Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

miércoles, 4 de febrero de 2009

Miedo en las entrañas 04




-->
El lenguaje del miedo.
El salvaje ataque terrorista resonó con fuerza en Marvel. Nueva York es escenario de muchas de sus fábulas, siendo lógica la plasmación de la tragedia real en los dramas ficticios. De entre los tebeos afectados destaca Amazing Spider-Man nº 36, diciembre de 2001, recogido en España en un primer momento en Spiderman: El hombre araña nº 1.
La historia muestra a superhéroes colaborando con la población, mientras el monólogo de Spiderman refleja el discurso presidencial de venganza infinita. Referencias a la opresión de las mujeres afganas, o al rol justiciero del ejército norteamericano, se alternan con las que llevan el llanto de una nación a los ojos de un niño. El resultado es un panfleto en el que el guionista, Michael Straczynsky, parece muy ocupado en justificar la reacción al ataque.


Mientas que títulos como Deadline, Vengadores o Pantera Negra traslucen la tragedia, hay otros que reciben un origen del que carecen. Punisher nº 6, cuya portada muestra las torres del WTC, se anunció en septiembre de 2001 para ser puesto a la venta el 7 de noviembre. Sin embargo la edición española afirma que fue escrito tras el 11 S.
Marvel presentó The Call of Duty como su gran apuesta de 2002. En ella plantea el trabajo de los cuerpos de bomberos, policía y emergencias en un Nueva York poblado por prodigios. La atención a la bravura de las fuerzas públicas no es novedosa. La miniserie Código de honor (1997) tiene a un policía como protagonista. Los guiones de Chuck Dixon se resienten de acompasar la realidad social a las características del Universo Marvel; el dibujo de las cuatro entregas acusa la influencia de Alex Ross en Marvels y los cambios de dibujante.
El enfoque y desarrollo de TCOD están claramente delimitados por la editorial, aunque los personajes son menos planos que anteriormente, al no ser comparsas de supertipos. Serializado como complemento en mayo, se dividió en tres miniseries con aire a serial televisivo. Éstas tienen puntos comunes, surgidos del contacto de los protagonistas con una niña fantasmal, y de que sus allegados forman parte de los distintos cuerpos.
Chuck Austen y David Finch siguen a un teniente de bomberos en los seis episodios de The Brotherhood. Bruce Jones y Tom Mandrake observan a un sargento de policía en las cinco entregas de The Precint. En los cuatro capítulos de The Wagon, Chuck Austen y Daniel Zelzej acompañan a una enfermera del servicio de emergencias. El hechizo del proyecto reside en los dibujantes, que firman un trabajo lleno de fuerza, Finch, pericia, Mandrake, y talento, Zelzej. En The Precint, se anuncia la continuación de TCOD en The Call.


Y hasta aquí llega la parte que en su momento elaboré para un artículo homónimo publicado, de manera conjunta, en la revista Trama.
Confiemos en que el futuro nos triga sueños donde ahora vemos pesadillas. El cambio en lo social comienza en lo personal. Tras la caída sólo nos queda levantarnos y procurar mantener el equilibrio: en eso da lo mismo que seas un gorila inmortal o un humano quebradizo.
Ánimo, pisa firme sin pisar a nadie.




©Nino Ortea Gijón, 4-II-09

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.