Ven y enloquece

Ven y enloquece
Ya está disponible en Amazon mi antología «Nada ha sido probado». Gracias por vuestro interés.

martes, 5 de agosto de 2008

Alan Moore: entrevista03

¿Aun practica la Magia?
Pues, sí. La práctica lleva a la perfección.

¿Cómo se introdujo en ella?
Iba a cumplir 40, y pensé: “Coño, probablemente sufriré una de esas crisis de mediana edad que son un auténtico coñazo para los demás. Así que seguramente estaría mejor si en vez de tener una crisis, me volviera completamente chiflado y me invistiera mago. Por lo menos sería más colorido”. Así que, durante la noche de mi fiesta de cumpleaños, y quizá con más cerveza encima de la aconsejable, anuncié: “Desde ahora, voy a ser mago”. Así que, a la mañana siguiente venga a pensar: “¿En qué lío me he metido ahora” “¿Voy a tener que llevarlo a buen puerto?” Así que me tuve que poner a descubrir lo que era un mago y lo que hacía.

¿Cuál es el resultado final de la Magia? ¿Es algo espiritual?
Todos los místicos parecen ir de cabeza a lo Divino; los magos suelen ser más curiosos. Quieren explorar todos los restantes aspectos del Universo. Para mí, hay poca diferencia entre el Arte y la Magia. El acto definitivo de magia consiste en crear de la nada: como cuando sacas un conejo de la chistera. Puedes convertir una idea en una película, un libro, una obra musical, algo que los demás puedan experimentar. Eso es en sí algo sorprendente. Imagino que ésta es una de las razones por las que me metí a mago, estaba cansado no eludir de esa cantinela con la que la gente nos viene a los escritores: “¿De dónde le vienen las ideas?

La convención de San Diego está cerca. ¿Ha asistido alguna vez?
No...Bueno, quiero decir que dejé de ir al final de los 80s. Siempre pensaba: “No quiero volver a hacerlo. No sé por qué lo hago”. Lo encontraba un poco abrumador y espeluznante.

Pues, allí usted es un dios.
Y bajo ningún concepto quiero que me consideren así. La razón por la que vivo en Northampton es por que aquí todos ya están acostumbrados a mí. Pero, obviamente, es gratificante el que la gente se me acerque en la calle, me felicite por mi obra, me de la mano y me desee suerte.

Si se afeitara la barba y el cabello, ¡nadie lo reconocería!!
Nadie me reconocería.

¿Lo haría alguna vez?
No. Si mi barba ha llegado a esta extensión es por mi pereza, y no voy a abandonar ese hábito ahora.

Pero sería su mayor espectáculo de escapismo: ''¿¡Dónde está Alan Moore!?''
Bueno, por supuesto no deja de ser una opción. Siempre tengo esa posibilidad en caso de necesitar desaparecer. Así que, si ven a una especie de tío calvo y mal afeitado rondando por ahí, probablemente sea yo.

Texto traducido por Nino Ortea. Gijón, 4-VII-08


1 comentario:

  1. No hay de qué,José:

    Me presta traducir, y la entrevista me pareció interesante, pues no es el típico rollazo sólo para entendidos. Además, creeme, siempre aprendes cosas al trabajar con este tipo de material no pensado para ser pasado a otro idioma.
    Obviamente, decir a estas altural que soy un gran seguidor de la obra de Moore es algo superfluo. al igual que ofrecerte todo el material que te apetezca leer.
    Por otro lado, siempre descubres cosas interesantes sobre estas personas, o que despiertan tu interés: ando loco buscando alguien que me pueda pasar The Wire
    Sí, las adaptaciones cinematográficas de sus guiones obscilan entre penosas, fallidas o mutiladas. El caso más sorprendente es el de From Hell los derechos son suyos y de Campbell, el que permitieran tal engendro, tiene una explicación (facilitada por Eddie al viejo Kong) sorprendente.
    Quien no sale en Los Simpsons no es nadie. iKong aspira a salir y entrar con lady Fox.
    ¡No está la cosa para andarse con dibujos!

    Salud

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.