Ven y enloquece

Ven y enloquece
Fotocomposición a partir de una imagen de Eva Green en la película “The Dreamers”

lunes, 18 de agosto de 2008

Negro sobre blanco 002




-->
El verano ha pasado su ecuador con más luces que sombras.
Los que saben de esto, consideran la estación como apropiada para lecturas ligeras.
Nunca he compartido esa apreciación.
Quizás por que no soy de los que se llevan un libro a la playa, si no una toalla.
Puede que por que no me gusta soplar arena del papel, si no de piel bronceada.
Probablemente por que con tanto Sol me vuelvo ágrafo, no creo en lecturas ligeras, me limito a evitar las pesadas.

Aunque por desgracia, con éstas pasa como con las personas. Si no les das una oportunidad, puedes estar perdiéndote una experiencia única. Lo peor es cuando te descubres reviviendo una y otra vez la misma vieja escena…

Dando un breve repaso a las novelas que me han acompañado estos últimos meses en los que tu desdén ha dejado de ser una leyenda urbana, debo empezar por la más gratificante.

California 83, escrita por Pepe Colubi, es una lectura necesaria para espíritu y cerebro. Quizás en sus páginas se encuentre uno de los motores que me han impulsado a alejarme de mi redoma eterna de quejas pusilánimes.

Pepe, a quien puedes encontrar en la sección TeleTipo del semanario El Jueves y en la columna Cinercia en la revista Cinemanía, debuta con este ficcionario autobiográfico en el campo de la novela. Tras hablarnos de la tele que lo parió o de cómo convertirte en un hombre G, Colubi se decide a contarnos mentiras sobre un adolescente español de provincias, enviado por sus padres a California para cursar COU.

Un fresco costumbrista impregnado de vitalidad, gracia y cervezas obtenidas con carnet de identidad falso.

Pocos placeres son comparables a escuchar a Pepe. Leerlo es un dulce remedo.
No sé si lo que cuenta en su libro es cierto, lo que si sé es que se lo escuché durante años, así que por lo menos estamos ante un fabulador con buena memoria.

Por cierto, ¡juraría que tengo un libro de Pepe Colubi en mi casa!

Hablando de Literatura, permitidme que os aconseje la página web, La máquina del tiempo. Un auténtico placer sumergirse en sus especiales, y en su edición quincenal.

Más que un placer, una sorpresa constituyó la lectura de El asombroso viaje de Pomponio Flato.
El que la publicitaran como un ajuste de cuentas de su autor (Eduardo Mendoza) con muchas de las actuales novelas de consumo (siendo como soy un consumado lector de éstas) no me incitaba a su lectura. Los recuerdos encontrados entre el aburrimiento que sentí mientras leí La verdad sobre el caso Savolta y la excitación que me provocó La ciudad de los prodigios, me mantenían indeciso.

La casualidad hizo que escuchara a una señora recomendarle a otra la lectura de Pomponio Flato por ser muy hagiográfica me llenó de curiosidad.
¿Hagiográfica?

¿Qué es eso?
¡A mi me sonaba a futbolista centroeuropeo! En vez de buscar su significado en un diccionario, leí la novela.
Los trasuntos del romano Pomponio y su implicación en el caso del asesinato de Epulón por el carpintero José, cuyo mesiánico hijo contrata a Flato son unos de los ejemplos más lúcidos de novela enigma desacralizada que me he echado a estos ojos ciegos de tanto mirarte.

¡Por fin lo conseguí!... Y no me refiero a controlar mis problemas de incontinencia emocional.
Pese a mis dudas, ya que me ha costado el acabar la segunda parte, finalmente he comprado la cuarta entrega de la saga-río Canción de hielo y fuego. En Festín de cuervos, George R. R. Martin continúa su deambular por Los Siete Reinos, las pasiones humanas y el caos que acompaña a todo intento de imponer Orden. . He tenido la lucidez, con todo el respeto por su edición en español, de optar por comprar la edición estadounidense. Opción que os aconsejo a todos por el cuidado uso que hace Martin del inglés. Además, la edición en bolsillo de Bantam me costó unos 10 euros.
Money is too tight to mention.
Gracias, Antón, te pasaste horas insistiendo en que abriera los ojos, ahora, no puedo cerrarlos.

Y de maestro a maestro y leo por que me toca.
Imbuido por la lectura de su último tebeo sobre Elric, recuperé The Sundered Worlds, novela con la que Michael Moorcock inauguró la expansión de su Multiverso. Pura Opera Espacial, en la que cual Bowie y sus Arañas de Marte, deambularemos por catacumbas marcianas pobladas por mujeres sedosas, por llanuras donde hombres malencarados montan en bestias ciclópeas, donde poderes anteriores a la presencia humana nos atan a la lectura.
Excesivo, como debe de ser todo creador guiado por la pasión, Moorcock ya brillaba hace 46 años con una intensidad deslumbrante.

Bueno, este artículo, como este mes, llega a su fin.
Durante este tiempo Sam Cook y su “Si alguna vez cambias de opinión sobre lo de dejarme atrás, tráete tu amor de vuelta a casa” han resonado en mi PC. Al igual que el glamoroso sonido psicodélico de MGMT y su Oracular Spectacular.
Y es que, al igual que ellos, creo que se acabó el Time to Pretend.

Cuida tus caderas.

Nino Ortea. Gijón, 18-VIII-08

4 comentarios:

  1. Pues si, Ninin, las personas y los libros somos muy parecidos.
    El libro de colubi no me gustó. no tiene una extructura. es una sucesión de chistes. pero, entiendo que te gustara.
    tanto libro en inglés!!!
    Tas hecho un pseudointelectual...

    :)

    chao

    Laura

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, leído José!

    Fue una pena no tenerte a mi lado en la biblio. Creo que dijo hagigrafía, pero ahora me haces dudar. De todas formas, no conocía ninguna de las dos expresiones, y, créeme, con todo lo que tengo que aprender, no pienso empezar por esa parte del diccionario.

    ¿Oye, “rijoso”qué significa, que últimamente me lo llaman bastante?

    La del Tocador de mujerespensé que era sobre un masajista, así que pasé de ella. La del Laberinto y las aceitunas… sinceramente, prefiero comer pipas en su cama.

    La saga de Martin te la dejo en inglés, no la compres. Merece la pena que lo intentes leer. GRRM usa un inglés muy plástico, y es muy detallado en las descripciones.

    Caso diferente es el de Moorcock. A la natural inseguridad que crea en el lector foraneo la lectura de una obra de C. Fición, se suma el que Michael es un maestro en el uso del metalenguaje. Nada en sus obras sobra, todo cumple una función narrativa, gramatical y expresiva. Leerlo es adentrarse en un terreno obsesivo.
    Sobra decir que es uno de los mejores escritores de todos los tiempos.
    Nino Ortea dixit.

    Respecto a Pepe, son muchas las cervezas que hemos compartido, y las que nos quedan por compartir. El libro lo he prestado, cuando me lo devuelvan te lo regalo. Si uno no compra los libros de sus amigos, no va a ir a comprar a las tiendas de sus enemigas.

    Beat it!

    ResponderEliminar
  3. Pero hombre ¿Quién te anda llamando rijoso?

    En fin. Rijoso: hombre que se considera elegante y refinado, de andares preciosos, original y de lenguaje escogido.

    Bueno he modificado un poco la definición original, ¡Que más da!

    Lo de G(i)eográfica era un chiste malo, muy malo, que sólo yo he pillado ;-)

    Ya hablaremos de Martin y sus juegos

    PD: Ya tengo a su disposición al señor bloguero californiano fornicador.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. ¡JopelineX! Ellas, las más bellas. Las que me dicen que confundo un roce con una caricia. Su “¿quieres?” con un ¿puedes? Y sus ojos con un océano.

    En fin. Rijoso: hombre que se considera elegante y refinado, de andares preciosos, original y de lenguaje escogido.

    ¡Ah, pues ya me quedo más tranquilo!
    No, si ya me extrañaba...
    Oye, ya que estamos, bu´scame lo que significa “desastrado”. Que también está de moda entre mis amistades.


    Bueno he modificado un poco la definición original, ¡Que más da!
    Lo de G(i)eográfica era un chiste malo, muy malo, que sólo yo he pillado ;-)

    Ya ves, Sherlock, el mundo está lleno de watsons

    Ya hablaremos de Martin y sus juegos

    Ya está todo hablado. ¡Te los tragas en inglés como yo! Por, giográfico

    PD: Ya tengo a su disposición al señor bloguero californiano fornicador.

    Zanks!
    Eso me da una idea.

    Bueno ahora tengo que ir a estropear neuronas ajenas.

    hablamos

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.