Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

lunes, 14 de julio de 2014

Prepárate para lo imposible 1/2



Verwacht het onmogelijke
Axelle volvió a leer el sms con el que se le comunicaba su despido.
No recordaba haber firmado ningún contrato, ni haberse inscrito en ninguna oferta laboral de aquella empresa.


Días atrás, cuando aún le funcionaba su conexión a Internet, había recibido un correo electrónico del mismo remitente. Lo había tenido que rescatar de la carpeta de spam. Últimamente se forzaba en revisar los mensajes del correo basura antes de vaciar el contenedor. En Brasil había conocido a muchas personas y recibía muchísimos emails de desconocidos. Se había convertido en una celebridad a su pesar. Siempre había confiado en llegar a ser famosa, pero era una pena aparecer con esas pintas en los medios de comunicación.

Esa popularidad repentina conllevaba su castigo actual.
A papá y a mamá no les había gustado su escapada a Brasil; y menos tras descubrirse la red de mentiras que había trazado para encubrirse, ya que les había dicho que se iba a pasar unos días a Ibiza en el festival F*** Me I´m Famous. ¿Quién le iba a decir a ella que la iban a fotografiar entre tanta gente? ¿Cómo iba ella a saber que sus fotos alcanzarían tanta repercusión?

En algunas de las imágenes aparecía con Vincent. Y sus padres le habían prohibido hacía meses que saliera con él. Era hijo de unos “nuevos ricos” y carecía del abolengo del linaje de su familia, los Despiegelaere. Además, a sus padres les desagradaba su afición a un deporte tan vulgar como el fútbol, cuando ellos habían hecho todo lo posible por iniciarla en las finas artes de la Caza, la Hípica y el Tiro al plato.
El ver a su heredera convertida en reclamo de portada en publicaciones sensacionalistas, había sido más de lo que habían podido tolerar. Tras su regreso de Brasil la recluyeron de aquella habitación del ala de invitados de su château. Ahora ellos intentaban recuperarse del disgusto sufrido participando en las partidas de caza que el Conde de Honsebrouck organizaba esa primera quincena de julio en su coto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.