Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

viernes, 31 de octubre de 2008

No entiendo tu silencio



No entiendo tu silencio, me queda grande y las palabras se me escapan por todos los lados.
Al callarte, me haces sentir culpable como un niño ante la mirada inquisitiva de su madre, tras haber cuarteado un cristal.
Tu mutismo me habla de mi torpeza, con la misma condescendencia con la que se me trataría en casa ajena, tras romper una pieza de murano que me acerqué a admirar.
Ante su reflejo hermético en tus ojos, me invade la misma vergüenza que a un adolescente que, mientras espera a su cita, ve en un escaparate su cara llena de granos.
Pese a que sé que no hablarás —al igual que ese adolescente sabe que ella no vendrá— yo no enmudezco, y él no dejará de esperarla.
Enredo mis manos para no acariciarte, a la vez que mis ojos te observan, ansiosos de una señal de amnistía.
Sin el sónar de tu voz, me vuelvo murciélago sordo, y tropiezo repetidamente contra tus muros de reserva.
Créeme, no entiendo tu silencio… aunque tú asegures que no te quiero entender a ti.
©Nino Ortea Gijón, 31-X-08

7 comentarios:

  1. El silencio habla mas claro que las palabras. Es algo de deberías saber y aceptar.

    ResponderEliminar
  2. Me parece terrible el silencio. Da lugar a que la gente no se entienda. Me parece de los peores castigos que hay.Siempre me he preguntado que hay detras de un silencio... un reproche?un castigo? Los que no sabemos que hacer con el silencio nos quedamos a la espera de que algo suceda y provocamos cualquier reaccion desmedida, la mayor de las veces fatal. Pero es humano, siente, da calor y huelo. Es vida. El silencio no.

    ResponderEliminar
  3. Buenas. Últimamente tengo el PC tan asfixiado descargando que no puedo ni navegar, así que postear aquí menos.
    como ya te dije otras veces, está muy bien escrito. Y lo que cuentas ahí, cada uno lo podemso aplicar a una o más cosas de la vida. Normalmente ese silencio es una medida de presión, tal como leí o escuché en algún sitio una vez: tu enemigo te ataca con lo que más teme...
    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Siguiendo el razonamiento de Blade...debemos contra-atacar con silencio también? Me parece un sinsentido eso. La palabra se hizo para comunicar, persuadir o disculparse. Para armar guerras y seguir "El camino del Guerrero" hay ya suficientes yuppies tratando de trepar.
    Que no, que no se puede pelear, que es contranatura :-)

    ResponderEliminar
  5. Alberto, según mi putno de vista, tienes dos opciones:

    1) Tomártelo como una guerra (por algo dices cotnra-atacar), con lo cual, prepárate a pasarlo mal y hacer lo que te hacen a ti. Lo que te ahcen es lo que más jodería que hiciesen.

    2) Pasar de todo. Que hagan o dejen de hacer, que se lo tomen como guerra si quieren, pero tú no entrar al trapo.

    Creo que sé cuál es la mejor opción, a priori, pero noe s la más fácil.

    ResponderEliminar
  6. Alberto, has obrado bien entonces, pequeño saltapraos.

    Es broma, es que cuando sale el tema tácticas/no tácticas, se me hincha la vena cava como a Pumares. Pero tu opción, es la correcta. Las tácticas solo sirven para acabar retirao como Patton.

    Para iKong: es la cosa de escribir a toda leche y no releer, para corregir y quedar de "verborreico". Bueno, influye también el agotamiento en el antebrazo, ¿de qué será?

    ResponderEliminar
  7. ¿A qué se debe el cansancio del antebrazo, Bladecito? Pues a darles mamporros a cazavampiros como tú, que en cuanto veis una momia, os volvéis sombrones.

    Para tu información, releer, releo; ¡pero no me fijo! Además, así me queda un estilo dipsómano como el de Joyce o Faulkner.
    Je je, ¿te imaginas que la tiesa de la alcaldesa organizase el día de Nino Bloon, en este Gijón dublinés? con recorrido por El Güelu, La Plantación, La Pellejuda y El Gominolo… vamos, ni la procesión de El Santo Remedio.
    Hoy le he pasado algunas pelis de las tuyas —en las que sales de espaldas— a mi acaramelada. Espero que no me salga con lo de ¡Olvídate de mí!
    Ya te verborreo discípulo de la cámara de Shaolín.

    ¡Jar!

    iKong

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.