior. Me gusta reescribir mis fantasías, es una manera de mantener vivas mis ilusiones. Esta puesta al día de lo escrito, me ayuda a comprobar en qué he cambiado y en qué no quiero hacerlo.
      A mí no me importa estra calvo. Sí que me gustaría reducir los quilos que he ganado estos meses; confío en que en cuanto el invierno se suavice, retomaré mi costumbre de dar largos paseos.
      Gracias por tu interés y apoyo, Maduixeta.

      Eliminar
  5. Me encanta haberte conocido mientras calienta el sol en la playa y estoy cerca de vos
    .Tu sonrisa amplia da alegria y cuando se te lee entre lineas se nota la intensa felicidd que estas sintiendo mientras calienta el sol en la playa y siento latir tu cuerpo cerca de mi.Se que es tu palpitar son tus besos....Una foto es importante. Un rostro que sonríe
    Estas orgulloso de ser lo que sos
    Brindo esta mañana perfecta por vos y tu nueva cara en tu blog

    ResponderEliminar
  6. Me encanta haberte conocido mientras calienta el sol en la playa y estoy cerca de vos
    .Tu sonrisa amplia da alegria y cuando se te lee entre lineas se nota la intensa felicidd que estas sintiendo mientras calienta el sol en la playa y siento latir tu cuerpo cerca de mi.Se que es tu palpitar son tus besos....Una foto es importante. Un rostro que sonríe
    Estas orgulloso de ser lo que sos
    Brindo esta mañana perfecta por vos y tu nueva cara en tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mucha:
      Sabes bien que estoy aquí, en la otra orilla de la playa, al otro lado del océano. Aquí donde el sol llega con tus cartas, que hacen latir mi cuerpo. Cada una de ellas supone un nuevo recomenzar en la esperanza de dejar de ser un robisón.

      Gracias por tu brindis, Mucha y por tu fijarte en mí más allá de mis palabras. No me avergüenzo de ser quien soy; y sí, sin abandonar mi eterno proceso de aprendizaje, estoy contento con cómo estoy. Y es que ahora estoy expectante, lo que conlleva un grado de esperanza. El futuro se presenta fastidiado, como también se presentaba el ayer cuando lo veía como el mañana. ¿Quién me iba a decir que llegaría vital al año en que Rick Deckard empezaría a trabajar como blade runner? ¿Quizá en el 2019 yo también parta hacia un destino incierto con mi Rachel? He hecho cosas cuestionables, pero sobre todo he vivido experiencias únicas que perviven en mi recuerdo hasta que se diluyan como lágrimas en la lluvia.
      Y ahora volvamos a brindar, Mucha; aprovechemos este sol que calienta.

      Eliminar
    2. SOS UN MONTON AUNQUE AUN NO SE QIEN SOY YO
      TE ESPERO

      Eliminar
    3. Buenos días, Mucha:
      Somos un montón, y cada día somos más, los diferentes que nos igualamos en la esperanza de recomenzar.
      Allá vamos. a esa orilla soleada donde nos esperas.
      Un abrazo, Mucha.

      Eliminar
  7. Ay, ay... yo no sé hacer comentarios tan chulos. De momento me he reído de la locura de los personajes, esos que divagan ninean en la ficción porque les escuece la realidad.
    Me gustó eso de que los cuerdos son los que pierden la esperanza, porque entonces debo estar cuerda de remate.
    Creo que Zorba sería un buen doctor, alguien que te haría disfrutar de la vida plenamente, entregarte al 100% a cada acción o pensamiento: tomar café con pasión, comer con satisfacción, tratar a cada mujer como si la amases de verdad porque en ese momento es la única y como única debe sentirse, llevar a la práctica hasta el final todo lo planificado con la confianza de que saldrá bien y no sucede nada si se fracasa, otro plan se ideará. Para mí sería el doctor perfecto, con él los medicamentos sobrarían...

    Bueno, a dormir que mañana hay cole.
    Un abrazo y felices sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, compañera Verónica:
      Al leerte –no sólo ahora, sino siempre–, comprendo lo mucho que tengo que aprender; el problema es que, como buen mal estudiante, no tardan en olvidárseme las buenas lecciones.

      Y es que, en el fondo, la palabra “modestia” me suena a nombre de tía abuela lejana; al de uno de esos allegados que nunca sientes como familiares y cualquier excusa es buena con tal de no visitarlos. Sabes comentar, sabes hablar, sabes sincerarte y sabes transmitir pasión cuando lo haces. Si tus comentarios no son “chulos”, es por tu falta de altanería, amiga.
      En lo que estamos rematadamente de acuerdo los nineantes es en tu natural enloquecedor. Respecto a “cordura” es una palabra que me suena al nombre de un pueblo, al que aquellos que llegaron se liaron a balazos. ¡Qué belleza tan arrebatadora la de Rita Hayworth! Entiendo a aquellos que en plena Revolución Mejicana abandonaban a Pancho villa para seguirla a ella.

      El Dr Zorba es a la Medicina, lo que la sartén a la sardina: dos prefectos desconocidos, nacidos para encontrarse. La vida sabe mejor en caliente que cruda; y los tratamientos de Alexander son el aceite que da sabor a lo insípido. Por cuerto, tras leerte se ha animado a matricularse en las pruebas de acceso universitario.

      Espero que vuestro madrugar colegial haya sido tan feliz como ruidoso, el silencio para los conventos.
      Un cálido abrazo, Verónica.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.