Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

miércoles, 24 de junio de 2009

TdAp: Hijos del Paraiso II a


-->
Jerome Charyn // Movieland
Capítulo: Hijos del Paraíso.


Había venido a París a trabajar en una bande desinée; no era una forma artística con la que pudiera haber tonteado en Nueva York, donde los tebeos serios para adultos eran una especie de industria de barraca, tan modesta que no aparecía en la guía telefónica. Sentía curiosidad hacia lo que me había llevado a Francia. ¿Algún deseo de regresar al territorio de mis primeros libros de lectura?. Fueron Walt Disney y su Donald los que me habían enseñado a leer.


Las palabras dentro de un bocadillo habían tenido mucha más influencia que ninguna otra clase de aprendizaje formal.
Pero no había venido buscando mis raíces literarias.
No me iba a poner a desenterrar al Pato Donald en algún lugar de los Campos de Marte. Comprendí quien era. Un creador de películas que podría haber sido escritor.
Estaba aquí para dirigir una película a cámara lenta. Cada viñeta de Billy Budd era una especie de toma congelada; y el dibujante con el que trabajaba, un rudo autodidacta de Lille, tenía una increíble habilidad para crear perturbaciones de actividad entre las tomas congeladas.
Bueno: él era el genio, y yo era el monje que garabateaba palabras que florecían sobre su tablero de dibujo, al igual que un paraguas abriéndose… abriéndose en medio de su hábitat peculiar. Eso era en lo que yo pensaba cuando ojeaba sus páginas: en flores que habían brotado a partir de los diseños nacidos en mi cabeza. Como en una película.



-->
-->




4 comentarios:

  1. Pues qué puedo decir, me he quedado con la curiosidad de saber qué pasó después y de si todo esto es ficcón, verdad, o una verdadera ficción.

    Saludos cinemáticos.

    ResponderEliminar
  2. Me prestaria mogollon saber escribir bien
    Ese Marce!!

    Sara

    ResponderEliminar
  3. Mi impúdica Susan:
    ¿Así que copiando? ¡Haces bien! Esa fue la única manera que encontré de aprobar el bachillerato.
    Creo que le puedes sacar mucho partido a esto de fragmentar tus textos, pues facilita la lectura segmentada de lo colgado (yo lo veo como la diferencia entre publicar un papiro o editar un libro)
    Hablando de libros: en teoría Movieland es una obra realista. Charyn cuenta sus recuerdos e impresiones. En la próxima entrega, conoceremos más sobre...
    El concepto del límite entre realidad y ficción en una obra creativa es bastante borroso en algunos casos: ahí está toda la literatura de anticipación o las novelas históricas. De hecho a mí me encantan las ucronías, y últimamente leo bastante steampunk (incluso en cómics)
    ¿Unas palomitas y un refresco?

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, Ricardo, ¡hay mucha envidia ahí fuera!
    Es trsite ver tanta envidia disfrazada de buenas intenciones. A mí, lo de perder el Adsense fue algo que me afectó más allá de lo económico (por cierto, Google me debe más de 100 eurazos)
    La verdad es que Internet no deja de ser una creación humana, con lo que refleja nuestras debilidades y grandezas.
    Creo haber comentado que, en mi ceguera son muy pocos los blogs que me interesan, y algunos, como el de Vicky, lo hacen por razones que no tienen nada que ver con el placer intelectual.
    La mayor parte de lo que hay por ahí no me interesa, así que no lo leo, yo me lo pierdo. Todo mensaje tiene su destinatario, y más en Internet donde el tiempo y el espacio no existen. Estoy seguro de que hay muchos blogs, webs,... que han sido leídos más atentamente después de cerrados que en su momento.
    De hecho, son muchos los casos de pintores, escritores o cineastas que encontraron a su público después de muertos.
    Menudo monólogo te estoy soltando, pero es que me duele lo que le ha pasado a esta chica; quizás por que casi me pasó a mí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.