Ven y enloquece

Ven y enloquece
Aunque este blog lo firme Nino Ortea, pertenece a quienes lo sentimos nuestro al leerlo.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Elric, el eterno caballero albino -4 de 13




La historia interminable

A la hora de analizar cualquier obra que lleve la firma de Moorcock, hay que tener en cuenta dos conceptos que se repiten prácticamente en todas sus creaciones: El Campeón Eterno y El Multiverso.
Según el propio autor, la idea de Campeón Eterno era algo que venía acariciando desde los diecisiete años; aunque este concepto no alcanzaría cuerpo literario hasta que, hacia 1965, comenzó a preparar El programa final (1968), primera novela sobre Jerry Cornelius.

Esta idea de héroe perpetuo, que desarrolla sus aventuras en diferentes mundos, realidades y tiempos bajo variadas encarnaciones, aparece en todos sus grandes ciclos, e incluso da título a una novela El Campeón Eterno, la cual engloba dos relatos Phoenix in Obsidian y The Dragon in the Sword. Ambos protagonizados por Erekosë, un londinense que en nuestro siglo recibe el nombre de John Daker y que en otro ciclo de la realidad realiza gloriosas gestas junto a la raza Eldren.
Al comienzo del primer relato, Michael Moorcock ya marca las características del Campeón Eterno. En sus sueños Erekosë, toma conciencia de los diferentes nombres que recibiría en sus sucesivas encarnaciones: Elric, Corum, Cornelius, Ulises...
Por el amor a una mujer (Ermizhad) emprende gestas que acaban llevándole a cometer actos cuya atrocidad le lleva a padecer un sentimiento de culpa que le consume: se confiesa exterminador de la totalidad de su propia raza y destructor de sus ciudades en su doble condición de Campeón de ambos bandos.

Esta dualidad entre Orden y Caos caracteriza a toda su obra al igual que una clara predeterminación marcará tanto la vida de Daker como sus múltiples iguales en las diferentes realidades.
Respecto al concepto de Multiverso, cuya paternidad no se otorga en exclusiva pues reconoce que el poeta y ensayista galés John Cowper Powys puede haber desarrollado la idea antes que él, Michael Moorcock asegura que en su concepción desempeñó gran influencia la lectura de obras de Rider Haggard y Robert E. Howard.

El Multiverso se basa en la idea de una serie de mundos interconectados; siendo cada uno, una parte diferente del siguiente, teniendo lugar en cada uno de ellos diferentes versiones de nuestras realidades. La idea cobró forma en el relato de 1962, The Sundered Worlds, publicado en la revista Science Fiction Adventures.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, gracias por tu tiempo de lectura.