Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ven y enloquece apoya la campaña de Nino Ortea a favor de la lectura responsable y los sentimientos apasionados

jueves, 24 de abril de 2014

Borrador 23-IV-2014.



Avanzo en el argumento, aunque se me ocurren tramas nuevas mientras escribo, lo que lleva a que esté en el capítulo 23 y por las página 138. 


Con suerte, acabaré en dos semanas. Tras resolver esta subtrama con Susipresentaré a Soledad y empezaré a desarrollar el final de la novela.


Me queda bastante trabajo por delante, simplemente de corrección, documentación y completar el capítulo 20.


Estoy muy satisfecho del resultado que estoy obteniendo, aunque no sé si los capítulos funcionan de manera conjunta.

domingo, 13 de abril de 2014

Borrador 13-IV-2014



Voy por la mitad del capítulo 19.
Si sigo a este ritmo, habré acabado el desarrollo del argumento en breve tiempo. Intentaré que sea en unos 10 días.
Hasta que no relea el texto, no sabré si el recurso que he pensado hace que funcionen los dos narradores.

viernes, 11 de abril de 2014

Sigo siendo un nino...



La pasada mañana me paré frente al escaparate de una librería. Sigo prefiriendo la vidriera de una lencería, pero a la dependienta le molesta mi mirada atenta.
  

A tientas continúo moviéndome por el mundo de la creatividad literaria. Cada vez tengo más claro que necesito un grupo o a una persona con la que perfeccionar las técnicas de escritura y de endulzura. Pero, a falta de sugerencias sugerentes, sigo solo aunque me adjetiven como solitario.



Sagitario, quizá libra, debería haber sido ser mi signo astral; pero me anticipé al nacer y sigo siendo virgo. Quizá ahora vuelvo anticiparme al bloguear que llevo muy avanzada la escritura del primer borrador de mi última obra. Voy por la escala 17 de una travesía cuyo puerto sitúo en el dique 24. El viento de la inspiración sopla en mis velas —y más después de recibir la atenta lectura crítica que Toni y Carmela han hecho de los seis primeros capítulos—. No quiero desaprovecharlo.



¿Aprovechar para publicarlo? Eso está muy lejos. De momento me acerco a las escolleras de las librerías. Normalmente lo hago cuando están cerradas; no quiero que me pase como la última vez que entré a una convocatoria pública de firma de libros y me echaron por no comprar los que había firmado. Así que ahora sólo miro los escaparates, por eso de ver lo que en el mundo editorial se estila.



Tila fue lo que tuve que tomar tras ver este pequejuego que vuelve a recordarme el porqué de mis cosas. Ni cuando era un niño, ni ahora que soy el Nino, habría acertado a colocar en su sitio estas piezas.



...y me basta con mirarme en un espejo para comprobarlo.


Al igual que antes, me pregunto ahora por qué en un juego didáctico se enseña a obedecer órdenes y no a dar indicaciones claras, a pedir las cosas por su nombre o a hablar de manera más melódica y nada gritona. Y no, no me vale la simpleza de relativizarlo todo a que en la infancia un proceso de aprendizaje ordenado nos saca de la ignorancia caótica. ¿Acaso no aprendemos todos los días de experiencias que nos hacen sentir como un niño?

Después de todo, los actos hermosos de la vida los hacemos porque queremos; no por miedo.


Miedo quizá no; pero si prudencia ante mi impaciencia es lo que siento. Quiero acabar el borrador antes de que el viento inspirador torne en hipohuracanado y, en un arrebato vehemente, me dé por volver a echarle el diente a lo prohibido.



Vivido en este blog, en Facebook, en Twitter, en Infojobs... mi tiempo necesitaría de horas tan largas como las que se me hacen mientras me mantengo a tu espera. No soy torpe; pero sí pobre en Internet. Mi conexión subrogada me impide la omnipresencia obligada que parece latir en el corazón social del mundo de ficción.



Calculo que en dos semanas, puede que sean tres, habré acabado el borrador. Hasta entonces, arrivederci al blogueo y al feisbuqueo. y ciao a Twitter, medio donde quiero comprobar si mi incomunicación encuentra remedio.



No leas en este texto un pretexto para un adiós. Es un “hasta pronto”.

Nos leemos o nos vemos.

Hasta entonces: gracias por venir y enloquecer.




Nino.


Ir al principio.

jueves, 10 de abril de 2014

Borrador 01.




Hoy he abierto este blog.
He decidido convertir el título de Buscando el olvido en el definitivo para la novela.
He recibido un largo correo electrónico de Tonien el que me comenta su opinión y la de su amiga Carmela tras haber leído los seis primeros capítulos del borrador.
Me dan indicaciones y sugerencias muy útiles.
También palabras de ánimo y de admiración.
Tengo suerte de contar con una amiga como Toni.
Mañana empiezo el capítulo 17, mi objetivo es que el borrador conste de 24. Confío en tenerlo acabado para mediados de junio.
Mañana colgaré un aviso de cese momentáneo de actividad en Ven y enloquece.
Debo centrarme en este proyecto.