Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

domingo, 21 de febrero de 2010

Volverás a sonreír



Escribo por necesidad, para huir de mi soledad y sentirme vivo.

Escribo para diferenciar Imaginación de Realidad, pues uso mis palabras como luciérnagas en las noches de falsos recuerdos.
Escribo porque nadie me dice lo que yo no me cuento.
Escribo al gusto de mi gusto por gustar, buscando convertir a cada visitante en lector.
Escribo porque disfruto jugando con palabras que son más bellas que lo que simbolizan.
Escribo para fantasear con ideas que, ensayadas en mi personaje, me ayudan a ser mejor persona.
Escribo para alejarme de lo que no quiero ser, para reflexionar sobre lo que puedo ser y para quejarme de cómo otros son.
Escribo al dictado de un capricho que me permite embellecer la vulgaridad de ser adulto.
Escribo para reírme de lo que me duele y burlarme de los miserables.
Escribo para mi disfrute, al igual que disfruté escribiéndote 40 cuentos en 40 amaneceres iluminados por la esperanza de tus respuestas. Cuentos que son tan tuyos como míos, pues tu inspiración moldeó cada palabra.
Por eso, nunca asocies mis palabras a arañazos en tu corazón. No busco herir a quien sólo me hizo bien.
Por eso, no vuelvas a ver en lo que ficciono una forma de hablarte; no tiene sentido conversar con tu silencio.
Me gustaría que me siguieras leyendo, pues eres parte de lo que fue este blog. Si lo haces, gracias; pero no te sientas la rosa o la espina a las que canto.
Ya no.
Soy responsable de lo que mis palabras cuentan, no de lo que tu corazón lee.
Escribo ahora, al igual que lo hacía antes de conocerte, y seguiré haciéndolo mientras eso me ayude a entenderme.
Al igual que sé que volverás a sonreír sin mí, tú sabes que he dejado de escribir para ti. Es más, sé que te reirás al recordar que pensaste que me habías querido.


Adiós, Miel. No habrá más fiestas mañana.


Niηo