Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

sábado, 25 de julio de 2009

Se acerca Avatar, de James Cameron


-->
-->
En una entrada fechada en el 23 de julio, la página web comingsoon comenta, en palabras de Silas Lesnick, el esperado regreso del director —productor, guionista y cámara— James Cameron; quien tras el éxito de Titanic (1997), se había mantenido ausente del campo de la realización de largos cinematográficos, centrándose en la producción o realización de cortometrajes, como el espectacular Ghost of the Abyss (2003), o en el desarrollo de nuevas cámaras y equipaciones técnicas.





Su retorno, viene de la mano de los estudios Fox, con los que mantiene una estrecha relación desde Aliens, el regreso (1986), plasmada en filmes como Abyss (1989), Mentiras arriesgadas (1994) o Titanic (1997). Mayo de 2009 era el período publicitado para el estreno de Avatar, momento ahora pospuesto hasta el 18 de diciembre. Este lanzamiento viene impregnado de muchas esperanzas tanto por parte de la Industria como de los espectadores, dado que los estudios y el realizador no sólo confían en inaugurar una nueva franquicia fílmica, sino que se fían en renovar el mundo del Cine.


Tan ambicioso propósito, explicaría la dilación en el estreno —tal y como podéis ver en los dos carteles promocionales que acompañan a este artículo—; lo elevado de su presupuesto —superior a los 700 millones de dólares en su producción, cifra que alcanzara los 1.000 millones con la postproducción— y el desarrollo de nuevas técnicas cinematográficas e infográficas por parte de un equipo supervisado por Cameron.




Fox ha anunciado que confía en hacer del 21 de agosto de este año el día mundial de Avatar; y para ello autorizará la proyección gratuita de un segmento de 15 minutos del filme. Proyección que se realizará en un número selecto de salas Imax o preparadas para la exhibición en 3D. De cara a universalizar su promoción, ese mismo día se colgará libre de descarga el primer trailer de la película, cuya extensión no ha sido facilitada. De hecho una de las decisiones más difíciles que tiene que tomarse es establecer la duración final del máster fílmico, pues se habla de una extensión de 189 minutos —5 menos que Titanic— lo que condicionaría su comercialización en salas Imax, que sólo trabajan con obras de una duración máxima de 160 minutos.
No conviene olvidar que la explotación cinematográfica en salas y en el hogar se encuentra en pleno proceso de adaptación a los nuevos usos y costumbres de los espectadores. Mientras que las majors no acaban de dar con un soporte que canalice sus productos para su explotación hogareña —la apuesta por el blue-ray no es firme, y la opción a las descargas de contenidos gana adeptos—; las salas de cine parecen haber encontrado una salida en su apuesta por la espectacularidad del cine en 3D o las salas Imax. De hecho, en el primer semestre de este año las recaudaciones mundiales por exhibición cinematográfica han aumentado en un 15% respecto al año pasado; y se estima que un 5% de los espectadores llevaban más de 12 meses sin acudir al cine.
Por otro lado, los relativos fracasos económicos de dos películas esperadas, hiperpublicitadas y de una factura final impecable como Watchmen y Terminator: Salvation, sirven como doloroso ejemplo de lo caprichoso de una audiencia aún soberana, afortunadamente, de sus gustos y dineros en esta sociedad tan mediatizada por la publicidad.
Cameron ha dado probadas muestras de su talante visionario a la hora de aplicar innovaciones gráficas al cine, y de su maestría a la hora de dirigir superproducciones abocadas al mayor de los naufragios. Así mismo, es una persona fiel a sus ideas, amigos y propósitos. Los mismos estudios Fox, sufrieron en sus carnes la terquedad de Cameron a la hora de rodar una continuación de Alien fiel a su impronta y no a la de Ridley Scott. O su empeño a la hora de cumplir la palabra dada, y apoyar a sus ex parejas —Kathyn Bigelow o Linda Hamilton— en proyectos en los que las productoras deseaban otros nombres menos venenosos para las taquillas.
Mucho le debe la imagen, tanto en su vertiente cinematográfica como publicitaria, a este pionero del uso de la infografía, campo por el que apostó fuertemente tanto desde los estudios Digital Domain, como de la productora Lighstorm Entertaiment.
Avatar, voz que identifica a la encarnación humana de un dios, nos cuenta las vicisitudes de un ex marine, enviado contra su voluntad a un lejano planeta donde tendrá que luchar por su supervivencia. Sus protagonistas son los Sam Worhington —seleccionado antes de su implicación en Terminator: Salvation—y Zoe Saldana; y entre las numerosas empresas que colaboran en el proyecto, destacan los Weta Studios de Peter Jackson. Sin lugar a dudas, uno de los mayores atractivos de la obra, será su tratamiento de la imagen, habiendo sido necesarias para la producción el desarrollo de nuevas cámaras y técnicas de rodaje, que continuarán el camino abierto por Sony para Superman Returns.
Pese a lo ambicioso del proyecto, confiamos en que Cameron sepa imponer su impronta creativa en él. Pues, no conviene olvidarse de que, pese a que estamos ante un maestro de superproducciones, el creador
Muchas son las cosas que me unen a este creador, apasionado de la vida y las mujeres, capaz de nadar a contracorriente, y terco como una mula.





Silas Lesnick comparte en la citada página de Internet la trama de los 24 minutos de la película que se proyectaron para la prensa especializada en el Salón H de la reciente Comic-Con de San Diego.
Si quieres leer mi traducción de parte de sus palabras, pincha aquí


-->
© Nino Ortea Gijón, 25-VII-09


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.