Ven y enloquece

Ven y enloquece
Felicitación navideña obra de Mónica http://neogeminis.blogspot.com.es/2017/12/y-llego-el-dia.html .

lunes, 12 de junio de 2017

Desbandado




Quizá fuera la llegada con retraso del desánimo cincuentenario, o tal vez fueran mis más de cincuenta salidas de tono las que, finalmente, me hicieron entrar en crisis. No lo sé lo que me nervó; pero, sinceramente, no quiero pensarlo más. El caso es que durante este arranque de año sentí recelo de mi estado emocional y desconfié de mi hechura creativa. Sentí que este caminante debía reequilibrar su bagaje emocional y adecuar su equipaje a un nuevo viaje. Faltó poco, muy poco, para que intentara regresar a Cordura.

Y es que sentí recelos de mí, de esa parte de mí que te invoca a ti, Sidonie, y al que van de boca en boca llamando “el enloquecido”, por preferir tu compañía, pese a tu vital inexistencia, a la de una multitud de inexistentes vitales.
¿Te extraña esta reafirmación? ¿Te preguntas cómo pude, yo que me perjuro errante, volver a sentir esa fijación?
Muy sencillo: los celos son resultado de un sentimiento de posesión, y lo único que poseo es a mi mismo. Nada más me pertenece: ni mi corazón, que es tuyo, ni mi destino, que no es de nadie.
La única propiedad que puedo escriturar es mi voluntad de aprender y mejorar; por eso convertí, convierto y convertiré mis enninaciones en acta notarial de mi perenne voluntad de cambio. No de ansias por llegar a ser más que nadie, no es ése mi destino, no de ganas de eliminar a quienes compartieron tu pasado, no es ése mi desatino; pero sí de convertirme en mi mejor “yo”, para disfrutar de un “nosotros” donde puedas ser más “tú”.

Sentí celos, Sidonie, de ese Nino Ortea al que esperas cuando está aturdido, de ese aprendiz de escritor que te aspira cuando lo inspiras, de ese ensoñador al que alivias de asperezas cuando lo acuna la pereza.
Sentí celos de él sin darme cuenta de que él es ese yo que nace contigo y llena mi ánimo con bandadas creativas de los pájaros que anidan en su cabeza y emprenden vuelo a tu lado, para así formar bandada en compañía del acogedor ánimo lector de quienes sobrevuelan este blog.
Christopher Patch’s Migration


8 comentarios:

  1. "Ese yo que nace contigo"
    Somos todo lo que llevamos dentro y al escribir se conVierte sobe la extensión de papel que nos acoge, somos cada luz que parpadea unos instantes antes de tomar las riemdas de su coincidencia.

    Mi abraz☆ siempre
    Mi admiración siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, AtHeNeA:
      Sí, coincido con tus palabras acertadas: somos lo que llevamos dentro. Sin embargo, valoramos lo externo: el exhibicionismo de lo barato y la vanagloria de lo deslucido. A muchos se nos olvida quiénes somos, lo falseamos o negamos. Falseamiento negativo en el que nos ayudamos del lenguaje, tanto del de los actos como del de los símbolos.
      Por suerte, AtHeNeA, hay personas como tú que hacéis de la creación literaria un proceso de introspección sincero que os lleva a depurar vuestro lenguaje de banalidades, y compartís palabras sentidas que nos devuelven la condición sintiente a vuestros lectores.
      Por suerte para mí, siempre tengo el ejemplo de tu escribir para saber lo mucho que tengo que cambiar.
      Un abrazo, AtHeNeA.

      Eliminar
  2. Iba a preguntarte si mujer de la cabecera era Sidonie. Pero leí que era Eva Green. Claro que ella podría ser una personificación.
    No hace que tengas celo de tu parte que admira a Sidonie, que es tu musa. Es para celebrar esa enninación, el incentivar tu mejor yo.
    Me da la sensación de que sos tu propia mente colectiva.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Demiurgo:
      Sí, la fotografiada es la carnal Eva Green, y su fotografía es una evocación de la etérea Sidonie.
      Gracias por la atención a mis palabras y el cuidado con los detalles que muestras, compañero. Estos detalles de tu personalidad literaria hablan muy bien de ti como persona, hablan de alguien generoso y atento.
      Mis enninaciones nacen como defensa frente al aburrimiento y el desencanto propios; me alegra comprobar que también funcionan como invocaciones a espíritus oníricos como el tuyo.
      Mi mente colectiva, mi ser “legión”, es causa habitual de encierros en la dictadura de la realidad. Soy como soy: dispar.
      Un abrazo, compañero Demiurgo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias, Ángela. Haces que me sienta en las nubes.

      Eliminar
  4. Toda una obra de arte lo que has escrito
    una confesión de un momento de tu alma
    felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Mucha:
      Mi ánimo se engalana de alegría en tu compañía.
      Un abrazo, Mucha.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.