Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

viernes, 29 de agosto de 2008

Mirador 02

Hace más de cinco años que conozco a Marcos Begega.
Nuestra pasión común por el mundo de los tebeos nos unió. Pese a los casi 10 años que nos separan, nuestra percepción compartida de aquello que callan las mujeres nos unió. El cine de John Carpertenter, las novelas de Philip K. Dick, y el placer de una buena conversación bañada en vino nos hermanaron.
Con el paso del tiempo, el conocido se hizo amigo.

Los dos hemos pasado en este lustro por situaciones personales duras y delicadas.
Pese a que él es todo un señor ingeniero, amante de la vida tranquila, y yo soy un soñador embrutecido por los excesos, seguimos compartiendo risas, confidencias y dislates.
En su momento me había hablado de que le gustaba dibujar.
Me dijo que hacía tiempo que no lo hacía.
No le veía sentido a eso de estropear un arte que tanto ama.
Finalmente me mandó tres de sus ilustraciones.

Marcos, como amigo te aconsejaría que desates tu pasión. Involucrarse en un proceso creativo es algo apasionante, sin duda absorbente, pero que ayuda a crecer nuestra mente y nuestro espíritu.
Sin duda, este proceso desatará incomprensión en algunos (¿Qué haces a tu edad dibujanto tebeinos?) interferencias de otros (ya ves, a mí no me falta quien quiere decirme cómo escribir en el blog) e inseguridad en ti.
Pero merece la pena. No hay nada comparable a comprobar que desarrollamos nuevas formas de comunicación.

Como “comentarista de cómics” te diría que tu trabajo tiene calidad. Llevo leyendo tebeos desde que nací. Me han pagado por opinar sobre ellos. Los he traducido, escrito y potenciado. Aun hoy en día hay gente que me pide consejo de lectura por la calle.
Quien te habla no es un nindundi.
Eres bueno, tienes dominio de la anatomía, de la perspectiva y de la expresividad. Un trazo muy definido, y una capacidad para personalizar lo que en otros serían meras copias de creaciones ajenas.
Lo que deberías hacer es ser constante. Decidir si te quieres centrar en la ilustración o en la narración. Persistir, trabajar y perfeccionarte.
Ya que cuento con tu permiso, voy a colgar la ilustración de The Creeper.
No tardes en enseñarme más.

Los procesos creativos son duros. Están llenos de soledad e incertidumbre. De eso sé mucho.
Como os comenté al principio, son varios los amigos que tienen inquietudes creativas. Con su permiso, sus obras irán apareciendo por aquí. Dentro de la sección Mirador.
Gracias a vosotros, Ven y enloquece se va convirtiendo en lo que quiere ser.
Un espacio armónico impregnado de caos creativo y desorden pasional.
¡Y no sabéis cómo me gusta!

Though nothing
Will keep us together
We could steal time
Just for one day
We can be Heroes
For ever and ever
What d'you say


David Bowie: Heroes.


Nino Ortea Gijón, 28-VIII-08

2 comentarios:

  1. "Lo que deberías hacer es ser constante. Decidir si te quieres centrar en la ilustración o en la narración. Persistir, trabajar y perfeccionarte"


    Bonito consejo Nino.No se si es el caso,pero si puede hacerlo,adelante.Nada mejor que hacer un trabajo que a uno le guste.

    Marcos,creo que el no nindundi tiene razón,Animo!!!

    ResponderEliminar
  2. Buenas!

    Todo lo que comentas en este post es totalmente cierto, sobre todo la parte en la que describes el proceso creativo como algo duro, que crea inseguridad, etc. Las pocas veces que he intentado algo serio, me ha pasado eso. Que se intentará hacer algo es seguro, aunque solo sea para despejar mi mente y ver qué pasa. Con más soltura, ya veremos.

    Y respecto a la parte inicial del post, suele haer gente muy diferente, pero que en las cosas básicas tienes bastante en común.
    Gracias por ponerme de protagonista en un post, es un privilegio reservado a pocos elegidos, ya te haré el baile funky de Bruce willis en cualquier ocasión delante del vino,y de la pellejuda.
    Un saludo a Nacho Bayón.


    P.D.: mira la url que he puesto, juas!

    ResponderEliminar

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.