Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ven y enloquece apoya la campaña de Nino Ortea a favor de la lectura responsable y los sentimientos apasionados

domingo, 22 de enero de 2017

La luz entre los océanos


Disfruté con la lectura de «La luz entre los océanos», novela de M.L. Stedman que en España edita “Salamandra” con traducción de Gemma Rovira.

Su ambientación en el periodo que siguió a la Primera Guerra Mundial y la entusiasta recomendación de mi compañera LauralaPunk” hicieron que me animara a su lectura.

Me encontré una historia trenzada de manera ágil, que presenta un equilibrio acertado entre los aspectos narrativos, los descriptivos y los dialogados. Con cada capítulo saboreé un estímulo diferente, y el regusto final me dejó una reflexión sobre nuestra capacidad de sacrificio por nuestros seres queridos. Más allá de sus virtudes literarias, al leer una versión traducida de la novela hay aspectos que considero logros de traducción, es muy brillante la creación de abientes y situaciones de apego univeral, con los que Stedman se acerca a cualquier tipo de lector, y .encuentro muy de agradecer su alejamiento de todo discurso moralista o ánimo maniqueo: ni trata a sus personajes como maniquíes, ni busca manipular el ánimo de sus lectores.

El arranque del núcleo argumental  puede resumirse así:

En una mañana del año 1926, un bote encalla en la costa rocosa de una remota isla australiana. En su interior yacen un hombre muerto y un bebé que llora con desasosiego. A su encuentro salen Tom Sherbourne, el farero, y su joven esposa, Isabel. Se han instalado en la isla para dejar atrás los horrores de la Primera Guerra Mundial, y lo único que ensombrece su felicidad es su incapacidad de tener hijos.



Se ha hecho una adaptación cinematográfica de la novela de Stedman, película que con meses de retraso se ha estrenado en España. Dirigida por Derek Cianfrance, la cinta cuenta en sus papeles principales con Michael Fassbender, Alicia Vikander y Rachel Weisz.

Me han invitado a verla esta tarde. Tengo ganas de hacerlo.
Sé que voy a disfrutar de la compañía, confío en hacerlo también con la película.