Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ven y enloquece apoya la campaña de Nino Ortea a favor de la lectura responsable y los sentimientos apasionados

viernes, 2 de enero de 2015

A penny dreadful fall in winter: present



Estas últimas semanas he visto dos series televisivas a las que os sugiero que deis una oportunidad en cuanto tengáis ocasión, eso sí me gustaría indicar que son series para un público adulto.

La primera de ellas es la segunda temporada de la producción británica The Fall. En sus seis episodios veremos ¿la conclusión? de la trama presentada en el ciclo anterior (estrenado en España bajo el título de La caza), cuyo final me había dejado presa del anhelo.
La historia está ambientada en el Belfast actual, ciudad aún carcomida por la brutalidad terrorista –que a día de hoy yace soterrada como armisticio político en una sociedad todavía en guerra– que desoló Irlanda del Norte. Aquí es enviada, desde la Policía Metropolitana de Londres, una superintendente cuyo cometido es detener a un depredador sexual que convierte en maniquíes grotescos a mujeres hermosas.



La interpretación de Gillian Anderson es embrujante. No fui seguidor de Expediente X, ni recuerdo ninguno de sus papeles fílmicas. Pero su actuación escabrosa en la miniserie ditirámbica The Crimson Petal and the White despertó mi curiosidad hacia ella. Curiosidad que se ha convertido en admiración por su actuación sinuosa en la teleserie norteamericana Hannibal, cuya tercera temporada espero con hambre.

Jamie Dornan, al que pronto veremos como protagonista de la adaptación cinematográfica de la novela Cincuenta sombras Grey, borda su inhibida interpretación del psicópata: contenido y totalmente alejado del exceso histriónico, el actor borda una interpretación basada en el cebo de su expresividad física y en el anzuelo de su tono de voz –aspecto que me temo que se diluirá, como lágrima en la lluvia, en la versión doblada–.
Para mi próximo posteo dejo la somera reflexión sobre la segunda serie en cuestión. No sin antes recordarte que, si aún no me has comprado un regalo, tu sonrisa sin prisa es el mejor presente para olvidar mi pasado.