Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

domingo, 6 de octubre de 2013

Sleepy Hollow: ¡Rodarán cabezas!



 Ya Camilo José Cela marcó las diferencias entre estar durmiendo y estar dormido. Ahora asistimos a las consecuencias prácticas que diferencian el sopor del sueño.
Si el mérito y la fama del actor Toni Cantó tras estar durmiendo por apenas veinte años en una de sus siete vidas, lo han llevado a ocupar un cargo parlamentario; es difícil predecir el límite que espera a Tom Mison tras estar dormido doscientas cincuenta primaveras de un tirón. Lo mismo el actor que encarna a Ichabod Crane acaba de presidente de esos Estados Unidos que debían de estar muy  adormitados cuando reeligieron al despierto de Barack Obama como Presidente.

He visto los tres primeros episodios de la serie televisiva Sleepy Hollow. Sé que en estos tiempos de excesos televisivos –en los que cualquier programa presentado por JorgeJavierVázquez dura unas tropecientas horas y en los que lo que se lleva es meterte un atragantón de fin de semana para ver maratones de series– jactarme de haber visto 135 minutos de un serial y, basándome en ello, recomendar su visionado, puede sonar a ir de listillo en este mundo en el que tantos opinan sobre lo que no han visto o no les interesa.
Pero, en caso de que mi apreciación sea precoz, más despistados que yo deben de estar los productores de Fox, quienes –a estas alturas del tercer episodio– ya han renovado la serie por una segunda temporada. El capítulo piloto alcanzó 10 millones de espectadores, cifra que ha llegado a 13,6 millones en las dos siguientes entregas.

El igual que ocurre con los encantamientos, debo haceros tres advertencias antes del uso y disfrute de Sleepy Hollow:
–No esperéis en ella, un reflejo o copia de la película homónima dirigida por Tim Burton en 1999. Más allá de ciertos destellos iconográficos, nada queda del brillo narrativo burtoniano en esta producción, que cuenta con luz propia.
–Tampoco contéis con un homenaje, adaptación o actualización del relato original de Washington Irving. La acción se desarrolla en la ciudad de Sleepy Hollow, su protagonista se llama Ichabod Crane y en el primer episodio se enfrenta a un jinete sin cabeza; el resto es puro delirio creativo de sus creadores que dotan a Crane de un bagaje que va de Rip Van Winkle –personaje, también creado por Irving, que se pasa dormido un par de centurias– a James Bond –nuestro despertado fue todo un agente secreto al servicio de George Washington–.
–Pese a ser un relato fantástico está ambientado en el presente real. Y aunque éste sea tan marciano como el que actualmente se vive en USA, no seáis demasiado críticos con el hecho de que a un alucinado indocumentado lo nombren asesor policial en una investigación policial por asesinatos múltiples; o no prestéis atención a detalles como el que se permita el acceso a una institución psiquiátrica de máxima seguridad a una policía que no se identifica ni lleva uniforme y sí un arma en bandolera.
De hacerlo, esos árboles de raciocinio os impedirían ver el bosque de imaginación. Y es en el bosque cercano a Sleepy Hollow donde todo empieza y todo termina.

En el relato se nos presenta a un Ichabod Crane resolviendo crímenes y misterios sangrientos en el Sleepy Hollow actual. El humano ha despertado tras pasarse 250 años “hibernado” a causa de un hechizo. Crane mantiene un peculiar vínculo de sangre con el jinete sin cabeza al que combatió hace más de dos siglos. El cosaco es presentado como uno de Los cuatro jinetes del Apocalípsis, que actúa así mismo como como heraldo del infierno de seres demoníacos que lo sigue.
El eterno femenino ayuda, guarda y guía a Crane en su vuelta a Sleepy Hollow. Colaborará con una agente del sheriff, que en su adolescencia tuvo un avistamiento demoniaco, para resolver los asesinatos del más acá y con la de su etérea esposa para solventar los trasuntos del más allá.

Estamos ante una serie con ritmo, manejo firme de cámara y un uso limitado del reparto. Los actores son creíbles en sus interpretaciones, las escenas de acción están bien rodadas y el diseño de producción no flojea a la hora de reflejar batallas coloniales o espacios supranaturales. El resultado es un producto entretenido que quizá corra el riesgo de autofagocitarse en futuras entregas, si la trama de cada episodio se limita a la destrucción de un ser diabólico –para eso ya tenemos la inconmensurable Mazinger Z–. Confío en que no sea así. La presencia en el equipo creativo de Len Wiseman –quien además dirige el piloto– y de Alex Kurtzman y Roberto Oric –creadores de Fringe–  me hace confiar en que estamos ante una producción que mantendrá el nivel mostrado. Mientras lo descubrimos, en cada episodio nos esperan jinetes descabezados, conductores incinerados o espíritus enamorados.
Lo supranatural ha encontrado un nuevo hogar en Sleepy Hollow. ¿Te vienes a vivir allí por una temporada?

Nino Ortea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.