Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

martes, 17 de marzo de 2015

¿Hay belleza en la Literatura?



¿Hay belleza en la Literatura?

Mi respuesta a esta pregunta que me autoplanteo es: NO.


Sin buscarlo, he creado una pequeña controversia con mi entrada anterior, donde afirmo mi convencimiento de que la belleza de este blog está en la mente del lector, no en mis textos. Obviamente no entro a discutir dónde está la belleza de lo que no escribo, que uno no forma parte de ningún jurado de Miss / Mister Escriverso. Ni voy por ahí otorgando carnets de autoría: me limito a leer como puedo a quien me apetece.



Intenté explicar mi opinión al dar respuesta a los comentarios de Carmen y El Demiurgo, pero me pareció mejor dedicarle el espacio merecido a mi contestación a sus muestras de aprecio.



Y es que la Literatura es un arte abstracto y condicionado. Su elaboración se articula en el respeto a un conjunto de normas, y su comprensión requiere un público especializado –tiene que hablar el mismo idioma, conocer el mismo nivel de lenguaje...–.

El Lenguaje Escrito es un sistema de comunicación, como tal prima en él la claridad y la concisión en la transmisión del mensaje: algo alejado de esa imagen de “belleza” que muchos asocian a la Literatura, sustentada en el uso de palabras en desuso colocadas a calzador en frases henchidas de pleonasmos.



No soy alguien que aprecie como “belleza” la fealdad cubista, o el artificio de los diseños maximalistas; por lo que el atractivo de los textos cuidadosamente caóticos me resulta tan ridículo como el de esos presumidos que se tiran horas arreglándose para aparentar salir de casa “desarreglados”.

La Literatura no es un arte natural, instantáneo y universal como sí lo es la Música. ¿O acaso se necesitan conocimientos de solfeo o en inglés para sentir simpatía por Los Stones?

La teórica “belleza” de las palabras escritas se pierde al ser traducidas. Asociar un lenguaje universal como la Belleza a algo tan local y condicionado como un idioma, suena a chiste. Es como proponer para “miss sonrisa” a una chica que, si sonríe sin abrir la boca y sin emitir un sonido, simula un mohín agradable.



El traductor es un cirujano plástico que intenta recomponer la fisonomía de un texto, de manera más o menos fiel a su aspecto original. Con lo que esa supuesta “belleza” es tan falsa a su original como lo son las hamburguesas publicitadas respecto a las que nos sirven en las hamburgueserías. De hecho, más que decir que nos gusta un autor deberíamos nombrar a su traductor. Este “pequeño” detalle se les escapa a tanto aficionado a citar a Shakespeare, que no ha leído ni una línea de William en inglés. 
Una vez más, aprovecho para reclamar que el nombre del traductor figure en la portada del libro; y que el elenco de dobladores aparezca reflejado en los créditos artísticos de películas y series.



Al no reproducir los objetos o sensaciones, sino sus símbolos idiomáticos, y estar privado del énfasis de la voz, la “belleza” de la Literatura estaría, como mucho, muerta, ya que las palabras matan todo vínculo con aquello que representan, siendo los literatos unos taxidermistas con aspiraciones vanguardistas. Es más, el lenguaje escrito fulmina toda la naturalidad del oral, al llenarse de símbolos mudos, duplicidades escritas para fonemas únicos y discriminaciones que convierten a sus letras en mayúsculas o minúsculas. ¿Por qué /bao/ se escribe “vaho”? ¿De dónde salió esa “h”¿ ¿En qué se diferencian la “b” y la “v”?


El problema de la artificiosidad de la Gramática es que nos convierte en unos remilgados; y ante nuestros ojos no hay nada más feo que una falta de ortografía, una de esas que te saca los ojos o te deja sin habla.



Lo que le da Vida y Belleza a la Literatura es la sensibilidad del lector. Él convierte lo que son símbolos lingüísticos en sensaciones, él da vida y forma a los personajes,...

Gracias, lector, por dar belleza a mis textos.

28 comentarios:

  1. La belleza esta en el interior de las personas, son las que cada una ve desde su mirada interior, date cuenta que cada texto lo interpretamos cada uno según nuestra mirada interior y también dependiendo del dia que tengamos, así como las imágenes, hoy las podemos ver de un color y mañana de otro.

    Interesantes tus reflexiones, Nino.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, María:
      Coincido plenamente con tus palabras.
      Creo que esa “belleza” que encontramos en los textos literarios es un reflejo de nuestro interior. Al leer damos cuerpo a las palabras al convertirlas en imágenes, sonidos, olores... Una palabra no tiene belleza, es un mero trazo desgarbado, lo que la tiene es la afección que le da nuestro afecto.
      Yo, al menos, no sé encontrarle belleza a un texto escrito en alemán, pero sí a un cuadro de un artista alemán. El Lenguaje Escrito no tiene función iconográfica, salvo en excepciones como el “stop” de una señal, sino simbólica, las palabras son abstracciones a las que atribuimos un significado (!yes” significa “sí” en inglés y significa “eres” en asturiano)
      Un abrazo, observalectora María.

      Eliminar
  2. La sensibilidad del lector está movida por la autenticidad del escritor. lo bello en la literatura es saber manejar esas reglas sin que el lector note que se están manejando y dejar fluir al texto de una manera que parezca natural.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Tracy:
      Opino lo mismo que acabas de escribir.
      La Escritura Creativa atesora “ingenio”, no “belleza”. Un texto nos hace sentir, logra que al usar unas palabras comunes entre los hablantes de una lengua, las personalicemos en unas imágenes/sensaciones muy personales: la palabra “madre” lleva a que nuestro subconsciente le de unos rasgos únicos.
      No me gustan las personas artificiosas, por lo que me alejo de los escritores relamidos al estilo de Javier Marías o Vargas Llosa. Sin quitarles un ápice de valía, no soy su público.
      Considero que la naturalidad es la virtud imprescindible en alguien que cuente historias: es lo que hace que merezca la pena escuchar cómo alguien te cuenta lo que le pasó de la que bajó a la tienda de la esquina; y es su ausencia lo que hace que te aburras mientras te sumergen en un amasijo de fotos y anécdotas de un viaje a la conchinchina.
      Me resulta muy difícil escribir con naturalidad sobre temas costumbristas, me siento más cómodo en la Ficción.
      Gracias por tu comentario, observalectora Tracy.

      Eliminar
  3. Sí la belleza de lo escrito existe sólo en el lector, entonces es una alucinación. Lo que tal agregue argumento en la idea de que está en el lector es que necesariamente hay que ser un lector para ser escritor. Para ser escritor ayuda mucho, tal vez sea imprescindible, ser un manipulador. Lograr que el lector de un policial crea en la inocencia de un personaje, para revelar que es el culpable. O revelar que dos personajes distintos son el mismo, como ha hecho Asimov en más de una novela.Y que la revelación esté precedida por pistas que podrían haberle permitido a lector haberlo anticipado.
    En algo supera la ficción a la realidad es que puede, debe tener cierta simetría.

    Tal vez la traducción sea una forma autoría compartida. Destaco las traducciones de Poe hechas por Cortázar.
    Y hay recursos como la uniconsonantica.

    La música a veces se alimenta de la literatura y ayuda mucho conocer la obra inspiradora para disfrutar la música. Y tal vez para disfrutar a Emerson, Lake & Palmer y Tarja Turunen ayude mucho haber escuchado música.

    Entre los escritores que leyeron incluyo a los guionistas. En una capítulo de La Liga de la Justicia ilimitada, Wonder Woman y Hawkgirl encuentran en la biblioteca de Hades al villano leyendo El Quijote de Pierre Menard, toda una sutileza borgiana. Y el villano se llama Felix...Fausto.

    La escritura permite describir la belleza. Un ejemplo tuyo sería Pandora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Demiurgo:
      No falta quien sostiene que la vida es puro teatro; en ese caso la Literatura sería su libreto más logrado. Concibo la Vida como un espejismo, como la visión sugestionada de unos deseos que nos ayudan a mantener la marcha. Pero bueno, ése es un tema menos bello, je je.
      No sé si la Literatura es una “alucinación”, ya que los textos actúan como mecanismo externo que estimula nuestro cerebro, pero sí que entiendo la lectura como un acto de “sugestión”, no tan universal como el “olfato”, pero parecido. Las palabras evocan sentimientos, despiertan recuerdos o incitan a imaginar conceptos (de ahí la utilidad de la palabra para inspirar lo Irreal, dado su componente abstracto)
      Sí el concepto de “el otro” en el que un personaje es su autoantagonista da mucho juego; el cuento de Poe “William Wilson” fue una de las primeras lecturas en las que este trasunto me atrapó (por desgracia no lo leí entonces en la cuidada traducción de Cortazar)
      Las realidades paralelas, los mundos alternativos, plantearse qué habría cambiado en una vida de haber tomado el protagonista una decisión diferente... la verdad es que los recursos “simétricos” de la Ficción son toda una bendición, tienes toda la razón Demiurgo.
      Siempre que he traducido obras de Ficción (vale, no eran obras magnas, sino narrativa popular como novelas de Star Trek o cómics de Bone) he intentado ser lo más fiel a mi interpretación del texto original; la dificultad la veo en traducir poesía que en muchos casos la tienes que recrear.
      El Arte y la vida forman un continuo, cuanto mejor lo conoces mejor disfrutas de ciertos detalles.
      No conocía ese episodio de la Liga, intentaré conseguirlo, tus palabras han despertado mi curiosidad.
      Gracias por mencionar a Pandora como abstracción de la “Belleza”, Demiurgo. Muchas gracias por tu cuidado y detallado comentario, me encantan nuestras charlas, al igual que disfruto leyéndote en tu blog.
      Un abrazo, observalector Demiurgo.

      Eliminar
  4. Tienes una forma de escribir muy personal, al ver tu título nunca sé que vas a contar. Tienes una forma atractiva de escribir, Sr. Ortea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Ángela:
      Confío en que mi escribir errante no conduzca al error. Sí, muchas veces empiezo a escribir con una intención y me descubro firmando una digresión.
      Gracias por tu interés, Ángela.

      Eliminar
  5. Sí, es un arte abstracto y condicionado por el lenguaje, necesita ser leído por alguien que entienda el idioma, o que sea capaz de traducirlo, aunque en las traducciones se pierde mucho.

    Debería primar la claridad y a ser posible la concisión al trasmitirlo, como dices; pero eso no está para nada reñido con la belleza. Para algunos puede estar la belleza en esas palabras metidas con calzador; pero no para todos. En la sencillez suele haber más belleza que en cualquier otro lugar.

    Tanto en música, como en literatura, no todo el mundo entiende lo mismo por belleza, ya que esta es subjetiva.

    No estoy de acuerdo en que se pierda toda la belleza de un texto al ser traducido; pero si puede que en gran parte. Si un texto se refiere a sentimientos, y estos son hermosos, el sentimiento en sí, si lo puede captar la traducción. Y no es un chiste, porque la belleza puede estar en lo más inverosímil. Precisamente el que lee al poeta inglés en castellano, más que admirar la belleza de sus letras, admira la belleza de su fondo, que en definitiva es la más importante (a mi gusto). Lo que sí es cierto es que toda la belleza de un pensamiento, no lo puede expresar la palabra, solo una parte.
    Siento no estar de acuerdo… La belleza la pone el sentimiento del que escribe, y la pueden captar las personas que empaticen con ese pensamiento y tengan sensibilidad para ello. Otras personas serán sensibles a otro tipo de escritos. No olvidemos que todos somos diferentes.
    Yo no podría ver belleza en algo que no tocara mi fibra sensible; pero ese tipo de belleza que a mí me llega, ha salido del escritor indudablemente. Yo solo la reconozco.

    Muchos besos, menudo rollo te he soltado, jajaja. Disculpa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Carmen:
      La verdad es que estoy encantado con recibir vuestras opiniones sobre mi digresión respecto a la “Belleza en la Literatura”. La semana que viene intentaré idear algo sobre la “Pereza en la Arquitectura”, je je. disfruto mucho recibiendo y contestando a vuestros comentarios, me parecen una muestra de aprecio impagable.

      La verdadera “Belleza” está en lo sencillo; es más la sencillez es lo que permite la popularización del Arte. La belleza recargada puede ser exultante en una primera ojeada, pero acaba empachando.
      Obviamente no todos apreciamos de igual manera la Belleza. Ahí está mi querido señor padre, quien jura que nunca me ha visto con una chica guapa, mientras que yo me reafirmo en que nunca he coqueteado con una chica fea.

      Creo entenderte en lo que comentas respecto a la traducción, Carmen; de hecho en muchos casos es más bien una recreación, una variación sobre un tema común. Por desgracia, la industria cultural (al menos la española) descuida mucho el trato a los textos traducidos (no les gusta que pongas notas al pie, que reproduzcas frases del texto original, que reproduzcas citas a obras editadas por la competencia...) el mundo de los traductores de nivel Z (nunca alcancé el Y) incita a refugiarte en la cultura ágrafa.

      Me gustan nuestros desacuerdos, tus opiniones hablan de ti y de lo que sientes. Soy terco y tozudo, por lo que me mantengo enrocado en que la belleza literaria la aporta la sensibilidad del lector, lo que hace el escrito es conceptualizarla.
      Nada de rollo, es toda una suerte contar con este tipo de comentarios: me alegra formar parte de nuestra comunidad de lectoescritores que somos lo que sentimos, no lo que queremos aparentar.

      Te estoy muy agradecido por todas tus muestras de aprecio, Carmen, tanto aquí como en tu imprescindible blog. Por cierto, gracias por la entrada sobre el TDAH. Y no creas que se me ha olvidado que te debo una historia sobre el principio de mi histeria, ja ja.
      Muchos besos, observalectora Carmen.

      Eliminar
    2. Jajaja, somos tozudos, porque yo también me mantengo enrocada en la mía, jajaja.

      Gracias a ti.

      Muchos besos

      Eliminar
    3. Buenos días, Carmen:
      Nuestra tozudez nos hace resistentes frente al desaliento que intentan inculcarnos los necios. Además lo nuestro no es el jaque mate, sino disfrutar con la partida, con lo que el enrocamiento es una manera de posicionarse en el tablero.
      Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
  6. buena tarde Nino,
    he leído tu reflexión sobre la belleza..... y no sé si estoy de acuerdo o no.
    Para mi la belleza radica en que algo me haga latir y sentir.... puede ser una hermosa poesía, una profunda reflexión, un bello cuadro, una fotografía que capta una luz especial a una hora del día, el tacto de la seda entre mis dedos, el olor del sándalo, el sabor que se deposita bajo mi lengua y me hace suspirar. mirar a una persona que tiene algún rasgo que hace latir mi atención.
    Soy un desastre a la hora de percibir la belleza, creo que soy muy primaria y me guio por las sensaciones.

    me encanta como escribes, piensas y reflexionas.

    una lluvia de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, milady Maduixeta:
      Imagino que tu amplia capacidad para percibir la Belleza es lo que te lleva a ese mantener tu equilibrio en la cuerda floja entre el “sí” y el “no”.
      Basta leerte para sentir tu sensualidad (las palabras transmiten emociones); y debo aceptar que mi capacidad para percibir estímulos ajenos está algo atrofiada. Por lo tanto, entiendo que existe una Belleza que yo no percibo, una belleza que las personas con mentes perceptivas y corazones fértiles percibís y hacéis crecer.
      Me gustaría dejar claro que el que no la aprecie no quiere decir que la desprecie, sino que soy incapaz de llegar a ella. Vuestra agilidad sensorial os permite trepar por las hojarasca del lenguaje y llegar a la flor que corona cada obra, mientras que yo me quedo atrapado entre sus ramas. Por eso me gustaría poder volar, para observar lo mismo desde otra perspectiva.
      Gracias a vuestros comentarios amplio mi visión, me leo en vuestros sentimientos volcados en palabras.
      Gracias por escribir, pensar y reflexionar conmigo, Maduixeta. Confío en pronto volar a tu lado y ver esas cosas hermosas que ahora no encuentro.
      Dejemos que la lluvia de besos nos cale hasta los huesos, observalectora Maduixeta.

      Eliminar
  7. Ufffffffffffffffffff, Nino!!! Cuánto tiempo!!! Y que gusto estar de vuelta por aquí!!!

    Quiero ponerme al día con los blogs, pero con algunos en particular, como el tuyo, me sucede que debo tomarme tiempo, me gusta desglosar lo que escribes y ponerlo en mi mente, no pasar a la ligera por cumplir. Así que voy a dejarte un abrazo fuertote y una tonelada de besos dulcísimos, tan solo porque te he echado mucho en falta, a ti y a tus locuras en letras. Ojalá que caigan bien.
    Y espera que me acomodo y regreso a molestarte jejejejeje ;)

    Huge huge hug and big big kiss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que se mueran los feos,
      que toda la Belleza se consuma de envidia,
      que se aireen las Academias, las de la Lengua y las de la Vida...

      Que me encierren por loco,
      que sólo me permitan una vista,
      que yo la dedicaré a enloquecer mientras la espero...

      Porque Nicky vuelve a estar en Blogolandia con nosotros,
      han regresado las risas y los alborotos,
      y salir con ella al calor del infierno
      matará todo el frío del cruel invierno.

      Eliminar
    2. Heyyyyyyyyyyyyyyyyy!!!!! Yo llegaba desde tu post anterior a expresar mis delirios y fíjate lo que me encuentro!!! woooooooooow!!!! Mira que yo nunca me sonrojo y estoy a punto!! hahaha
      Tnx tnx tnx por tan acogedora bienvenida! (Si así me vas a recibir, fácil y me voy de nuevo LOL!!!!)

      Eliminar
    3. Buenos días, Nicky:

      Las bienvenidas acogedoras son para las compañías enloquecedoras como la tuya.
      Me alegra que estés de vuelta y con ganas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. La belleza, lo mágico y lo sagrado, son utopías inalcanzables, pero el ser humano desea poseerlas y quizá ahí radique, en parte, la fuerza del homo sapiens y la esencia de su arte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Julito:
      Sí, comparto tu opinión. Usamos las palabras en nuestro intento de poseer lo que simbolizan, confiando en que al recurrir a ellas para definirnos se nos transfieran los conceptos que representan.
      Al igual que en las cavernas pintábamos una representación de los animales a cazar, ahora trazamos letras para atrapar los conceptos.

      Hay mucho coleccionista de sentimientos disfrazado de acumulador de palabras, a las que no da ningún valor pero le son útiles para alcanzar un fin. Ocurre como con estas personas que tienen su casa llena de libros y ningún afán de leerlos. Los amontonan confiando en que eso les hará parecer más humanos.
      Un abrazo, Julito..

      Eliminar
  9. Gracias Nino por visitarme y quedarte en mi blog..Espero que me acompañes por mucho tiempo..

    Me encanta leerte..Es distinto a casitodos los blogs..Me haces pensar--Reflexionar y hasta reir y no te moleste por este último..
    Hoy en dia necesitamos la risa,,las personas ván apagadas por las circuntancias de la vida

    Besitos mi niño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, victoria:
      Gracias a ti por invitarme a descubrir tu blog.
      Me gusta que me sientas distinto, ni mejor ni peor. Eso habla de que escribo de una manera parecida a como vivo, de que soy fiel a mis ilusiones y pasiones. En el asfalto siempre me han señalado como “raro” o “diferente”, por lo que este ser “distinto2 en Internet es en realidad ser yo mismo. Y por supuesto que no me molesta, sino que me alegra que mis palabras despierten tu risa, victoria: la sonrisa y la ternura son los rasgos humanos que más me cautivan,
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Hola Nino, menudo tema. Creo que esto ha sido objeto de discusión y reflexión en muchas ocasiones. Sinceramente pienso que es un tema complicado porque hay muchos factores que analizar. A mí se me escapa un poco pero te doy mi opinión.

    Me estaba acordando de un libro de Ouspensky, "Fragmentos de una enseñanza desconocida", que comencé hace algún tiempo y que nunca llegué a terminar, en el que el autor cuenta sus enseñanzas con Gurdjieff. En ese libro, el autor habla de una charla con Gurdjieff en la que expone la diferencia entre arte objetivo y arte subjetivo. Está muy interesante, aunque la solución de esta ecuación no la tengo nada clara.

    A parte del desprecio que Gurdjieff hace sobre aquello que considera arte subjetivo (aunque el arte objetivo según él no abunda), él dice que la percepción del que observa el arte subjetivo es el modo básico de funcionamiento de ese arte, es decir, cualidades como la belleza (interpreto yo) están dentro de la cabeza del observador, de la interpretación que nosotros hagamos de esa obra de arte.

    Aunque el autor del libro habla de arte y no distingue entre variedades artísticas o como se quiera llamar. Tú en cambio, haces una clara distinción entre la literatura y la música por ejemplo, alegando la universalidad de ésta. Mmmmm... yo creo que la música es un ejemplo muy claro de belleza subjetiva. En cualquier caso es un tema que da para mucho.

    Atendiendo a la pregunta que encabeza esta entrada, la respuesta de Gurdjieff sería sí, sólo si se trata de arte objetivo, no en los demás casos. Yo sinceramente no sé qué decir, pues el papel fundamental que hacen los ojos del que mira es incuestionable, pero... ¿cómo es posible que cierta literatura sea bella para tantas y tantas personas y otra en cambio apenas sea tenida en cuenta (temas comerciales aparte)? Quizás sea una cuestión de educación y cultura? Tal vez. Con dudas y sin tenerlo demasiado claro, mi respuesta a tu pregunta también es NO.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Geus:
      Antes de nada, gracias por tu cuidado comentario.
      Sí, lo que yo temía que resultara una mera digresión ha resultado en un coloquio estimulante gracias a vuestros comentarios.
      Debo reconocer que desconozco tanto a los dos autores que citas como el libro cuya lectura no concluiste, aunque intentaré informarme sobre ellos.
      Por suerte, tenemos nuestra opinión, que sin ser docta es sincera: en mi caso creo que el arte es subjetivo. Incluso en aquellas obras que podríamos considerara más apegadas a la realidad (como son las grabaciones sonoras o videográficas) el espíritu del fotógrafo, cámara o técnico de sonido está ahí. Normalmente buscan respaldar o sustentar una idea preconcebida (“la vida en la selva es cruel”, de ahí que un documentalista deje morir de sed a un cervatillo que mimaría en un zoo) Incluso rasgos insconscientes como un encuadre o un enfoque, buscan producir un efecto, transmitir un mensaje.
      Incluso “el arte de la Naturaleza” con sus amaneceres, sus espacios abiertos... es subjetivo, busca cumplir un propósito: traer vida.

      Creo que el arte involuntario reside en la naturaleza de los actos cotidianos, es efímero y suele estar asociado a escenas como ver a una persona leyendo a contraluz, a un abuelo sonriendo con su nieto o esa química en el aire que te habla de que llega la primavera.

      Creo que me expresé de manera torpe, Geus:
      Lo que convierte en “universal” a la música no es que su belleza sea unánimemente aceptada (que, por suerte, no es el caso) sino que es un arte uniforme, que no se ve desvirtuado por traducciones, limitaciones idiomáticas o emplazamientos físicos. Por ejemplo, la banda sonora de Vangelis para la película “Blade Runner” es independiente a su condición de elemento fílmico, funciona como vehículo que despierta emociones en espectadores que no hayan visto la película. Combina la música instrumental con la vocal, tiene temas en inglés y japonés.
      Obviamente, todos tenemos nuestra propia banda sonora, canciones que amamos o de las que huimos. Ahí entra nuestra parte subjetiva, asociada a experiencias musicadas.

      Respecto a tu pregunta, en primer lugar cuando hablamos de Arte Industrial (Literatura, cine, Música,...) hay muchos intereses creados que llevan a que ciertas obras sean encumbradas de por sí (ahí está “El nombre de la rosa• de Humberto Eco); en otros casos, son muchas las obras “universales” que apenas cuentan con una aldea de lectores reales (“El quijote” de cervantes o el “Ulyses” de Joyce, tienen millones de compradores, pero ¿y de lectores?) Luego está el componente de “feria de vanidades” del fenómeno literario: se asocia la inteligencia a quien lee mucho y lee obras de renombre (de ahí que haya tanto acumulador de libros en ediciones vanidosas) como ves, Geus, no sé disociar los temas comerciales, ya que bien sean grandes editoriales ahora, o en su momento los mecenas, el Arte está muy vinculado a la economía.

      Un abrazo agradecido, Geus.

      Eliminar
  11. Debo decir que concuerdo contigo al 100%, la belleza está en los ojos de quien lee, de quien escucha, de quien ve, porque ésta es simplemente relativa y terriblemente subjetiva.
    Ya antes te lo he planteado aquí mismo: uno escribe sobre algo y terminan entendiendo todo lo opuesto! Y desde aquella subjetividad y relatividad, todo puede pasar, si no, mi estimado, no existirían los gustos, porque andaríamos todos como robots :s

    ---Aquello que dijiste de Shakespeare deja muy en claro el tema de lo nefasto de la traducción (que no interpretación porque ahí caeríamos otra vez en lo subjetivo), que igual se da en una canción (what a nightmare to read the spanish version of many SUPER songs!!!! haha!!) o en la "valiosa" apreciación brindada por un admirador de Jackson Pollock :s ---

    Por otro lado, y a riesgo de sonar empalagosa, no podemos subestimar nuestra inteligencia (yo vivo orgullosísima de la mía eh???) y decir que no somos capaces de discernir lo bueno de lo malo, y tú, sweetheart!!!, escribes genial. He dicho. Giggles!! (Y no dejes de hacerlo nunca!)

    Oh, well... ya te llené los oídos (o los ojos) de mis propios desvaríos, ahí te los dejo ;)

    (Is really great to be back here...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Nicky:
      Y después de leerte, ¿cómo te sorprende el que me alegre tanto tu regreso?
      Compartimos opinión, lo que no nos dá razón sobre los pensamientos ajenos pero sí que demuestra que no somos tan alocados como nos denostan.
      Tenemos nuestro corazoncito, que sale a bailar al ritmo de ciertas músicas, sonríe ante ciertas palabras o llora ante ciertas imágenes. Las palabras son iconos abstractos al capricho de cada idioma y sus normas. En el lenguaje escrito se ven privadas de todos los componentes que acompañan al lenguaje oral; de ahí que solamos usar un lenguaje más academicista al escribir, menos natural. La belleza de las palabras se debe, en mi caso, muchas veces a su sonoridad (me encanta la palabra “azahar” o a la afectividad (“murciélago”); dudo mucho que estás dos palabras que me resultan bellísimas, lo sean para muchos otros hablantes de español, por no decir de todo aquél que al leerlas le parezcan “chino”.

      Mi coincidente Nicky: claro que me considero inteligente (entre otras cosas, el que siga vivo, expectante y rocanroleante es una muestra de ello); aunque en mi caso mi carácter divergente hace parezca “tonto” en situaciones en las que la mayoría se mueven con diligencia; al igual que mi escasa empatía lleva a que que me comporte con torpeza en lo compartido.
      Muchas gracias por tu compañía, estimulante Nicky.

      Eliminar
  12. Vaya con lo que me encontré. Excelente "discusión" enriquecedora que has generado, como casi siempre, con tu buen hacer como escritor (que ya sabemos que según la RAE es: persona que escribe).
    Coincido en algunos aspectos con todos y contigo y en otros, creo que con nadie, normal, este tema, sin duda es subjetivo, como todo lo que depende del propio criterio. Sin embargo, para mí la belleza de las cosas, ya sea en el lenguaje oral, en la palabra escrita, música, naturaleza, arte, o el propio descubrimiento de cada uno, está oculta. Cuando la descubrimos, podemos hablar de ella o manifestarlo de alguna ,manera. De forma que, siento que sólo una mínima parte aflora para ser manifestada, difundida o entendida... Por supuesto, según cada perceptor, receptor, o divulgador (que yo entiendo que cada artista o creador literario, músico, etc, divulga la suya, la que él entiende) Pero la belleza, para mí, es inmedible e incuantificable.
    No admito los niveles de belleza creados por otros (según gustos y cánones, estereotipos)...
    La belleza no es algo estático (para mí), por ello casi no admito discusión al respecto. ¿No te pasó que descubriste belleza en una canción o una música antigua, o en una foto del pasado, o en el párrafo de un libro olvidado?...
    En cuanto a la belleza en la Literatura, yo la descubrí más en lo no escrito, que en lo escrito. Quiero decir, que ahí si que pienso, que es cuestión totalmente sutil y perceptiva.
    Por ejemplo, ante un párrafo de un libro cualquiera, me detengo y siempre hay más escrito "detrás de las palabras", que con las propias palabras...
    Fragmento del libro "Esperando a los bárbaros" de J.M.Coetzee. (Creo que con este ejemplo, entenderás lo que quiero decir)
    "La observo comer. Come como una ciega, con la mirada en el infinito, guiándose por el tacto. Tiene buen apetito, el apetito de una indígena robusta y joven.
    -No me creo que veas- le digo.
    -Sí, veo. Cuando miro de frente no veo nada, veo... Frota el aire frente a ella como si limpiara una ventana.
    -Una mancha. Pero puedo ver por el rabillo del ojo. Mejor por el izquierdo que por el derecho. ¿Cómo podría caminar si no viera algo?.
    -¿Te lo hicieron?
    -Sí.
    -¿Qué te hicieron?.
    Se encoge de hombros y calla. Su plato está vacío. Le sirvo más del plato de judías que tanto parece gustarle. Come demasiado deprisa, se pone la mano delante de la boca cuando eructa, sonríe.
    -si comes judías te tiras pedos -dice.
    Hace calor en la habitación, su abrigo cuelga de un rincón con las botas debajo, solo lleva puesto un camisón blanco y los calzones. Cuando no me mira directamente soy una silueta gris moviéndose imprevisiblemente en la periferia de su campo de visión. cuando me mira soy una mancha, una voz, un olor, un centro de energía que un día se queda dormido lavándole los pies y al siguiente le da de comer un guiso de judías y al otro quien sabe".

    ¿Belleza oculta?
    Me ha gustado mucho este ejercicio de reflexión, al respecto de tu iniciativa. Un tema que hubiera sido estupendo discutir contigo y el resto de los comentaristas, en un típico café de tu ciudad, en un directo de palabras en sus voces... jeje
    Bueno, buen día, Nino. Siempre un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Clarisa:
      Pues sí, resultó tan grata como sorprendente la discusión que generó el tema de “La belleza en la Literatura”.
      Creo que pude haber una belleza oculta en las obras de arte, pero hay mucha evidente que normalmente radica en una ejecución sencilla. Obviamente esta belleza no se presenta igual a ojos del autor que del degustador; y muchas veces sorprende al autor descubrir dónde sus degustadores encuentran la belleza en su obra.

      El tema de los “cánones de belleza”, la manera en que imponen unos criterios y no reflejan unos gustos comunes, es muy rico y serviría para una segunda charla coloquio.
      La Belleza es atemporal. No sólo podemos apreciarla en una obra del pasado, sino que en nuestros propios recuerdos sobre actos compartidas en los que, quizá cegados por la velocidad del impulso, no reparamos en los detalles.
      Me parece muy sugerente este párrafo de Coetzee. He apuntado el título de la novela para ver si la saco de la biblioteca.
      Como bien escribes, clarisa, éste habría sido un tema jugoso para charlar en una tertulia literaria. Quizá va siendo el momento de que creemos una.

      Aunque, en el fondo, los comentarios en los blogs no dejan de cumplir esa función enriquecedora de intercambiar percepciones y opiniones.
      Un abrazo, Clarisa.

      Eliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.