Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

viernes, 15 de mayo de 2009

Se dejaba llevar por ti

'SE DEJABA LLEVAR POR TI'

 

 Azul, líneas en el mar, que profundo y sin domar acaricia una verdad. 


Eh, tú, no lo pienses más, o te largas de una vez o no vuelves nunca hacia atrás.

Se dejaba llevar, se dejaba llevar por ti no esperaba jamás y no espera si no es por ti.

Nunca la oyes hablar, sólo habla contigo y nadie más, nada puede sufrir, que él no sepa solucionar.

Temor, alcohol de quemar, pon tus manos a volar o en tus ojos el terror. 

 

 

Antonio Vega


7 comentarios:

  1. Na , pues si tas con esi estao de ànimo, ven conmigo y nos bajamos peliculas del Tio Gilito del Ares.
    (verìdico)

    ResponderEliminar
  2. Qué envidia, sana, pero envidia... Me temo que el día el cromañón que tengo me dedique algo así pensaré que te lo ha robado, que lo ha comprado, o que tiene un negro, ya sabes...

    Isa

    ResponderEliminar
  3. Un consejo : cuando te acerques a esas “montañas o colinas” deberías acordarte de tu vértigo. Y ahora una pregunta ¿al final vino y enloqueció?
    Cada día uno menos

    ResponderEliminar
  4. Sempre ha algú que ens sap portar. Diuen que és per nostre bé però acabem plorant
    A dalt aquest ànim!

    ResponderEliminar
  5. ¡Muy buenas, ZoePé!
    Curiosa palabra, es uno de los adjetivos con los que Cervantes describe a su hidalgo... aunque en mi caso soy más pesado y menos delgado.
    Me alegra el que te haya hecho gracia el texto, esa era su intención: autoreirme de mi requetetorpeza emocional.
    Por cierto, anuncian la publicación de otro librito de Liniers y uno que tiene muy buena pinta de Max Aguirre.
    Ya te cuento.
    Mil cosquillas

    ResponderEliminar
  6. Mi confiada Medea:
    No haga usted caso a la palabra de un fabulador como Nino, sería capaz de decirle cualquier cosa con tal de tenerla cerca.
    Creo que, de momento, ha movido de sitio la Isla de Kong en mitad de una borrachera, y no se acuerda de las nuevas coordenadas ni tiene ganas de ponerse a mirar cartas naúticas.
    ¿Montañas? ¿Correr?... a estas horas mejor me guardo mis comentarios que ando pelin alteradín.
    Pues sí, todo a su tiempo y en su medida más excesiva.

    Me encanta su peinado.
    Su más eterno admairador:
    Mar-ce-li-no-Jo-sé

    ResponderEliminar
  7. Dices que el tiempo es un continuo. Te gustaría ir atras en el para no conocerla y no sufrir al perderla?

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.