Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

lunes, 6 de octubre de 2008

Octubre sin revolución




-->
¡Se acabó septiembre!
¡Jopelinex, con lo que me estaba prestando!
Una vez más, el noveno fue un mes que me hizo sentir primerizo, pero nunca segundón.
He abierto mi primer dominio en Internet. Acabé mi primera novela. Recordé nuestros besos nacientes … Y he cumplido mi propósito primo de enmienda: no culpar de aquello de lo que YO soy responsable.


Me descubrí recuperando energías que creía perdidas, y reviviendo sueños que otros habían intentado convertir en pesadillas.
Septiembre fue un mes de cosecha.
Durante años, me había negado a cultivar mis aficiones, a practicar mis habilidades, o a compartir lo que creía que a otros no les interesaba. De repente, decidí volverlo a intentar, volver a disfrutar creando y compartiendo. Recuperar a Nino Ortea ha conllevado esfuerzo, constancia y desoír ciertas voces que recelosas me desaconsejaban volver a oír la sonrisa evocadora de las musas.

Vuelvo a holgazanear sentado en un parque público, un domingo a última hora de la tarde; y mientras otros se dirigen apesadumbrados a sus casas a ponerse el traje de diario, yo —ajeno a las obligaciones de la rutina— fantaseo con el sabor de tus labios a la vez que saboreo un helado, y la tarde se convierte en noche.
Recuperé mis ganas de aprender, encarnadas en un cursillo informático que me ilusiona no por la titulación final, si no por el desarrollo diario. Mi día a día se adapta a mis necesidades económicas, pero no oprime mis facultades afectivas.

Se acabó septiembre, pero todo continúa.

Ha llegado octubre, un mes con sabor a cumpleaños. Es curiosa la cantidad de benditos desequilibrados que conozco nacidos bajo el signo de Libra.
El otoño se asentará, y con él los primeros sabores a castañas y a sidra dulce. Las noches se alargarán, y con ellas aumentará mi ensoñación, al hacérseme más fácil juguetear por las sombras de la imaginación.
Octubre suele ser un período de cambios tranquilos y positivos. Que en mi etapa de estudiante me hablaba de horas arrebatadas al estudio y entregadas a la complicidad. Y que ahora, me habla de lo bueno de lo vivido y de lo esperanzador que queda por vivir.

¿Os había dicho que me gusta septiembre? Mi amor ha sido correspondido, y el mes me acarició con la suavidad con la que tu calor se despedía de mi cuerpo a la mañana. Sé que tu realidad te aleja de mis fantasías, pero mientras remoloneo en la cama, me gustaba fantasear con que todo sonido que me llega rd una señal de tu presencia en mi casa.
Al levantarme, no estás. Pero los primeros sorbos al café, vuelven a refrescarme como el último de tus besos.
Cada uno de los 30 días de septiembre fue un regalo en el mes de mi cumpleaños no celebrado: esperanza, amistad, confianza, alegría, paz… ¿Qué más le puedo pedir a la vida, que no dependa del capricho de tu corazón?

Comienza octubre. Continúa mi esperanza. Quizás en este período que anuncian lluvioso, pisaremos juntos algún charco mientras caminamos absortos mirándonos y deseando que tras octubre, el frío de no nos lleve a acurrucarnos en la cama mientras me hago de rogar para levantarme e ir a la cocina a prepara un chocolate.
Llega octubre, lo esperaba. Confío en que me mantenga tranquilo, pero expectante.
©Nino Ortea Gijón, 6-X-08

7 comentarios:

  1. Hola, Nino

    Me alegra que septiembre haya sido un buen mes. La verdad es que se te nota bien y confío en que octubre sea igual o mejor

    Lo de iKong es tremendo, a ver cómo sigue

    Me alegra que no te pareciera mal el comentario del otro día

    Jar

    Ricardo

    ResponderEliminar
  2. Buenas!
    Septiembre fue bien en general. Yo ya estoy notando al erosión de Octubre, nunca creí en el síndorme post-vacacional, pero me está haciendo mella, la verdad. Así que Octubre, me lo tomo con un poco de recelo, algo me dice que va a ser "raro". Pero para ti no creo, vas acelerando y hacia arriba.

    Ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Nnooooooolllllll? Me gusta Octubre, sus colores apagados y seductores a la vez. Me gusta pasear y sentir crujir sus hojas con mis pisadas. Me gusta ir al cine en este mes y tomar café a media tarde. En fin , me gusta Octubre.

    ResponderEliminar
  4. ¡Salud y República, Espíritu!

    Pues, ¿qué quieres que te diga? Ojala estés equivocado, y no se produzca ninguna revolución, si no una evolución social. A estas alturas, veo en los líderes revolucionarios a futuros dictadores, y en los que apoyan este tipo de movimientos a una banda de faltrapas.

    Es necesario el cambio, pero debe de empezar por nosotros mismos. Es muy fácil defender en público lo que no hacemos en privado.
    Yo procuro ser consecuente con mis ideales de vida, y La Fe, la guardo para la pastelería, para lo demás soy supercalifragisexy.

    A degüello.

    Nino

    ResponderEliminar
  5. A ver, Gus, creo que me he perdido: ¿me estás invitando al cine, a tomar un café, o a pasear desnudos por el parque? Je je
    En general, salvo diciembre y agosto, soy ninero el resto del tiempo. Aunque el otoñó, salvo por la vuelta al cole, siempre me gustó, no por cuestiones cromáticas como en tu caso. Me parece el mes en el que las mujeres lucen más radiantes, quizás por el contraste con el verano en el que, salvo excepciones, pierden su encanto.
    Voy por un flan

    Ninoooolll

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, Juncal, por eso me gusta septiembre, por que es en sí una estación: pasamos del calor al fresco.
    Es un período de contrastes: adioses y reencuentros.
    En mi caso no olvido nada (eso es un fastidio) pero el que evoque no quiere decir que añore, si no que ni perdono ni olvido.

    Valor es lo que le sobra en este momento a mi cobarde corazón

    Marcelo

    ResponderEliminar
  7. ¿Ké coño le escribo yo aquí a esti gañán?

    Fai la hostia tiempu, el únicu que nun palmó mientras esperaba a ke i llegara el sofitu el principau pa la vivienda, topose con la calavera un borbón enla Playa San Lorenzo.

    Tras posar el gintonic, entonó el siguiente xuramentu:
    “Dedicaré la mi vida a entamar una grieska feroz cada vez que me menten al uviu… y mis descendientes continuarán el mi trabayu”

    Esta ye la su historia.

    El ta akí pa contánosla como fiel seguidor del gran Drolo-drolo

    Me gusta el cromatismo del texto, fiera, y seguro que con tu gran prosodia lograrás que apague el ordenador nada más leerte.
    ¿Me haces sitio en tu cueva de la calavera?
    Un abrazo, y a´nimo

    Nino

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.